Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Obras Públicas anula los convoyes de La Aldea para asfaltar el túnel y la autovía

Roque Aldeano muestra su indignación al esperar las obras por la noche y fines de semana

Trabajos de reconstrucción del muro y la carretera de San Felipe, en el tramo de Moya, ayer. LP / DLP

La Consejería de Obras Públicas del Gobierno canario suspenderá desde esta tarde los convoyes especiales por el túnel de la nueva autovía de La Aldea, ya que la empresa adjudicataria iniciará el lunes el asfaltado definitivo de la primera fase de la carretera entre el pueblo y El Risco (Agaete), y cuyo operativo se prolongará durante casi un mes. El Ejecutivo regional vuelve a incumplir su compromiso de que la nueva carretera entraría definitivamente en servicio antes de marzo, mientras El Foro Roque Aldeano mostró ayer su indignación porque esperaban que esos trabajos se acometieran de noche y fines de semana, para no quedarse sin la única alternativa de salida al Norte que mantenían.

La unión temporal de empresas formada por OHL, FCC Construcción, Félix Santiago Melián y Hermanos García Álamo acometerá la próxima semana el asfaltado de la capa de rodadura del nuevo tramo de siete kilómetros de carretera entre El Risco y Andén Verde, después que desde mediados de febrero llevara a cabo la colocación de una primera capa de asfalto, que ya obligó a la suspensión temporal de las caravanas especiales de vehículos.

Ahora se colocará el piche final. Y estos trabajos, según había anunciado entonces la Consejería de Obras Públicas, "deben llevarse a cabo sin interrupciones para que no se produzca una alteración de la temperatura del pavimento". La consecuencia directa será la cancelación de las expediciones especiales, que abrían dos ventanas de apertura de los túneles al día, para facilitar las comunicaciones viarias a los vecinos, después de tres meses sin salida hacia Agaete tras el alud de piedra que obligó al cierre de la vieja carretera.

El Foro exteriorizó ayer su malestar, al entender que la decisión se ha tomado sin un pacto con los afectados. Los vecinos estiman que se ha tomado la decisión más perjudicial, que es el cierre total, sin buscar alternativas de trabajo que fueran menos dañinas para los usuarios.

El alcalde de La Aldea, Tomás Pérez, apuntó que tras el asfaltado quedaría solo la colocación de las señales de tráfico, que espera no demoren más su inauguración.

Por otro lado, el Partido Popular en la oposición en el Cabildo denunció ayer "las falsas promesas y los reiterados incumplimientos de los plazos, cuya fecha de apertura al tráfico sigue a día de hoy en el aire". Aunque la obra pertenece al Gobierno de Canarias, el portavoz del grupo político, Felipe Afonso El Jaber, responsabilizó al presiente insular, Antonio Morales, por su "silencio cómplice ante estos injustificables retrasos, mientras la Consejería de Obras Públicas del Gobierno de Canarias estaba en manos del PSOE, su socio en el Cabildo; y, ahora, cuando se cumplen casi cuatro meses del cierre definitivo de la antigua GC-200, pretende desviar la atención con fotos y declaraciones que no resuelven la grave situación que sufren desde hace años los aldeanos". Y añadió que "está muy bien que Morales hable de Madrid y de la segunda fase de la carretera, pero primero hay que terminar las obras de la primera, que pese a contar con financiación suficiente no se han venido ejecutando al ritmo adecuado, lo que está ocasionando un grave perjuicio social y económico para La Aldea".

Compartir el artículo

stats