Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista | Gustavo Hernández, ´Gus´ Jackson

"Imito a Michael Jackson, pero fuera del escenario soy yo y no quiero ser él"

"En un concurso me designaron el segundo imitador del mundo del Rey del pop y el primero de Europa", manifiesta este imitador profesional

"Imito a Michael Jackson, pero fuera del escenario soy yo y no quiero ser él"

"Imito a Michael Jackson, pero fuera del escenario soy yo y no quiero ser él"

¿Cómo se siente al haber sido usted asignado como el segundo en el mundo como mejor imitador de Michael Jackson y el primero de Europa en un concurso a través de una página web?

Muy contento. Fue un concurso que se hizo a través de la web MJ Vide.com, con base en Londres, durante un mes. Participaron 85 competidores de todo el mundo. Me inscribió una fan canadiense. Fue el brasileño Rodrigo Teaser al que se le proclamó el mejor del mundo. A mí me designaron como el segundo mejor del mundo y el primero de Europa.

¿Deja de ser Gustavo Hernández cuando está vestido como el Rey del pop y va a bailar como él?

Sí, cuando piso el escenario dejo de ser Gustavo. Se anula mi persona hasta que me quito el maquillaje. Pero luego vuelvo a ser yo mismo. Ni me lo creo, ni quiero ser él. A aparco el personaje. Hay otros imitadores que se encuentran en un estado cómico porque durante las 24 horas hablan y gesticulan como Michael, están operados y siempre maquillados.

¿Qué cualidad le gusta destacar más de este cantante estadounidense?

La humildad que tenía Michael dentro y fuera del escenario. Algunos imitadores no la reflejan por el ego. Un aspecto muy importante de esta profesión es que el personaje no te tiene que subir a la cabeza porque si no al final desean meterse en una urna, esperando que les tiren flores.

¿Quién es usted?

Yo soy Gustavo Hernández. Mi nombre artístico es Gus Jackson. Tengo 42 años. Soy natural de Ingenio y resido en Las Palmas de Gran Canaria. Soy un imitador profesional, con 25 años de carrera. Estudié también coral, piano y solfeo.

Mucho que estudiar en otros temas, a parte del musical.

Claro que sí. Soy autodidacta respecto al maquillaje y al baile. Soy buen fisonomista. Fijándome mucho aprendí su forma de bailar y de gesticular. También diseño vestuario que uso para cada espectáculo. Tengo 150 chaquetas.

¿Desde cuándo lo imita?

La primera vez fue durante el carnaval que se celebraba en Las Palmas de Gran Canaria en 1993. Y ya lo hago de forma fija desde el 25 de junio de 2009.

¿Cuánto tiempo tarda en preparase para salir al escenario con la imagen de Michael?

En media hora me visto y me maquillo como él. Es también la práctica que me permite hacerlo rápido y bien. Pinto la cara de Michael Jackson en la mía.

¿Se puede vivir de esto?

Sí. Hay mucha demanda de personas que lo imiten bien y pueden ofrecer un buen espectáculo. Pìenso que mi parecido físico con él es la clave en mi trabajo.

¿Cómo comenzó esta dedicación suya a imitar?

Fue una afición y todo fue creciendo. En el colegio imitaba, por ejemplo, a James Brown y a Prince. Luego salió hacer de Michael y sólo interpreto a él. Me gusta mucho su música y sus actuaciones. Tengo todos sus discos.

¿Trabaja fuera de Canarias?

En muchos sitios de la Península y países, como Suecia, Escocia y Suiza, entre otros, Recibo regalos de admiradores casi todas las semanas, como bombones, peluches, discos y postales.

¿Cómo es su ritmo de trabajo?

Todas las noches, entre semana, trabajo en hoteles del Sur de Gran Canaria, y los fines de semana en actuaciones fuera, en la Península. El Sur es un escaparate que es ideal para que te encarguen trabajos en otros sitios de la Isla o en el extranjero. Por ejemplo, en una ocasión un cliente de 80 años de un hotel, que me había visto varias veces, me propuso que yo actuase en la celebración de su próximo cumpleaños en Suecia. Y así se hizo. Este millonario no era fan de Michael Jackson. Le gustaba mucho mi energía en el escenario.

¿Ofrece siempre el mismo espectáculo?

No, en absoluto. Cierto que hay canciones intocables: Thriller; Billie Jean; y Smooth criminal Luego, las demás las voy variando. Añado temas que grabó en disco pero que no interpretó en los conciertos.

¿Anécdotas?

Hay muchas. Me sorprende que muchas veces noto que el público se cree que soy Michael. En Fuenlabrada me aclamaban como si yo realmente fuera él. Era una locura. En Escocia, un niño me preguntó: '¿Puedes pedir permiso en el cielo para venir a mi cumpleaños'. No fui.

Compartir el artículo

stats