Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un alcalde de Tenerife incluye en su currículo un doctorado en Química que no terminó

El mandatario de La Guancha atribuye todo a "una errata" en el folleto electoral del PP

Antonio Hernández Domínguez.

Antonio Hernández Domínguez. LP

Antonio Hernández Domínguez concurrió a las elecciones municipales de 2015 como candidato a la Alcaldía de La Guancha por el Partido Popular (PP) con un dato académica falso.

El que a la postre logró el bastón de mando de la Corporación, que mantiene en la actualidad, aparece en la información electoral que se envió a los vecinos de este municipio norteño de Tenerife como "licenciado en Ciencias Químicas y doctorado en Química e Ingeniería Química".

Sin embargo, el propio Antonio Hernández admitió ayer que no concluyó el doctorado y, por tanto, no tiene ese título universitario, aunque sí el de la licenciatura, obtenido en la Universidad de La Laguna. El alcalde aseguró que todo se debió "a una errata".

"Quería decir doctorando en vez de doctorado, pues no lo he acabado. Se coló una ene. Pero sí tengo la licenciatura, firmada por el Rey Juan Carlos, lo cual puedo acreditar", detalló el alcalde de La Guancha. Además, explicó que también tiene un Diploma de Estudios Avanzados (DEA) sobre la inyección de oxígeno en una tubería de aguas residuales pero que tuvo que suspender el proceso que acaba en el doctorado en el año 2007 para centrarse en su carrera política. "Tuve que aparcar la tesis pues decidí iniciar una carrera política. Pero nunca he engañado a nadie. Me refería a que era doctorando, no doctorado. Desconozco por qué apareció ese error", matiza en referencia a los folletos electorales.

Sin embargo, el título de doctorado en Química e Ingeniería no sólo aparece en estos folletos de la campaña electoral. También en varias entrevistas que concedió Antonio Hernández y en las que se señaló que tiene doctorado. No es habitual que se incluya en un currículo que una persona se está doctorando en una materia determinada. Lo normal es que se incluya el título de doctorado una vez que se ha concluido. "No hay ninguna intención de inflar mi currículo ni nada parecido. Es una simple errata. No tengo problemas en reconocer que no acabé el doctorado", insistió el regidor popular.

Hernández ya confirmó en una entrevista que emitió el canal local Mi tierra Televisión el pasado mes de abril que no tenía doctorado. El entrevistador le recuerda que muchos políticos modificaron su currículo después del caso del máster de Cristina Cifuentes.

Entonces, le preguntó: "¿Ha tenido usted problemas con la titulitis?". Antonio Hernández responde: "No. Yo, en mi caso, soy licenciado en Química, título firmado por el Rey Don Juan Carlos, y tengo un Diploma de Estudios Avanzados. Me quedé con la tesis doctoral sin terminar. En mi caso no tengo nada que ocultar. He puesto mi titulación desde el minuto uno y la gente lo sabe. No tengo por qué modificar mis estudios universitarios".

Desde que estalló el caso de la expresidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, que acabó con su carrera política tras abrirse una investigación por las presuntas irregularidades en la obtención de un máster en la Universidad pública Rey Juan Carlos, aparecieron casos de políticos que cambiaron sus datos académicos al añadir títulos que no poseían.

Uno de ellos fue el presidente del PP de Canarias, Asier Antona, quien modificó su currículo del Parlamento de Canarias después de la polémica Cifuentes para suprimir un Diploma de Estudios Avanzados (DEA) que no tenía.

Antona explicó que, tras finalizar sus estudios de Ciencias Políticas y de la Administración por la Universidad del País Vasco en 1999, regresó a La Palma al ser designado teniente de alcalde del Ayuntamiento capitalino, y se matriculó en la Universidad a Distancia (UNED) para "empezar los cursos de doctorado".

"En 1999 y 2000 realicé todos los trabajos de docencia, que van encaminados al DEA, pero me falta el trabajo final de investigación para tener ese diploma", confesó.

A estos dos casos, se sumó esta semana otro que causó gran sorpresa y revuelo en Gran Canaria, especialmente en el municipio de Ingenio. El teniente alcalde del Ayuntamiento de la Villa y secretario local del PSOE, Rafael Caballero, quien el martes renunció al acta de concejal y a su cargo en la formación socialista. Caballero ejerció en un centro de reconocimiento sin título de Medicina.

Compartir el artículo

stats