El simbolismo y el sentido sagrado del Roque Nublo, Risco Caído y el desaparecido Dedo de Dios de Agaete están presentes este año en el Belén del Cabildo de Gran Canaria, un nacimiento rodeado de montañas y rincones urbanos de la geografía de la isla. El presidente Antonio Morales inauguró el tradicional portal de Belén en la fachada de la Casa Palacio, así como la iluminación navideña, con un recital de villancicos a cargo de los coros infantiles Soront y Derquel. Con figuras ataviadas con los trajes típicos, el nacimiento recrea las montañas sagradas de Gran Canaria y los paisajes más representativos, que rodean la gruta en la que nace el niño Jesús, acariciado por las suaves olas del Puerto de Las Nieves y a los pies del recordado Dedo de Dios, reconstruido para la ocasión. También se reconoce el Caserío de Barranco o las casas-cueva de Fagagesto.