Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Santa Lucía de Tirajana XV Feria del Sureste

Carlos Rodríguez, artesano de la cebada

Biólogo, de 36 años, elabora en su local de Vecindario, junto a Míriam Pérez, 13 recetas de cervezas, entre ellas la única para celíacos de Gran Canaria

11

Cerveza artesanal sin gluten de la empresa Galotia Brewing, en Vecindario

"Tenemos trece recetas, nueve en el mercado. Hacemos cervezas de tipos muy variados y distintos, como la normal sin gluten, la rubia, trigo, ácida, amarga o la negra con sabor a café cultivado en Agüimes, entre otras", explica Carlos Rodríguez, biólogo de 36 años, que junto a Miriam Pérez, maestra, de 37 años, se embarcaron en crear Galotia Brewing, una fábrica cervecera artesanal en un local que antes era una autoescuela en Vecindario, en el municipio de Santa Lucía de Tirajana.

Además, "es la única empresa en Gran Canaria que hace cerveza normal sin gluten, junto a otra de La Palma, Isla Verde. Las dos somos las únicas que lo realizamos de este tipo en Canarias. Es nuestra cerveza más vendida y que también es para las personas celíacas", manifestó Carlos Rodríguez.

Esta bebida sin gluten, con el nombre Manifest ( Hoppy Table Beer), es una cerveza rubia de alta fermentación con 3,7 por ciento de alcohol. "Es una propuesta atractiva para el público general, como también para los celíacos. Es un producto que se pide mucho más", afirmó este dueño de la cervecera.

"Con varias recetas pretendemos también divertirnos, hacer experimentos, buscar sabores y productos nuevos, además de colaboraciones con otras cerveceras del Archipiélago y de la Península. No nos dedicamos a fabricar refrescos de cebada, como hacen otras empresas", agregó Rodríguez.

Los gestores de esta marca artesanal tienen la finalidad de "hacer un producto diferenciado y novedoso para los consumidores", por lo que incluyen lúpulos y maltas especiales de diferentes continentes, como granos con gusto de caramelo o chocolate, avena, vainilla, frutas o cítricos, entre otros.

Respecto al tipo de cliente al que pretendió ofrecer sus productos durante este primer ejercicio, Carlos Rodríguez señaló que, hasta ahora, nos hemos dirigido más a personas que saben de cervezas y nuestro objetivo es alcanzar el público general, como también duplicar la producción anual".

Por eso, centraron sus repartos a una treintena de establecimientos especializados de la Isla, cervecerías, bares y comercios concretos, como The Situation y Las Buenas Pulgas, en Las Palmas de Gran Canaria ; Canela y Hierbahuerto, en Arinaga (Agüimes); Diferente, en Vecindario (Santa Lucía de Tirajana); y Aragüeme, en Agüimes, entre otros. También, una veintena de distribuidores los entregan en otras Islas, como Tenerife, Fuerteventura y Lanzarote.

En ese empeño de indagar y buscar novedad, los propietarios de la empresa crearon recientemente dos cervezas ácidas, que tienen un sabor chocante y suave.

Asimismo, también hicieron cuando se cumplía el primer aniversario de Galotia Brewing una cerveza llamada 122. Es decir, era una receta creada como homenaje a las 122 nacionalidades diferentes existentes en el término municipal de Santa Lucía de Tirajana, y así poner en valor la multiculturalidad del municipio.

También, elaboraron tres de carácter estacional llamadas L 1, L 2 y L 3. Esas denominaciones, pintada la letra de color verde, es en relación a que en el local antes era una autoescuela.

Asimismo, está la Galotix, de estilo witbier, cerveza blanca de trigo de origen belga, versionada con ingredientes canarios, como son la cáscara de naranja del país o caña limón. También, se encuentra la Galotia Bodhrán, una reinterpretación del estilo Irish Red Ale y de las cervezas rolas irlandesas.

Los dos promotores de este proyecto tenían un blog en la web y sabían muy bien de todo lo relacionado con esta bebida y conocían a muchas personas ligadas a este sector. Entonces, iniciaron hace unos tres años los primeros pasos para hacer realidad esta empresa, situada en la calle Escorial, de Vecindario. Esta cervecera comenzó durante el primer año con una producción de un total de 12.000 litros.

Esta fábrica cuenta, para la elaboración de la cerveza, con un depósito de agua, así como un macerador, donde se incluye la malta, y hervidores, de donde sale el mosto, al que se le incluye el lúpudo, que le da el amargor, para finalmente pasarlo a uno de los tres fermentadores, donde se le añade la lebadura. "Lo que nos parecía un local grande, se nos hace algo pequeño. Y encima tenemos la necesidad de comprar dos fermentadores", dice Rodríguez, quien prácticamente trabaja casi todos los días.

Compartir el artículo

stats