"Estoy orgullosa de haber salido de mi casa familiar y ahora vivo en un hogar funcional, pero aspiro a mucho más: primero, a vivir sola y luego a tener pareja y un hijo, como una persona normal", afirma Nereida Hernández, de 33 años, y natural de Las Palmas de Gran Canaria. Ella tiene discapacidad intelectual o en desarrollo, pero tiene muy claro: "No es una enfermedad".

Nereida Hernández es una de las personas que participaron en la exposición titulada Protagonistas, que cuenta de quince fotografías y de un cortometraje. Esta muestra, que hace una defensa a favor de la igualdad y que denuncia la violencia de género, fue inaugurada el lunes en el vestíbulo del Ayuntamiento de Ingenio y podrá ser visitada hasta el 12 de diciembre. Actualmente, Hernández trabaja en la entidad Lectura más fácil, la cual adapta, por ejemplo, textos de normativas o guías preventivas para que otras personas tengan más accesible la acción de leer.

Ella aspira retornar a los estudios de primero de la Educación Secundaria Obligatoria (ESO) a través de Radio Ecca. "Ya hice muchos cursos, como de limpieza, peluquería, estética y comercio", comentó Nereida Hernández. "Tenemos derecho a ser autónomos; a una sexualidad plena y reproducción; y a ser activos", resaltó.

Irene Rodríguez, representante de Plena Inclusión Canarias, que es una asociación de identidades, señaló que "hay que quitar mitos y prejuicios que tienen muchos respecto a quienes tienen discapacidad intelectual".

Respecto al objetivo de Plena Inclusión Canarias, Rodríguez indicó que "es promocionar la igualdad de estas personas con este tipo de discapacidad en ámbitos generales, como particulares como la maternidad, la reclusión, menores, adicciones tóxicas, entre otras". Esta exposición es itinerante, a la espera de nuevos destinos. Fue hecha por Plena Inclusión Canaria, con el respaldo del Cabildo.