Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Artenara

Unos padres afrontan 15 años de cárcel por dejar morir a su hijo en Las Arvejas

El niño, de tres años, falleció por la falta de atención médica, desnutrido y con picaduras de pulgas

La Fiscalía de Las Palmas solicita 15 años de cárcel para unos padres de Artenara que supuestamente dejaron morir a uno de sus hijos al no alimentarlo de manera adecuada, ni prestarle los cuidados médicos necesarios.

El menor, de tres años, falleció el 2 de febrero de 2013, como consecuencia de una desatención "deliberada, consciente y reiterada" de las atenciones a las que estaban obligados sus progenitores, según las conclusiones provisionales del ministerio público.

El fiscal César Casorrán acusa a Yurena S. A. e Isidro S. R. de homicidio y reclama para ellos 15 años de prisión, que es el castigo máximo previsto en el Código Penal para este tipo de delitos, dadas la agravante de parentesco y la gravedad de los hechos, con una omisión de los cuidados elementales del niño que desembocó en un cuadro de desnutrición "crónica", añade el ministerio público en su escrito de acusación.

El informe del fiscal es de mayo del año pasado. Entonces solicitó al Juzgado de Instrucción número 2 de Arucas que tramitara la apertura de juicio oral ante un jurado popular, y eso es lo que ha acordado recientemente el instructor al remitir las actuaciones a la Audiencia de Las Palmas. Aún no hay fecha de juicio porque no se trata de una causa con preso (estas últimas tienen una tramitación preferente respecto a los procesos en los que no hay encarcelados).

La defensa reclamó el sobreseimiento de la investigación en 2015, tras oponerse a la continuidad del procedimiento penal, pero el Juzgado de Instrucción número 2 de Arucas declinó la petición y le dio traslado al ministerio público para que formulase acusación.

Los padres niegan que tuvieran intención de matar a su hijo. En líneas generales, para explicar lo sucedido en la vivienda familiar de Artenara, sostienen que tenían un restaurante y que se vieron desbordados por el trabajo, entre otros argumentos que la defensa empleará en el juicio para tratar de lograr la absolución.

El fiscal, en cambio, se apoya en los forenses para concluir que hay responsabilidad penal. El niño nació con un hundimiento de la estructura nasal y del labio superior que empeoró con los años, lesión congénita que se conoce como labio leporino. También tenía problemas pulmonares que derivaron en un proceso infeccioso, un cuadro crónico de desnutrición y deshidratación con atrofia muscular, un retraso de estatura "importante", varias lesiones ulcerosas y erosiones causadas por picaduras de insectos, algunas de ellas por mordeduras de "pulgas", según el informe forense.

Descuido mortal

La autopsia concluye que la muerte fue natural, pero derivada de una bronconeumonía favorecida por la fisura en los huesos del paladar, la deshidratación y la malnutrición. La broncoaspiración que provocó el fallecimiento se podía haber evitado con antibióticos. De ahí que el ministerio público aprecie un delito de homicidio en esa supuesta falta de atención y de cuidados.

"Los acusados nunca sometieron al menor a los más básicos controles y revisiones médicas exigidas que hubiesen permitido diagnosticar las patologías sufridas y haber aplicado el tratamiento oportuno", resalta el fiscal en su acusación.

Y es que no se le proporcionó la vacunación necesaria ni "consta historial clínico de ningún tipo". Esa "negación de la asistencia pediátrica" y de una "mínima alimentación e higiene" desencadenaron un "quebranto irremediable" en la salud del pequeño, siendo sus padres "plenamente conocedores" de los padecimientos "graves", " de su hijo, según subraya el representante de la acusación pública.

Ahren S. S. murió en la tarde del 2 de febrero de 2013. Sus progenitores, al percatarse de su mal estado, lo llevaron al centro de salud de Artenara. El personal médico, tras constatar la gravedad de los síntomas, trasladó al niño en ambulancia hasta el consultorio de Tejeda. Por el camino le practicaron maniobras de reanimación, pero finalmente llegó sin vida al centro sanitario sobre las 23.00 horas.

La madre de Ahren S. S. tiene en la actualidad 31 años y el padre 33 años. Son padres de una niña de ocho años. El fiscal reclama una indemnización de 60.000 euros en nombre de la menor, que era un año mayor que su hermano cuando éste falleció por las supuestas desatenciones de sus progenitores en la casa familiar de Las Arvejas.

Compartir el artículo

stats