20% DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

San Bartolomé de Tirajana

Los ojos que miran a Mauritania

El Club Rotario de Maspalomas vuelve al país africano para iniciar proyecto humanitario

Los ojos que miran a Mauritania

Los ojos que miran a Mauritania

El continente africano necesita de una mirada fija, pero también muchas voluntades que ayuden a desarrollar y mejorar las condiciones de vida de sus sociedades. En ese camino, el Club Rotario de Maspalomas inició en 1998 diferentes acciones humanitarias en la ciudad de Nuabidú, en Mauritania, sobre todo en el ámbito sanitario. Acciones que durante ocho años permitió a la ciudad avanzar "más que en los veinte años anteriores", explica Daniel Bazán, miembro del club. Pero el trabajo echó el freno en 2006 con la llegada de la acusada crisis económica. Ahora, un grupo ha vuelto a la ciudad para retomar esos proyectos humanitarios.

"Hemos vuelto parar tomar de nuevo el pulso a Nuabidú, y sigue teniendo bastantes dificultades", relata Bazán, "vimos guarderías donde prácticamente no había libros y ONG que apenas tenían leche para alimentar a los niños". La visita ha servido para que el Club Rotario de Maspalomas, en colaboración con el resto de organizaciones de la Isla, haya vuelto a activar allí la maquinaria para generar iniciar proyectos sanitarios, educativos, alimentarios y de desarrollo económico.

"Estamos en la fase de estudio de cómo podemos ayudar, con equipos médicos para que los pocos doctores puedan intervenir, sobre todo en operaciones de cataratas; con comida, y apoyando el desarrollo de las personas impartiendo clases de formación profesional para que los jóvenes puedan adquirir conocimientos que les permitan crear poco a poco un tejido empresarial", añade Bazán. Y es que el aprendizaje de profesiones como la de pintor, electricista o albañil evita la futura inmigración, que los jóvenes embarquen en una patera con rumbo a Canarias y que muchos pierdan la vida en el intento. La clave, señala el miembro del club, está en invertir lo suficiente para que el desarrollo de Nuabidú sea posible.

800 familias

Con estos proyectos, el Club Rotario de Maspalomas prevé ayudar a unas 800 familias mauritanas, es decir, de estas iniciativas serán beneficiarias unas 2.600 personas aproximadamente. Una vez desarrollados, la organización abrirá la posibilidad de que la ciudadanía grancanaria pueda participar de esta donación a través de la entrega de productos que la entidad sin ánimo de lucro hará llegar hasta Nuabidú. "Trabajamos directamente con las ONG, porque queremos que todos los productos que enviamos se entregue de forma efectiva a las personas que lo necesitan", matiza Bazán.

El Club Rotario de Maspalomas apuesta por el progreso económico de los países menos favorecidos y de sus habitantes. Y por su paz. Este mes de julio celebra el V Camp Internacional Rotary Maspalomas, bajo el título Paz y Futuro, en el marco de la Universidad de Verano de Maspalomas, en el que se impartirán diversas conferencias sobre la paz con la colaboración de jóvenes llegados desde varios países.

Compartir el artículo

stats