Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Arboricultura y paisaje Seminario

"El catastro de árboles sirve para que se controlen y evitar los cortes arbitrarios"

"Siempre hemos visto el árbol como un problema porque está al borde de la carretera", afirma Lisa Franke, licenciada en Arboricultura

Lisa Franke, el pasado martes en la capital grancanaria.

Lisa Franke, el pasado martes en la capital grancanaria. JUAN CARLOS CASTRO

Usted ya ha estado antes en Gran Canaria.

Sí, estuve tres meses el año pasado para hacer el trabajo del fin de carrera sobre ingeniería biológica, que es restaurar con elementos vivos, como plantas, zonas que están muy degradadas. Pusimos unas barreras con troncos, repoblando encima, poniendo acolchado de pinochas? Toda una serie de técnicas para, encima de un suelo raso de pura piedra, iniciar otra vez un proceso de restauración, usando los métodos de cicatrización que tiene la propia naturaleza.

¿Dónde hizo la carrera?

Estudié tres años el grado de Arboricultura en la Universidad de Göttingen, la única en el país con esta titulación.

¿A que se debió su anterior estancia en la Isla?

He venido por un convenio que hay entre el servicio de Medio Ambiente del Cabildo de Gran Canaria con la universidad HAWK (Hochschule für Angewandte Wissenschaft und Kunst) de Göttingen.

¿Es una universidad especializada en esta materia?

Allí tenemos dos ramas, una de arboricultura y otra de silvicultura. La primera se dedica a la enseñanza de la técnica de cultivo de los árboles y la segunda se aplica al cuidado de los bosques y los montes, así como las ciencia que trata de este cultivo y las técnicas que se aplican a las masas forestales.

¿En qué consistió su pro- yecto?

Gran Canaria recibe estudiantes como yo, que hacemos unas prácticas en la isla. Yo hice un proyecto de una restauración ambiental de una zona del brezal de El Palmital, utilizando elementos de ingeniería biológica, que consiste en poner unos troncos en el suelo donde no hay nada para que se vaya formando.

¿De qué trata su ponencia en el seminario?

Hablo sobre los árboles de la ciudad y las ordenanzas que hay de seguridad vial, que son muy estrictas con respeto a los árboles para evitar accidentes. Por la ciudad transitan muchas personas y los árboles conllevan riesgos que pueden afectar a los viandantes. Debido a la existencia de árboles y el tránsito de personas, es obligatorio hacer controles de todos los árboles de la ciudad en un periodo de dos a tres años.

Eso es habitual en Alemania, pero aquí no tanto.

Aquí no. Aquí hay catálogos de árboles singulares que miran solo a árboles puntuales por la edad, la especie, etcétera. A lo mejor puede haber algún registro de árboles, aunque no creo que estén todos completos, y además no se hace esa revisión periódica ni se tiene ese ciclaje de trabajo. No está sistematizado.

¿Qué es lo que se debe hacer entonces?

Hay que buscar un compromiso entre la seguridad vial cien por cien, que no existe, y la estética de la naturaleza cien por cien, que tampoco existe. Ese compromiso se busca formándose muy bien y conociendo muy bien las características que tienen los árboles, como enfermedades y otras cosas, porque si no estás bien formado siempre vas a tener miedo y la tendencia es cortar más de la cuenta. Cuando no se está seguro y se piensa que el árbol se puede caer, la tendencia es cortarlo.

Cortar por lo sano.

Exacto, y resulta que a lo mejor ese árbol cortado no estaba enfermo y te cargas una especie que tiene mucho valor.

¿Eso se suele hacer por aquí?

Claro. Ante la duda, se corta. Eso se hace en muchos municipios por orden de los ayuntamientos. Se ven muchos árboles desmochados. Ahora hay un par de municipios en los que se nota más. A lo mejor se cae un árbol o apenas una rama y los técnicos y los políticos cogen miedo y arrasan con todo. Para eso están los expertos en arboricultura, para poder evaluar las ramas que están dañadas, por dónde hay que cortar, ver qué ramas están bien para no cargarse todo el árbol y hacer el tratamiento adecuado.

¿Los árboles son el problema o la solución?

Hay que ver los árboles en positivo. Siempre hemos visto el árbol como un problema porque está al borde de la carretera. La solución fácil es cortarlo y se acabó el problema. Pero no. El árbol es una oportunidad, es parte del sistema y lo que hay que hacer es tener una gestión adecuada para que pueda convivir el árbol con la seguridad.

¿Cuál es el propósito?

El objetivo es conseguir una población de árboles notables, singulares, adultos y ya maduros porque son los que albergan de la mejor forma todas las características de importancia ecológica, paisajística, ornamental, etcétera.

¿Ese es el desafío?

Ese es el desafío porque a medida que van pasando los años los árboles van envejeciendo y teniendo problemas.

¿Por qué es esencial la arboricultura?

Si no tuviésemos arboricultura la gente empezaría a hacer desmoches indiscriminados en los árboles y no llegan a viejos. Les cortamos la vida arbitrariamente.

Por eso cree que es fundamental la elaboración de un censo de árboles.

Como tiene que haber una documentación escrita y gráfica de ese control, se realiza un catastro de árboles, que es como un inventario donde quedan todos registrados. Se escribe la localización, en qué calle está ese árbol para que después se pueda otra vez localizar el árbol y tener la localización exacta. Edad, especie, diámetro, una serie de medidas y después posibles síntomas de alguna enfermedad, ver si en dos años conviene revisarlo otra vez para ver cómo está. Y ver qué tratamientos se pueden aplicar.

¿Es complicado elaborarlo?

No. Hay que hacer una propuesta de planificación: hacer un seguimiento específico, verlo de nuevo en dos, tres o cuatro años. Hacer un censo completo, no solo cuantitativo sino también cualitativo. Porque puede que un árbol esté muy bien, fenomenal, que no es preciso hacerle nada, pero a lo mejor el que está al lado tiene una micosis y convendría revisarlo después de hacerle una cura.

¿Es la forma de tener controlados a todos?

Sí. Si pasa algo, algún accidente, se cae una rama, ya tienes una historial del árbol. Ver si no se había detectado nada, si se había detectado algo, si tenía una micosis, si pasó algo concreto que te sirva como experiencia para otros árboles.

¿Eso se puede extrapolar a todas las especies de la Isla?

Sí, es muy sencillo. Funciona como un programa que tienes que comprar, tienes una foto, puedes marcar cada árbol, pinchas en él y te aparece toda la documentación.

¿Esa es la herramienta que hay que manejar?

El tema no está tanto en la herramienta sino el tener el rigor de hacer bien las revisiones. La herramienta sola no sirve para nada si no hay un seguimiento práctico.

¿En Alemania todas las ciudades tienen un registro de árboles?

No todas las ciudades en Alemania tienen un catastro de ár-boles. Arboricultura solo se estudia en Göttingen, lo que es algo novedoso.

¿En qué sitios se debe aplicar el catastro?

Donde tengas árboles que quieras conservar por su valor y mucho tránsito de personas, tiene sentido el seguimiento mediante un registro o un catastro arbóreo.

¿Solo en las zonas urbanas?

Esto sería aplicable no solo para las ciudades, sino en las avenidas y en las carreteras comarcales, como los eucaliptos que están al borde o los cipreses.

Compartir el artículo

stats