Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Edwin se despide de su amiga, la tortuga

El pescador devuelve al mar al animal que tragó su anzuelo, tras recibir tratamiento del Cabildo

Edwin se despide de su amiga, la tortuga

Hace dos semanas, Edwin Guillén disfrutaba de un día de pesca junto al antiguo faro de Arinaga, en compañía de su hermano. Justo antes de acabar la jornada su caña comenzó a tirar con fuerza. Al principio, el joven pensó que había atrapado a un pejerrey o algún ejemplar de los grandes, pero para su sorpresa en la superficie asomó la cabeza de una tortuga boba. Tras comprobar que el animal se había tragado el anzuelo, Edwin trasladó al ejemplar a un charco de agua fresca mientras esperaba la llegada del Seprona. La tortuga, que fue sometida a una operación en el Centro de Recuperación de Fauna Silvestre del Cabildo, regresó ayer al mar de la mano del propio pescador. El joven no pudo ocultar su emoción al despedirse en la orilla de Maspalomas del galápago.

El Centro Insular de Recuperación de Fauna Silvestre, que dirige Pascual Calabuig, atiende a más de 2.000 animales heridos al año. La mayoría de las especies que recibe las instalaciones de Tafira son "aves marinas y tortugas", que han sufrido algún tipo de accidente y llegan al centro insular gracias al "aviso de algún ciudadano y la colaboración de las fuerzas de seguridad del Estado".

Una vez que el equipo de Calabuig culmina su intervención, se encarga de devolver a los animales a su hábitat natural. Ayer fue un día de despedida para los últimos tres ejemplares que se han recuperado en el centro insular.

La primera en coger vuelo bajo el cielo azul de Maspalomas fue la garza real, que rescataron el Cabildo y la Guardia Civil la semana pasada en un estanque situado en Barranco Hondo, en el municipio de Santa María de Guía. El animal se había quedado atrapado en la balsa, debido a la valla metálica que cubría el enclave hasta que los agentes de Medio Ambiente del Cabildo y la patrulla del Seprona lo rescataron. La garza llegó en estado de desnutrición e hipotermia al centro de Tafira. Sin embargo, su estancia en las dependencias del Cabildo le ha devuelto la fuerza para alzar de nuevo el vuelo al norte de Europa. "Normalmente", explica Calabuig, se libera a los animales en el "mismo sitio donde fueron encontrados". Sin embargo, en esta ocasión los expertos decidieron soltar al ave en la Charca de Maspalomas no solo por ser el "lugar preferido" de la Isla de esta especie sino también por "evitar" que caiga de nuevo en la "trampa mortal" de la que fue rescatada.

Actualmente el agua salobre de Maspalomas cuenta con más de una decena de garzas en su ecosistema. Las aves, que en estos momentos disfrutan de su período "prenupcial" al abrigo del Faro de Maspalomas, orientarán en breve su rumbo al norte de Europa para dar a luz a sus futuros polluelos. A finales de verano, estima Calabuig, regresarán en compañía de sus crías a las cálidas temperaturas de la reserva natural de las Dunas de Maspalomas.

Junto a la garza real, la Charca dio la bienvenida ayer a un segundo nuevo inquilino: un ánade real, comúnmente conocido como pato azulón.

El ejemplar, que reside en el lago del campo de golf de El Cortijo, en el municipio de Telde, llegó a las manos de los veterinarios del Cabildo en estado de intoxicación debido a la ingesta de una toxina natural (botulínica) que produce la descomposición del cuerpo de otros animales. A pesar de que El Cortijo cuenta con unas "buenas condiciones ambientales" para los animales en sus instalaciones, la muerte de ejemplares en la laguna eleva los índices de mortalidad de sus habitantes. "Por eso es importante que cuando un animal muere en el agua, los responsables del enclave lo retiren con el fin de evitar que el resto de ejemplares se intoxique" con esta bacteria, recomendó Calabuig, quien además advirtió que esta enfermedad afecta a más de un centenar de animales al año en la Isla.

Tras disfrutar de unos días de vacaciones en el Sur, "lo más probable" es que el pato azulón oriente en las próximas semanas su vuelvo de regreso a las instalaciones deportivas de El Cortijo. "Si un ave doméstica, como la paloma, es capaz de regresar por su propia cuenta a su lugar de origen, un animal salvaje de estas características, que emigra durante el año, es capaz de encontrar el camino de vuelta a casa sin dificultad alguna", desveló Calabuig.

Tras el rápido despegue del azulón al interior de la Charca, le llegó el turno a la tortuga encontrada en Arinaga. Entre una mezcla de nostalgia y alegría, Edwin se aproximó a la orilla de la playa con la caja donde se encontraba su nueva amiga. "Tengo los pelos de punta", advertía el joven, mientras se abría camino entre una multitud de turistas entusiasmada con la presencia del galápago.

Como ocurrió hace justamente un año con la liberación de Terry en Playa del Inglés, la tortuga que llegó desde la isla británica de Jersey a las instalaciones de Tafira para recuperarse de una hipotermia, el destino del ejemplar de Arinaga se ubica en el continente americano. "Lo habitual" es que regresen a su lugar de origen en un "gran viaje", asegura Calabuig, que tendrá como primera parada el archipiélago africano de Cabo Verde para luego continuar hacia el Oeste como destino final.

Tras sacarla de la caja y depositarla con cuidado en la arena rubia de Maspalomas, Edwin acompañó a su tortuga hasta la orilla de la playa. Allí, en un rebozo de espuma por la corriente de las olas, se despidió en silencio de la que un día se enredó por equivocación en el nailon de su caña de pescar y ayer, tras su marcha, le dejó con el corazón agitado y una sonrisa nostálgica en los labios.

Compartir el artículo

stats