Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Felipe Roque: "La desaladora Las Palmas III tiene una vida útil muy corta"

De forma paralela a la indolencia para lograr un marco normativo que se ajuste a lo dictado por la Unión Europea, el ingeniero Felipe Roque Villarreal también apunta la misma aptitud en materia de infraestructuras, resaltando que la Isla en estos momentos depende "de una máquina, la planta desaladora Las Palmas III, que produce el 86 por ciento del agua que consumimos". Pero la máquina, añade, "no es como el vino, que mejora con el tiempo. Al contrario, tiene una vida útil muy corta y no solo por el material sino, especialmente, por la obsolescencia tecnológica". Según su criterio "ya se debería estar actuando en su segundo ciclo de la desalación, sin olvidar el resto de las infraestructuras de conducción y almacenamiento, sobre todo por el largo tiempo de maduración y ejecución de estas obras". El ingeniero pone énfasis en el servicio de abastecimiento urbano de la capital, que considera no puede ser objeto de "la inacción ni la improvisación", llegando a apelar a la toma de conciencia de la "mayoría de la sociedad", para que el poder político comience a "introducir los cambios necesarios".

Felipe Roque apunta que en los últimos años Gran Canaria sufre una "sequía persistente" en inversiones, cuando es necesario "un volumen importante para la renovación de las viejas infraestructuras y la creación de otras nuevas para cumplir con las exigencias de calidad del agua y respeto al medio ambiente".

Además denuncia que en los tres últimos presupuestos del Consejo Insular de Aguas en el capítulo de inversiones se recogen cantidades mínimas históricas, del orden de solo 4 millones de euros.

El experto cree que hoy "cualquier persona abre el grifo y tiene el agua", creyendo erróneamente que el problema de su escasez es historia, "olvidando lo que representa el agua para Canarias y lo mucho que nos queda por hacer".

Compartir el artículo

stats