Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Opinión

Las esculturas de la avenida de Tirajana

Un museo al aire libre que, con el tiempo y la cotidianeidad, se mimetiza en el sur de Gran Canaria

La avenida de Tirajana, arteria principal de Playa del Inglés, en la zona turística Maspalomas Costa Canaria, luce desde hace ya veintitrés años una colección de esculturas de gran formato y notable potencia visual y estética. El arte en la calle, de contemplarlo y tropezártelo día a día y durante tantos años, acaba por mimetizarse y pasar desapercibido.

La historia de estas esculturas se debe a un concurso convocado por el Ayuntamiento de San Bartolomé de Tirajana, en el año 1993, con el asesoramiento y coordinación de la Escuela Luján Pérez y, bajo el lema 9 Esculturas para 9 Pueblos. Y es que la idea era seleccionar una escultura que hiciera de pórtico y diera la bienvenida en cada uno de los grandes pueblos del municipio. Era por lo que en las bases figuraba una cláusula que ponía: "Dentro de la libertad creadora del artista, la temática de la obra deberá corresponder a cualquier aspecto de la etnografía canaria y, dentro de esta idea conceptual, preferentemente alegórica al pueblo para el que se propone". Certamen atípico por aquellas fechas, convirtiéndose en pionero de toda Canarias y, poco frecuente en el territorio español; por lo que tuvo participantes de, prácticamente, todo el archipiélago.

Al certamen se presentaron 104 propuestas, representativas de la élite de escultores de toda Canarias. Los temas y alegorías fueron de lo más variadas, pero los criterios del prestigioso jurado calificador nombrado al efecto fue por otros derroteros: Por aquellas fechas la isla grancanaria estaba azotada por el "rotondismo" y el estilo "tinajero", del que se pretendía huir y, se decantaron por un estilo más modernista y abstracto, por lo que proponen que el destino de las esculturas seleccionadas fuera la zona turística de Maspalomas y, concretamente en la avenida de Tirajana, como espacio más deshumanizado, por su densa y agresiva edificabilidad.

Así existe en primer lugar y, en la rotonda que hace intersección con la avenida Alféreces Provisionales, la escultura Árbol (Homenaje al Medio Ambiente", de Paco Palomino, consistente en unas placas de piedra sostenidas por pletinas gruesas de acero cortén y pasadores que atraviesan, tanto la piedra, como el acero.

En la intersección con avenida EEUU, tenemos a la contundente obra "Cinco Continentes", de Máximo Riol. Consiste en cinco pilares de acero corten, ensamblados en su parte superior, que pretenden simbolizar la unión entre los cinco continentes; además de ello, el número cinco es omnipresente en casi toda la obra de Riol.

La obra Territorio, de Juan López Salvador está en la rotonda de la intersección con la avenida de Bonn. Nos ofrece una simbología de la orografía del territorio de todo el término municipal de San Bartolomé de Tirajana. Así figura un primer volumen de color claro alegórico al mar y la costa y asciende formando el bucle de una ola, hasta alcanzar los otros volúmenes que expresan los accidentes geográficos: cumbres, riscos, barrancos y desfiladeros.

Al final de la avenida de Tirajana y, en la confluencia con la avenida de Alemania, está la estilizada obra Palmeral, de Máximo Riol, realizada con acero al carbono y, que compite en esbeltez con las palmeras que ajardinan la rotonda.

Otras esculturas pertenecientes a este mismo proyecto, están por otros lugares de la zona turística y de San Fernando, como: Alisios, de Agustín Bolaños, ubicada en el Parque del Hotel Santa Mónica. Ingenierías Históricas, de Rosa León, instalada en la subida a El Tablero (ladera junto al Centro de Salud de Maspalomas). Anillo móvil s/Cactus, de Juan Antonio Giraldo, instalada en la Plaza del Templo Ecuménico 'El Salvador', de Playa del Inglés.

Mención aparte merece la obra también seleccionada Arraigo a la tierra, de Juan Antonio Giraldo, obsequio del pueblo tirajanero a los ciudadanos segovianos, en el acto protocolario del Hermanamiento entre ambas ciudades, en 1996. Esta escultura que está ubicada en una de las principales arterias de la ciudad de Segovia viene a representar un arado fuertemente incrustado en la tierra.

Como quiera que la avenida de Tirajana continúa desde el cruce de la Viuda de Franco hacia Fataga y termina en la confluencia con la avenida Alejandro del Castillo, también este tramo se ha querido enriquecer con tres esculturas, y son: en la unión de las avenidas de Tirajana y Tejeda, la obra Homenaje a la Lucha Canaria, de Antonio Sánchez/2004; en bronce y acero corten y que además de un reconocimiento al deporte vernáculo con dos puntales en plena brega, viene a exaltar la fraternidad entre los habitantes de las Islas Canarias.

En la confluencia con la avenida de Tunte, podemos admirar un mural, de quince metros cuadrados, en cerámica esmaltada, titulado Del Mar a la Cumbre, de Alicia Penín/1999, representando desde el mar y el campo dunar, hasta el ambiente bucólico y rural de las cumbres tirajaneras, con yunta de bueyes, vivienda rural y mujeres en un lavadero. Se da la circunstancia que, justo en este lugar, aproximadamente, estaban los lavaderos de acequia de la casa de labranza de Josefita López y, que también era utilizado por las mujeres de las cuarterías de Don Juliano.

Ya en la subida al Lomo de Maspalomas y, cuando se inicia al ascenso hacia las cumbres tirajaneras, en intersección con la avenida Alejandro del Castillo, tenemos la escultura de hierro La Tunera, de Cristóbal Marrero. Mayestática representación de esta planta, con sus enormes espinas y sus tunos, que llama poderosamente la atención y cuenta con el reconocimiento popular.

Últimamente se está tratando la jardinería con cuidado y esmero en cada una de las rotondas dónde se ubican estas esculturas, y, sobretodo, el respeto que se tiene para con la obra artística, aunque bien les vendría una buena iluminación a todas ellas. Y es que si de día causan admiración entre propios y foráneos, no cabe la menor duda que, de noche, y estratégicamente iluminadas, sería un aliciente más y una puesta en valor de la principal y más concurrida arteria del pueblo de San Fernando y Playa del Inglés: la avenida de Tirajana en el sur de Gran Canaria.

Compartir el artículo

stats