Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Con mucho tino | Talento Gran Canaria (23)

Fayna de las Heras Laforet, a toda potencia

La grancanaria es miembro de la junta directiva de Quanta Consulting y lideresa de los proyectos internacionales de la compañía

Fayna de las Heras Laforet, a toda potencia

Fayna de las Heras Laforet nació por un error de cálculo en Madrid, un 22 de enero de 1986 y, al parecer, fue su primer y último fallo hasta la fecha, remendado dos meses después cuando su madre retornó a Gran Canaria.

La isleña, a día de hoy, -importante matiz porque su meteórica carrera le puede imprimir un ascenso en 24 horas-, es directora de la División de Renovables de la empresa Quanta Consulting, firma que ejecuta proyectos de energía en todo el planeta, sobre todo en Latinoamérica, Estados Unidos, Japón e India.

De las Heras explica de camino a casa por las calles de Londres que "soy más experta en energía solar o fotovoltáica que en eólica, aunque también la cubro, así como en hidro", y mientras avanza se van activando las sirenas de las ambulancias como si la propia grancanaria irradiaria esa energía a todo lo que tiene alrededor, de modo que se podría concluir que ella es una planta energética en sí misma..., y con una capacidad de producción abrumadora.

Sus primeros estudios los realiza en el colegio de los Salesianos de la capital y hasta el bachillerato, que alterna con una pasión a la que luego tendrá que renunciar, más que nada por falta de mar: la navegación. Pero como todo en Fayna no se trataba de ir de un punto a otro de la marea, sino de dar el campanazo.

Mejor que lo explique ella: "Navegaba en 4.20 con Tara Pacheco, que hoy es regatista olímpica canaria y tuvimos muy buenos resultados en campeonatos juveniles, con un primer puesto en el campeonato de España, un cuarto puesto en el europeo y un décimo en el mundial, y en una afición que heredé de mi tío Pillo Laforet y mi abuelo Mariano Laforet". Cuando llegó el momento de elegir carrera también tuvo que renunciar a la navegación profesional, que era una de las ideas que barajaba en aquél entonces, "ya que opté por continuar con mi formación académica en la Universidad Carlos III de Madrid".

Fayna se confiesa "un poco friki" con los estudios, "porque me gustan y se me dan con facilidad". Y ya puestos, devora todo lo que se le pone por delante para acumular un currículum que no cabe en un folio: Beca de Excelencia en la PAU, con 9,5 sobre 10; primer premio insular del concurso entre institutos Los jóvenes debaten; 18 calificaciones sobresalientes y ocho matrículas de honor durante las licenciaturas; beca de estudios con mención a la Excelencia otorgada por el Ministerio de Educación; tesina de MSc y Master galardonada con matrícula de honor publicada por LAP Publishing; y beca de perfeccionamiento de la lengua inglesa otorgada por el MEC de Nueva York.

Esto en menciones académicas porque en cuanto a materias propiamente dichas, De las Heras es profesional de la gestión empresaria con dos licenciaturas, una en Derecho y otra en Administración y Dirección de Empresas; MSc (o maestría) en Gestión Internacional de Recursos Humanos; y máster en Dirección Internacional de Recursos Humanos. Ella lo detalla pero le da risa, que es justo cuando salta otra ambulancia más.

Una vez terminada toda esta caterva de títulos en Londres, donde en principio había ido a perfeccionar su inglés, "me digo, bueno, ya que estoy aquí me voy a poner a buscar trabajo, y tuve dos ofertas", una de ellas de Quanta Consulting Ltd, donde entra en julio de 2013.

Se incorpora en 'modo prácticas' y en un mes la ascienden para gestionar la selección de personal en el continente americano. Para cuando llegó octubre es jefa del equipo de investigación de todos los proyectos sensibles y confidenciales de expansión de negocio, y principal representante de la compañía en Norte y Sur América.

Cuatro meses más tarde, rián más arriba en el escalafón para hacerse cargo, entre otras, del desarrollo de nuevas líneas de negocio para, en septiembre de 2014, -un año después de su primer contrato-, convertirse en miembro de la junta directiva, líder de sus proyectos internacionales y clave en el desarrollo de sus operaciones entre Europa, Oriente Medio y África; Asia Pacífico y la totalidad del continente americano, donde también participa de la nueva filial de la compañía en Houston. Aprovechando ese empujón la isleña se hace con un 6 % de las acciones de la multinacional. "El mundo es de los que emprenden", sentencia.

"Esto de emprender se lo debo a mis padres", ilustra, "ya que ambos me han inculcado su espíritu emprendedor. Mi padre es un empresario al que admiro muchísimo por su perseverancia y trabajo duro y mi madre tuvo muchos años su propia agencia de publicidad y diseño, y es una artista nata".

Pero, en la vida, todo no ha de ser trabajo. Y para 'relajarse', Fayna de las Heras Laforet es voluntaria en varias oenegés "una orientada a los niños ( Ministry Of Stories) y otra en la que acompaño a una abuelita británica de 94 años en mi tiempo libre para que no esté muy sola, dentro de un programa británico bautizado como Peabody Befriender. En la primera organizamos talleres para fomentar la lectura, la escritura, la imaginación y ayudamos a los padres con el cuidado de sus hijos fuera del colegio"

Pero más curioso, si cabe, es la segunda, "en la que te asignan a un abuelito -ya llevo con ella más de dos años- o persona solitaria por otro motivo y la acompañas lo que puedas y así vamos a museos o jugamos al bingo". Y es que, y ahora suena otra sirena en Londres, "¡mis abuelos son de mis personas favoritas en el mundo!"

Pero todo, sin correr mucho. Salvo en ocasiones. "Yo me apunto a lo que puedo y he hecho algunas carreras solidarias recaudando para niños con cáncer, como en la Rat Race 2016 , de 20 millas con 200 obstáculos, en la que recaudé 600 libras de donaciones de apoyos".

Fayna, de todas formas, promete volver a Canarias, "porque no existe otro sitio igual en el mundo y donde me encantaría ver crecer a mis hijos". De hecho asevera que "todas mis decisiones profesionales están enfocadas pensando en qué puedo hacer a ese nivel profesional, pero en casa, y devolverle a las islas, con los proyectos y experiencia que he adquirido fuera, lo que he disfrutado en ellas durante mi niñez y juventud y porque además lejos de mi tierra hace frío y se come muy mal". Y punto.

Compartir el artículo

stats