Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Gáldar

Una abubilla y un matasellos

Gáldar rinde varios homenajes al pintor Antonio Padrón en el 50 aniversario de su muerte

5

Un matasellos de Correos y Telégrafos homenajea a Antonio Padrón

La memoria de Antonio Padrón sigue muy presente en Gáldar. Ayer, en el 50 aniversario de su muerte, se celebraron varios homenajes al pintor. Entre ellos, Correos y Telégrafos presentó en el Museo Antonio Padrón un matasellos dedicado al artista galdense en base a un boceto del escritor y poeta visual grancanario Ángel Sánchez, Premio Canarias de Literatura 2018. Asimismo, por la tarde, el Ayuntamiento descubrió una escultura que simboliza la abubilla que ha sido ornamentada con símbolos de la figura de la mujer canaria que tanto representó en su obra y rodeada de olivos, flores y plantas en la glorieta dedicada al pintor.

Correos presentó por la mañana un matasellos dedicado a Antonio Padrón, al que acudieron el concejal de Cultura, Julio Mateo, la jefa de Museos, Alicia Bolaños, el director de la oficina de Correos en Gáldar, Jorge de la Fe, su amigo Pascual Calabuig y la jefa de la Red de Oficinas de Correos y Telégrafos en Canarias, Berta Pérez, quien recordó el homenaje del pasado 20 de diciembre por el 150 aniversario de la Banda de Música de Gáldar, a la cual Correos también dedicó un matasellos.

En esta ocasión, Pérez remarcó el legado de la obra de Padrón. "Dejó impresas sus vivencias, un reflejo de su pueblo y sus costumbres, del apego a su tierra y sus gentes", manifestó Pérez. Asimismo, "fue muy crítico con su propia obra, mostró la necesidad de reinventarse y renovarse como dejó constancia en la última parte de su obra", añadió.

La jefa de la Red de Oficinas de Correos y Telégrafos en Canarias indicó que "los sellos son un pequeño objeto, pero de gran importancia en nuestra sociedad como transmisores de cultura, conocimiento y valores". Pero matizó que "aunque los matasellos sean popularmente menos conocidos que los sellos, son también un elemento clave en el servicio postal".

Calabuig, quien conociera personalmente al pintor, reveló la conexión entre Padrón y Correos: "desde su balcón veía el buzón de Correos del pueblo como una posible relación del más allá del mundo con la que seguramente compensaba la sobriedad de su carácter personal introvertido". Además, Calabuig también valoró positivamente la obra del pintor indigenista arropado por parte de su obra, que se expone en la Casa-Museo Antonio Padrón de Gáldar.

Por la tarde, el Ayuntamiento también quiso rendirle un homenaje y descubrió una escultura que simboliza la abubilla en la rotonda del pintor. Una obra del escultor galdense Roberto Rodríguez que por encargo del Ayuntamiento. El acto comenzó con una performance del director de la Casa Museo del pintor, César Ubierna, que también estuvo presente en el acto de Correos, que lanzó al aire globos con mensajes alusivos a la obra del artista con la intención de que puedan llegar a manos de muchos vecinos del municipio. El alcalde galdense, Teodoro Sosa, aseguró que "Padrón sigue vivo en las calles y en la ciudad que lo vio nacer y en esos valores que nos transmitió con su obra, su fascinación por la naturaleza que nos rodea".

Además, Antonio González Rodríguez, profesor emérito de Teoría del Arte Contemporáneo de la Universidad Complutense de Madrid (UCM), disertó en la Casa-Museo sobre la obra inconclusa de Padrón, 'la Piedad' que se puede contemplar en el caballete de su estudio. González ahondó en el tratamiento de 'la Piedad' en el Renacimiento. Antonio Padrón Rodríguez nació, vivió y murió en Gáldar. Pintor, escultor, ceramista y compositor, entre otras facetas creativas, su existencia transcurrió en una íntima simbiosis con su tierra y con su gente. Su aspiración a un arte genuino, alejado de toda influencia, y su carácter solitario, dan a su obra una singularidad especial dentro de la plástica canaria del siglo XX.

En términos generales, la pintura de Antonio Padrón puede situarse dentro del ancho margen que abarca el movimiento expresionista. Se definía como "expresionista sin desgarraduras" para no adscribirse, como señala Lázaro Santana, a ninguno de los tres grandes bloques característicos en que suele dividirse este movimiento: realismo social, fauvismo y expresionismo psicológico.

Ayer Gáldar rindió homenaje a una de sus figuras más representativas. 50 años de su muerte pero su legado está más presente que nunca en el municipio norteño.

Compartir el artículo

stats