Decir que Santa Lucía siempre fue un lugar de acogida no es contar ninguna mentira. En estas tierras se establecieron los aborígenes que llegaron hace más de dos milenios desde la costa del África septentrional, igual que harían en el siglo XV los castellanos. Varios cientos de años después llegaría la emigración desde el interior de la Isla de los grancanarios que buscaban un sustento trabajando para los grandes terratenientes en la zafra del tomate y con la llegada de la globalización, la comarca se volvió universal.

Animados por las políticas municipales de integración social, su ubicación estratégica a medio camino entre los polos turísticos e industriales y los precios de la vivienda relativamente bajos en comparación con otros lugares de la Isla, miles de ciudadanos extranjeros escogieron Santa Lucía de Tirajana como su nuevo hogar a lo largo de las últimas décadas, dando lugar a localidades como Vecindario, en las que es posible encontrar multitud de tradiciones culturales, sociales y religiosas conviviendo en armonía.

Todos los continentes

La población extranjera residente en Santa Lucía representa al 12,7% del total de habitantes, un porcentaje superior a la media española, que se sitúa en torno al 10%. El municipio acoge a gentes de 104 nacionalidades de todos los continentes habitados. El menos representado es Oceanía, con un solo ciudadano neozelandés inscrito en el Ayuntamiento frente a los 3.115 del más representado, el europeo, con ciudadanos procedentes de estados tan dispares como Italia (la comunidad más numerosa del continente, con 928 ciudadanos), Rumanía (la segunda, con 666) o Alemania (la tercera, con 454). Hasta 37 nacionalidades del viejo continente, desde la lejana Rusia al vecino Portugal, conviven en las calles de Santa Lucía.

El segundo continente en representación es el americano, desde las tierras árticas canadienses a las antárticas argentinas. En total, cuentan con 3.104 residentes de lugares como México (20 ciudadanos), Perú (53) o Argentina (278). En este grupo continental, los más numerosos con diferencia son los cubanos, con 1.318 ciudadanos de la isla caribeña residiendo en Santa Lucía. Esta gran cantidad -muchos de ellos son descendientes de emigrantes canarios- representa a casi un 2% de toda la población del municipio.

Los ciudadanos cubanos son la segunda comunidad extranjera de Santa Lucía, sólo por detrás de los marroquíes, que con 1.538 naturales residentes son la población foránea más numerosa del municipio y suman más habitantes que el resto de los 25 países africanos presentes en Santa Lucía juntos. Les siguen los senegaleses, aunque en una proporción mucho más exigua (337 ciudadanos), junto a los oriundos de Nigeria (164 residentes). En proporciones menores se encuentran Argelia (40), Ghana (37) o Guinea Ecuatorial (20).

Asia es, con la excepción de Oceanía, el continente menos representado entre las nacionalidades que conviven en Santa Lucía. Tan sólo 315 ciudadanos de países asiáticos residen en la localidad. Los procedentes de China son los más presentes (195) seguidos de los paquistaníes (25) y los iraníes (15). La presencia de naturales de otros países, como Tailandia, Mongolia o Japón, es testimonial, con un solo ciudadano por país.