Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las adjudicaciones del gobierno insular

El Cabildo se niega a pagar una factura de 64.000 euros de la etapa de los Bravo

Una empresa de Portugal pretende cobrar por servicios de imagen y sonido en el Mundobasket de 2014

Lucas Bravo de Laguna y José Miguel Bravo de Laguna abandonan un Pleno del Cabildo en el anterior mandato. J. C. GUERRA

Los servicios de Intervención del Cabildo de Gran Canaria y el actual gobierno de NC y PSOE se han negado a pagar una factura de 64.000 euros correspondiente a la organización del campeonato del mundo de baloncesto, celebrado en el mandato anterior del PP, cuando José Miguel Bravo de Laguna ocupaba la presidencia de la institución y su hijo, Lucas Bravo de Laguna, la Consejería de Deportes.

La factura fue presentada al Cabildo por una empresa de Portugal por la realización de servicios de imagen y sonido durante la celebración del Mundobasket 2014, concretamente el traslado de un camión desde la Península para proyectar vídeos de promoción del campeonato en lugares públicos de Las Palmas de Gran Canaria, según explicaron a este periódico fuentes del gobierno insular, que mostraron sus sospechas sobre esa operación.

La empresa portuguesa reclamó el pago de los 64.000 euros cuando Lucas Bravo de Laguna era todavía responsable del área deportiva del Cabildo, pero el departamento de Intervención del Instituto Insular de Deportes rechazó la factura porque no venía acompañada del correspondiente visto bueno de los técnicos.

Ya en este mandato, el actual consejero de Deportes, Ángel Víctor Torres, volvió a frenar el desembolso al comprobarse que el Cabildo ni siquiera figuraba en ningún documento como contratante de ese servicio de imagen y sonido.

Las mismas fuentes recordaron que ese tipo de discrepancias económicas entre empresas y administraciones públicas son habituales, bien por errores en la tramitación o por desfases en el presupuesto previsto inicialmente.

Tribunales

Esos casos se resuelven por dos vías. La primera es política y consiste en acceder al pago de la cantidad adeudada tras levantar el correspondiente reparo del departamento de Intervención. La otra salida que tienen las empresas es presentar un recurso contencioso -administrativo y esperar a que resuelvan los tribunales.

En esta ocasión no se ha dado ninguna de estas dos circunstancias. La empresa portuguesa ni cobró lo que reclamaba ni ha denunciado al Cabildo en los juzgados, lo que ha levantado las sospechas del actual grupo de gobierno.

La primera hipótesis es que esa factura la acabó pagando la Federación Española de Baloncesto, organizadora junto al Cabildo de los actos del Mundobasket en la Isla. La segunda teoría apunta a que la empresa intentó cobrar por el mismo servicio al Cabildo y a la Federación de Baloncesto, según relataron las mismas fuentes. En otros ámbitos incluso se duda de que esa empresa portuguesa prestara los servicios de imagen y sonido que quiso cobrar a la hacienda pública.

El Cabildo y la Federación Insular de Baloncesto de Gran Canaria suscribieron un convenio de colaboración el 29 de mayo 2013 y crearon un Comité Organizador de todos los eventos relacionados con la celebración de la Copa del Mundo de Baloncesto, coordinado por Rafael Calvo.

Además del comité organizador, se constituyó un comité institucional, formado por los entonces presidente del Cabildo, José Miguel Bravo de Laguna; consejera regional de Deportes, Inés Rojas; delegada del Gobierno, María del Carmen Hernández Bento; alcalde de la capital, Juan José Cardona; consejero de Deportes del Cabildo, Lucas Bravo de Laguna; y el presidente de la Federación Española de Baloncesto, José Luis Sáez.

Dos grupos de la oposición del Cabildo, Podemos y CC, han requerido información sobre los pagos de la Consejería de Deportes en el anterior mandato al desvelarse que Lucas Bravo de Laguna realizó cuatro adjudicaciones por un valor total de 191.000 a una empresa de Noelia Pérez, su actual socia en la entidad mercantil B&M Sport Marketing.

A través de Volavi Canarias SL, una de las tres empresas de Noelia Pérez Peñate, el anterior gobierno insular del PP realizó al menos cuatro pagos, dos de casi 60.000 euros cada uno por "servicio de trabajos determinados" en los maratones de 2014 y 2015, y otros dos de 50.000 y 26.000 euros por el contrato de "servicio de gestión de patrocinio" del Club Baloncesto, según se recoge en el perfil del contratante del Cabildo y en los informes de la Intervención.

En la primera respuesta del gobierno de Antonio Morales a CC, esta semana se conoció que Volavi Canarias también obtuvo un contrato a dedo de casi 20.000 euros, a través del Instituto Social y Sociosanitario (IASS), por la organización de una carrera de silla de ruedas en el maratón de 2015.

Compartir el artículo

stats