Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Turismo

Bull Hotels invierte 12 millones para renovar dos de sus hoteles en el Sur

La cadena rehabilitará los baños y cambiará el mobiliario de los complejos Bull Dorado Beach & Spa y Bull Escorial & Spa

Bull Hotels invierte 12 millones para renovar dos de sus hoteles en el Sur

Bull Hotels invierte 12 millones para renovar dos de sus hoteles en el Sur

La cadena hotelera Bull Hotels ha invertido 12 millones de euros para renovar parte de los complejos Bull Dorado Beach & Spa y Bull Escorial & Spa, en Arguineguín y Playa del Inglés, respectivamente. La empresa destinará seis millones a cada uno. El primero de ellos cierra sus puertas al público hoy e inicia la reforma mañana, mientras que el segundo lo hizo el pasado martes 10 de abril. Ambos complejos turísticos mantendrán su categoría, de tres estrellas el primero y cuatro estrellas el segundo.

La rehabilitación de los dos establecimientos no conllevará modificaciones alguna en las estructuras de los edificios, según han informado fuentes de la compañía, ya que los trabajos se centrarán en la reforma integral de los baños de las 195 habitaciones con las que cuenta el Bull Dorado Beach & Spa y las 255 del Bull Escorial & Spa, además de la modernización del mobiliario de todas las estancias privadas y de las zonas comunes para dotarlas de un aire más fresco y adaptarlas a las exigencias de los turistas que llegan al Archipiélago.

El acondicionamiento de los baños consistirá en la sustitución del pavimento, el revestimiento de las paredes, los sanitarios y la intervención en los sistemas de fontanería y electricidad, mientras que la intervención en el resto de la habitación pasará por la colocación de un mobiliario más elegante y moderno. Bull Hotels sustituirá además todos los muebles de la recepción de los establecimientos, del hall de entrada, de los bares, las instalaciones de las cocinas o las salas destinadas a albergar los equipos informáticos.

En el caso del hotel Bull Dorado Beach & Spa, la compañía prevé también la instalación de sistemas de aire acondicionado en las habitaciones, aparatos con los que hasta ahora no contaba. En el hall se sustituirá la actual cristalera por otra más moderna, de 25 metros de largo aproximadamente, que permitirá unas mejores vistas del océano y de El Teide. No se tocarán las piscinas y en la fachada se aplicará una nueva capa de pintura, además de cambiar el letrero con el nombre del establecimiento.

Colaboración de empleados

Las novedades en esta complejo turístico llegan con la eliminación de un parquin para construir nuevas habitaciones. En la planta quinta, que conecta con la calle como consecuencia del desnivel del terreno, la empresa suprimirá varias plazas de aparcamiento para habilitar 12 habitaciones adaptadas para personas con movilidad reducida con el objetivo de garantizar la accesibilidad al establecimiento a todo tipo de públicos.

Ambos complejos turísticos estarán cerrados al público durante dos meses y medio, ya que la previsión de la compañía es que los trabajos de rehabilitación de estos espacios se alarguen hasta el próximo 30 de junio, para volver a operar el 1 de julio. La empresa aprovecha así la temporada baja en Canarias, época en la que hay menos ocupación, para que cuando llegue la temporada alta los clientes encuentren hoteles completamente renovados.

Durante este tiempo, los trabajadores de ambos complejos que disponen de una plantilla de 200 personas entre los dos, colaborarán durante una semana con las tareas de recogida del establecimiento, luego se tomarán sus correspondientes vacaciones y volverán durante la última semana para ayudar en las tareas de remate antes de la apertura, según informa la directora del Bull Dorado Beach & Spa, Alba González.

De cara a estas intervenciones, ambos hoteles regalaron esta semana todo el mobiliario de sus habitaciones a las personas con menos recursos de Gran Canaria y han destinado parte de los muebles a ocho ONG y obras sociales de la Isla. Durante dos días, hasta las puertas de los establecimientos se acercaron más de 200 personas que se enteraron de la iniciativa a través de las redes sociales y no quisieron perder la oportunidad de hacerse con alguno de estos enseres. La situación fue tal, que la gran afluencia de personas llegó a colapsar el tráfico en los alrededores de los complejos.

Las tareas de reacondicionamiento de los hoteles llega al considerar la empresa que los espacios están obsoletos y sigue su filosofía de invertir constantemente para tener unas instalaciones renovadas. En el caso del hotel Bull Dorado Beach & Spa, la última reforma se realizó en 2002, cuando la compañía compró el edificio, mientras que el Bull Escorial & Spa se rehabilitó en 1999, año en que se reformaron las habitaciones y los baños. Estos trabajos se suman a los que la empresa turística hizo en 2016 en el Hotel Reina Isabel de Las Palmas de Gran Canaria.

Compartir el artículo

stats