Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Padrón municipal Radiografía de la población insular

Gran Canaria pierde 2.635 habitantes

Los municipios turísticos reducen su población hasta un 5% por las dificultades para registrar a los residentes estacionales

Gran Canaria pierde 2.635 habitantes

Gran Canaria pierde 2.635 habitantes

De forma lenta pero constante, como una gota malaya, Gran Canaria pierde habitantes. Los datos consolidados de los padrones municipales fechados a uno de enero de 2016, certificados por el Instituto Nacional de Estadística y refrendados por los plenos de los ayuntamientos de la Isla a lo largo del año que concluyó el pasado sábado, indican que en la Isla residían 845.195 personas el año pasado, 2.635 menos que en 2015, cuando los datos mostraban un total de 847.830 habitantes. En términos relativos, el descenso supone una pérdida del 0,3% de la población.

Este es ya el tercer año consecutivo en el que el registro oficial de habitantes se reduce con respecto al periodo anterior. La tendencia decreciente, que se viene repitiendo desde 2013 (entonces el dato de población se encontraba en 852.723 personas) fue más acusada en el padrón de 2015, cuando la Isla se dejó por el camino 3.327 habitantes o, lo que es lo mismo, casi un 0,4%.

La capital se mantiene como el gran centro atractor de la población de la Isla, aunque durante el último año perdió 768 habitantes. Las Palmas de Gran Canaria tenía a uno de enero de 2016 un total de 378.998 residentes frente a los 379.766 inscritos en el padrón justo un año antes. Aun así, continúa siendo el hogar para el 18% de todas las personas que viven en Canarias. Este porcentaje se ha mantenido estable durante los últimos años, con ligeras fluctuaciones decimales.

Los limítrofes crecen

Los ayuntamientos limítrofes con Las Palmas de Gran Canaria que habitualmente son considerados como parte de su conurbación, como Telde o Arucas, han experimentado evoluciones diferentes a la de la capital, aunque con ciertas similitudes entre ellos. Ambos municipios crecieron en habitantes, aunque fuera de forma tímida, en el último padrón: Telde aumentó desde 102.078 hasta 102.164 residentes (86 personas más, un 0,1% de la población) y Arucas incorporó a 245 habitantes, pasando de 37.054 hasta 37.299 (un 0,7% de incremento). Si se observa la evolución de los datos en un plazo de cinco años se comprueba que los dos municipios han logrado mantener su representatividad en relación con el total de habitantes de la Archipiélago: Telde acoge al 4,9% de los canarios y Arucas al 1,8% (en 2010 los porcentajes eran respectivamente el 4,8% y el 1,7%).

Los dos forman parte de la minoría de municipios (en total, ocho de 21) que vieron crecer su población registrada en el padrón de 2016. En esta lista de ayuntamientos que aumentan en habitantes destaca el caso de Agüimes, que no ha parado de crecer desde 2010, cuando contaba con 29.431 residentes. Sólo en el último año vio incrementado en un 1,5% el número de habitantes al pasar de 30.294 a 30.742.

Los otros dos municipios del Sureste también crecieron en el último año, aunque en proporciones más tímidas que las de Agüimes. Santa Lucía de Tirajana, que se consolida como tercer núcleo de Gran Canaria tras cinco años consecutivos de incremento poblacional, llegó a 2016 con 69.178 habitantes, 109 más que en el padrón anterior y 4.333 más que en 2010. Ingenio registró 30.340 habitantes en 2016, 82 más que los 30.258 certificados en 2015.

El grupo de los municipios que aumentaron su número de residentes el último año se cierra con Gáldar, Santa María de Guía y Valleseco, aunque sus crecimientos fueron discretos. Gáldar consolidó 24.296 habitantes en 2016, 61 más (0,3%) que los 24.235 del año anterior. Guía llegó hasta 13.970 frente a los 13.890 de 2015. Aun así, los dos pierden población con respecto al comienzo de la década, cuando el primero reconocía a 24.473 residentes y el segundo, a 14.200. El crecimiento de Valleseco en 2016 es prácticamente testimonial (tan sólo cinco personas más) y deja al municipio en 3.861 habitantes. También desciende con respecto a 2010, cuando vivían en él 3.935 ciudadanos.

Mogán representa la otra cara de la moneda, la de los municipios que perdieron habitantes en el último año. En su caso las oscilaciones no son de décimas, sino de varios puntos porcentuales de año en año. Entre 2015 y 2016 se dejó por el camino al 5,5% de su población (1.228 personas) al pasar de 22.277 a 21.049 habitantes. Ya entre 2015 y 2014 había ocurrido algo similar, con un 5,2% de decrecimiento poblacional (1.214 residentes). Sin embargo, un año antes, entre 2014 y 2013, la tendencia había sido diametralmente opuesta con un aumento de habitantes del 7,8%. Desde el consistorio justifican estas fluctuaciones en la gran bolsa de residentes extranjeros estacionales del municipio -sobre todo noruegos- y en las complicaciones para conseguir que estos habitantes sean constantes a la hora de mantener actualizada su inscripción en el padrón.

El otro gran municipio turístico de la Isla, San Bartolomé de Tirajana, vive una situación similar, aunque sus variaciones interanuales no resultan tan acusadas como en el caso de su vecino occidental. En el último año perdió 1.103 habitantes (un 2% de su población) al caer desde 54.932 a 53.829. Aun así, su balance de la presente década muestra un resultado ligeramente positivo, ya que en 2010 contaba con 53.288 residentes.

En total, son 13 los municipios que perdieron habitantes en el padrón de 2016, aunque en la mayoría de los casos los descensos sólo representan algunas décimas porcentuales. Es el caso de Firgas (-0,3%), Moya (-0,3%); Santa Brígida (-0,8%), Teror (-0,1%), Valsequillo (-0,5%) y San Mateo (0,5%). Los tres municipios más alejados de la capital de la Isla son también los tres que, con la excepción de Mogán y San Bartolomé, más redujeron su total de habitantes en 2016. Artenara perdió al 3,5%; La Aldea al 2,9% y Tejeda al 1,7%.

Compartir el artículo

stats