Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

1.500 kilos de lubinas muertas en Maspalomas tras la rotura de sus jaulas

El mar de fondo rompe las instalaciones de la piscifactoría de Castillo del Romeral y provoca la fuga masiva de peces hacia la orilla

El servicio de limpieza del Ayuntamiento de San Bartolomé de Tirajana retira de la orilla de la playa más de 1.500 kilos de pescado muerto. LA PROVINCIA / DLP

El mar de fondo y el viento que azotó con rachas hasta de 70 kilómetros por hora el litoral de Gran Canaria la semana pasada dejó a su paso por San Bartolomé de Tirajana más de 1.500 kilos de lubinas muertas en Playa del Inglés y Maspalomas. El temporal rompió una de las jaulas de la piscifactoría Alevines y Doradas S.A de Castillo de El Romeral y provocó la fuga masiva de esta especie hacia la orilla. Los operarios del servicio municipal de limpieza retiraron ayer los últimos ejemplares varados en la costa.

La orilla de Maspalomas amaneció el pasado lunes cubierta por una hilera de peces muertos. A primera hora de la mañana los voluntarios de Cruz Roja avisaron a la autoridades locales de la presencia de estos ejemplares, que llegaban a cuenta gotas a la zona turística.

"Casualmente", señaló ayer el concejal de Sanidad del Ayuntamiento de San Bartolomé de Tirajana, Francisco Pérez, la incidencia coincidió con los "controles rutinarios" que realiza el Ayuntamiento de San Bartolomé de Tirajana en las aguas del litoral. Ante la incertidumbre que generaba la gran cantidad de lubinas muertas en la playa, los técnicos optaron por extraer "muestras de aguas" y analizarlas en el laboratorio de la ciudad capitalina. Había que averiguar el "origen" de semejante estampa en plena temporada turística.

Los resultados de la analítica "descartaron cualquier tipo de sustancia contaminante" en las aguas marinas, por lo que la investigación municipal adquirió otro rumbo. Fue entonces cuando los pescadores de Castillo de El Romeral avisaron a las autoridades de la ruptura de una de las nasas submarinas en las que se crían lubinas.

El fuerte oleaje y el viento de la semana pasada provocaron que miles ejemplares de esta especie, cuyo peso individual oscila entre uno y dos kilos, se escaparan de la jaula a mar abierto.

Al estar habituadas a la vida en cautividad, la mayoría de estos peces muere tras su fuga de las nasas por "no conseguir alimento por sí mismos", lo que explica la llegada masiva de ejemplares sin vida a la playa.

Según explicó el concejal de Playas y Seguridad del Ayuntamiento de San Bartolomé de Tirajana, José Carlos Álamo, el sistema de recogida de los animales en la orilla no ha sido precisamente una tarea fácil. A la cuadrilla diaria del servicio de limpieza de playas se sumó una decena de operarios para poder hacer frente al plan de trabajo, "imprevisible" cuando se trata de "fenómenos naturales".

El lunes la pala de los tractores municipales recogió un total de 300 kilos de lubinas.

Sin embargo, "hubo que esperar a la bajamar" para poder retirar la mayor parte de los peces, que expulsaba el océano de manera progresiva. El martes la cantidad de lubinas muertas recogidas por el consistorio aumentó a 1.200 kilos.

No obstante, ayer los operarios municipales culminaron la jornada de limpieza con solo 100 kilos en los contenedores.

Según las previsiones de la concejalía de Playas, la llegada de lubinas a la costa disminuirá en los próximos días. Prácticamente, la imagen turística de Maspalomas "ya ha recuperado la normalidad", adelantó Álamo, y las aguas comienzan a calmarse.

La costa de San Bartolomé de Tirajana experimentará un aumento considerable de visitantes a partir de la próxima semana con la celebración del Carnaval en el escenario del centro comercial Yumbo. Una de las muestras más internacionales de Europa.

Compartir el artículo

stats