Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Artesanía Nuevos emprendedores

Cosmética artesana como negocio

Los jabones y cremas de Virginia Moraira obtienen el primer premio del Programa de Emprendimiento del Cabildo

Andrés Alonso, Virginia Moraira e Ivonne Díaz, ganadores del Programa de Emprendimiento Artesanal del Cabildo, ayer. ANDRÉS CRUZ

Vir Cosmética Bio es la marca con la que Virginia Moraira Gómez va a lanzarse a distribuir a gran escala en el mercado los jabones, cremas, champús y bálsamos de labios, que fabrica de forma artesanal. El haber sido distinguida ayer con el primer premio en el Programa de Aceleración de Emprendimiento del Cabildo de Gran Canaria le va a permirtir dar el paso para entrar de lleno en el negocio de la cosmética natural desde su propio laboratorio. Esta ingeniera técnica de 45 años, que comenzó a realizar las primeras investigaciones en el mundo de los jabones a raíz de unos problemas que tenía en la piel su hijo, que ya ha cumplido los 9, se mostró muy entusiasmada con el galardón, que según comentó, le abre nuevas oportunidades en su trabajo.

Hasta ahora todo lo ha hecho desde casa, y para vender su producción acude cada domingo al mercadillo de San Mateo, aunque también los ha logrado colocar poco a poco en herbolarios. Explicó que en los últimos dos años se ha implicado a fondo sobre todo para mejorar las cremas, y contar con sus propias fórmulas. Si bien, comentó que los conocimientos de química que adquirió en su etapa de estudiante le han servido de mucho, aclaró que al margen de esas ideas básicas, hay que saber combinar cada ingrediente, gramo a gramo, o miligramo a miligramo, y lograr darle un toque personal. "La composición es lo importante, una crema cara no tiene porqué ser buena" declaró. En este sentido, aseguró que lo importante es que contenga aceites vegetales, mientras que lo que no debe tener es parafina líquida, elemento que según apuntó si utiliza una marca que incluso enfoca sus productos a los niños, y para la piel viene a ser como el petróleo.

Además, de elaborar jabones a base de tres ingredientes: agua, aceites vegetales y sosa caústica,junto a cremas, y bálsamos de labios, esta artesana contó que también pretende impartir talleres sobre cosmética y maquillaje desde su nuevo campo de trabajo. "He trabajado de maquilladora y por eso quiero aprovechar para ofrecer los servicios de maquillaje con productos ecológicos" añadió.

Virginia Moaira Gómez convenció a los miembros del jurado ayer en Infecar, no sólo por la calidad de sus jabones, y la textura y olores de sus cremas, entre las que predominaba el jazmín, sino por el proyecto de negocio que defendió. Además, no le importó intervenir en último lugar para exponer su proyecto, pese a que era así la número trece. Apenas una hora después recibía el diploma que le otorgaba un primer puesto.

Z Joyas minimalistas

También el segundo premio de este certamen tuvo ayer cara de mujer. Las joyas de Ivonne Díaz Jewerly , hechas en plata, con piedras naturales y semipreciosas, y con marcado estilo minimalista , reflejan su formación arquitectónica. "Mi reto es entrar más de lleno en el mercado on line " explicó esta joven de 33 años, licenciada en Arquitectura por la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria, y especializada en Conservación y Patrimonio , a la que siempre le interesó el diseño artesanal y la joyería. Fue una vez que acabó estos estudios cuando decidió probar suerte en ese sector, y empezó a vender a través de internet. Antes, se formó en talleres de joyeros y orfebres, y fue hace dos años cuando decididó poner su propio taller, una vez que ya la apuesta laboral la tenía más que decidida. Hace poco más de un año, en marzo de 2016, se inscribió en la Fundación para la Etnografía y el Desarrollo de la Artesanía Canaria (Fedac) y comenzó así su periplo por las ferias de la Isla, aunque siempre ha seguido buscando tiempo para mejorar su formación.

La colección de joyas artesanas minimalistas 'Jewelry' fueron muy aplaudidas en la Sala Ágora del PabellónB de Infecar. Ivonne Díaz que se define como "joyera contemporánea, conceptual y artesanal" comentó que sus piezas están dirigidas a los amantes del diseño simple, puro y funcional.

De la misma forma que la primera clasificada, esta artesana recibió con mucho estusiasmo el galardón puesto que, como dijo, había muchas ideas creativas y proyectos de negocio muy interesantes entre los finalistas que concurrían a los tres premios. Además, contó que se encuentra inmersa en la fabricación de las nuevas colecciones para la campaña de verano y de invierno porque ahora arranca unos meses de mucho ajetreo en los diversos certámenes y muestras a los que tiene previsto seguir acudiendo con sus pendientes, pulseras, colgantes, y anillos.

Junto a estas emprendedoras sobresalió el proyecto de Andrés Alonso, que prepara una colección de cervezas con sabores inspirados en las recetas de expertos belgas, irlandeses y americanos que aparecerán en el mercado de Gran Canaria después del verano para saltar luego a otras islas.

Z Un maestro cervecero

El tercer ganador manifestó que dejó su puesto como director gerente de una compañía cervecera para elaborar un producto artesanal . "Hace seis meses que lo dejé todo para hacer mi propia cerveza" confesó. En su caso, solo pudo mostrar el logotipo de su marca, Vagamundo, con las que comercializará en botellas de cristal de 33 centilitros su producción, que también pretende llegar en barriles a los bares.

Andrés Alonso, que también hizo sus pinitos en su casa, tras comprar un equipo para preparar y fermentar los ingredientes que hacen falta para elaborar cerveza: agua, malta, lúpulo y levadura, dijo que su proyecto tiene dos objetivos, primero introducir a la población canaria la mundo de la cerveza artesanal, si bien reconoció que ya existen buenas producciones hechas en la Isla, y generar conocimiento del producto canario a través de la exportación.

Este maestro cervecero, de 39 años, que presumió de contar con recetas con estilo propio, que van a conquistar por su sabor, y sobre todo por su elaboración artesana, se mostró convencido de que va a lograr conquistar el mercado.

Pese a que todos competían, en la presentación de las trece propuestas que tuvo lugar ante un grupo de expertos, familiares y amigos quedó patente el espirítu de camadería que han mantenido a lo largo de los cinco meses de formación en la sede la Sociedad de Promoción Económica de Gran Canaria. Otras propuestas fueron la confección de vestuario para películas y espectáculos, la caja de 'guagua dulce' llena de galletas y caramelos con figuras representativas de la isla, cerámica decorativa con inspiración japonesa, complementos exclusivos para bodas y eventos con servicio a domicilio, y el diseño de muebles.

Los proyectos fueron valorados por Joaquín Vega Marichal, de CaixaBank, Santiago Carballo, maestro artesano en piel, Gustavo Santana, profesor de la Escuela de Arte de Diseño Gran Canaria, y Jordi Soler i Martí, gestor de procesos creativos de Creable.

Compartir el artículo

stats