Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Santa Lucía de Tirajana

"No perdono a los nazis, he visto crímenes atroces, terribles"

José Manuel García Peruyera explica en el IES Gran Canaria su experiencia como superviviente del campo de Mauthausen

20

José García Peruyera, superviviente de Mauthausen, cuenta su experiencia a estudiantes

Los aplausos fueron largos y fuertes cuando poco antes del mediodía de ayer finalizó la conferencia impartida durante más de una hora por José Manuel García Peruyera, superviviente de la Guerra Civil española y del campo de concentración de Mauthausen (Austria) durante el nazismo, en una de las aulas del Instituto de Educación Secundaria (IES) Gran Canaria, en el barrio de El Canario de Vecindario, en Santa Lucía de Tirajana.

Unos ochenta alumnos de Cuarto de Educación Secundaria Obligatoria (ESO) y de Primero de Bachillerato de este instituto siguieron con mucha atención las explicaciones y recuerdos de García Peruyera, de 89 años, a quien le hicieron numerosas preguntas por su vida en general, como por momentos concretos, como el bombardeo en la Guerra Civil de Oviedo, su ciudad natal, o por si fue feliz. También rieron cuando este sobreviviente tomaba las cosas con humor, como también pusieron gestos de sorpresa y seriedad cuando el invitado narraba alguna escena de violencia o asesinatos.

"Es una historia viva que no vamos a poder escuchar más adelante. Hubo cosas que no contó para no herir la sensibilidad. Es increíble. Para mí, este superviviente es un gran ejemplo de superación. Y me contestó que sí fue feliz en su vida, a pesar de todo lo que sufrió", explicó Paula Luján, alumna de 4º de la ESO.

Lucía Benítez, estudiante del mismo curso, destacó que para ella "ha sido muy interesante poder escuchar en primera persona lo que sintió un niño de ocho años con todo lo malo vivido". "También me sorprendió que no tenga una visión negativa del mundo, ni depresión o enfermedad", agregó.

"Estuvo bastante bien tener a un superviviente de la Segunda Guerra Mundial tan cerca porque, según él, es el único", afirmó Jia Hao, alumno de 4º, quien agregó que "ha estado muy bien no quedarse con ideas generales, y conocer detalles, como cómo diferenciaban si los niños eran judíos o no, comprobando si había circuncisión".

García Peruyera volvió a sorprender y a conquistar al público que no dejaba de hacer preguntas y por interesarse por lo que vivió. Uno de los mejores momentos fue cuando contestó sobre el bombardeo de Oviedo.

"Fue de los hechos más importantes de mi vida. Fue el 10 de septiembre. La ciudad estaba sitiada. Por una bomba que lanzó un avión Fokker alemán perdí de golpe a los ocho años a mi madre, a mis hermanos gemelos de cinco años, a mis abuelos y a mis tías", resaltó.

"Me quedé solo y también de golpe viví los Jinetes del Apocalipsis -hambre, peste, miseria y guerra-. Yo era un niño, no tenía culpa de nada", añadió. A partir de ahí comenzó su itinerario, como uno más del grupo de niños republicanos, por sanatorios, barcos y campos de concentraciones, hasta acabar en Mauthausen. "Fue una de las etapas más horribles. Pasé durante esos años mucha hambre y enfermedades, como la sarna, tifus y sarampión. Podías ver en el barco a muchos niños vomitando sin parar".

Recordó que sufrió un intento de asfixiarlo hace unos años en una conferencia suya en una universidad española. Admitió que fue "una bendición" en Mauthausen ser español y no judío. Allí, en el castillo, le encargaron buscar joyas y oro en la ropa y maletas de los semitas "en la requisa". "Fue terrible. Vi atroces crímenes. A la niña Eva, española y ciega, la mataron con bayonetas". "No perdono a los nazis y Europa no es nadie para perdonar". Antes de acabar, García Peruyera insistió que "es el único superviviente". Terminó con una canción de la infancia y con otra republicana a favor de la libertad.

Compartir el artículo

stats