Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Santa Lucía

Las trabas burocráticas paralizan la reforma de la biblioteca de Vecindario

El Ayuntamiento está a la espera de un informe de sus servicios legales para retomar el proyecto, paralizado desde el año pasado

Fachada de la biblioteca central de Vecindario.

Fachada de la biblioteca central de Vecindario. LP / DLP

El Ayuntamiento de Santa Lucía no ha podido adjudicar los trabajos de reforma en la biblioteca central de Vecindario con los que se pretendía adecuar las instalaciones a los requerimientos tecnológicos actuales dotando al espacio de una instalación eléctrica más adecuada y realizando una nueva distribución de los espacios del inmueble. El motivo para este retraso radica en un problema con el suelo donde se ubica la biblioteca, según explicó Francisco García, concejal de Obras Públicas.

El solar donde se levanta la biblioteca, entre las calles Guatiza y Juan de Bethencourt y la avenida de las Tirajanas, es titularidad del consistorio y de la Tesorería de la Seguridad Social -en sus bajos se ubica, por ejemplo, una oficina de empleo del Gobierno de Canarias y otra de la Seguridad Social- y es ahí donde ha surgido el problema. El suelo parte "de una cesión que se le hizo a la Tesorería en su momento", explica García. En dicho acto se otorgaron al organismo dependiente del Gobierno central más metros de los que le correspondían, por lo que ahora es necesario depurar esa situación antes de continuar adelante con la reforma. Desde el Ayuntamiento se asegura que el problema no radica en una controversia acerca de la propiedad del suelo, sobre la que no hay disputas, sino en la necesidad de estipular qué parte pertenece a cada administración. "Cada uno sabe lo que es suyo, pero administrativamente tenemos que corregir esa situación", indicó el edil.

El procedimiento para solucionar la paralización de las obras no pasa, por tanto, por una negociación con la Tesorería de la Seguridad Social, ya que ésta no es necesaria en el contexto actual. En su lugar, el Ayuntamiento se encuentra a la espera de que los servicios jurídicos municipales redacten un informe con sus conclusiones tras estudiar a fondo el expediente. Una vez se obtenga este documento se podrá continuar adelante con los trabajos.

El concejal de Obras prefirió no hacer valoraciones sobre el tiempo estimado que puede durar este proceso hasta que se logre el desatasco de la situación y se remitió a los plazos de la asesoría jurídica municipal. En cualquier caso, García adelantó que una vez se desatasque la situación en Ayuntamiento optará por realizar un nuevo concurso en lugar de retomar el que convocó durante el verano de 2016, ya que la financiación correrá ahora a cargo de los fondos propios del Ayuntamiento y no por cuenta del Plan de Cooperación Institucional del Cabildo de Gran Canaria.

El proyecto de reforma de la biblioteca central de Vecindario consistirá en la demolición de paredes para sustituirlas por un sistema de tabiquería móvil con estructura de perfiles de aluminio y paneles de madera y cristal. Además se modificarán las instalaciones para adaptarlas a las nuevas tecnologías -los usuarios venían reclamando la necesidad de más enchufes para los ordenadores portátiles- y se plantearán nuevas canalizaciones para las instalaciones de electricidad, telecomunicaciones, seguridad, videovigilancia y prevención de incendios. También se colocará un nuevo pavimento de gres porcelánico en la primera planta sobre el suelo de granito artificial existente. Por último se renovarán los falsos techos, que se habían deteriorado con el paso de los años, sustituyéndolos por otros nuevos e incorporando farolas modernas.

Compartir el artículo

stats