Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

San Bartolomé de Tirajana

Tragsa concluye la reforma del parque Tony Gallardo y lo cuidará un año

El Cabildo encarga el mantenimiento a la empresa pública ante la dificultad de encontrar entidades que lo gestionen

Tragsa concluye la reforma del parque Tony Gallardo y lo cuidará un año

Tragsa concluye la reforma del parque Tony Gallardo y lo cuidará un año

La empresa pública Tragsa terminó ayer los trabajos de rehabilitación del parque Tony Gallardo, en la zona turística de Maspalomas, y solicitó al Cabildo de Gran Canaria que realice los trámites para recepcionar las obras, según informó el consejero insular de Medio Ambiente, Miguel Ángel Rodríguez, quien explicó que la propia Tragsa se encargará de la conservación de esos jardines durante el primer el año, mientras se busca una solución definitiva sobre el mantenimiento de las instalaciones.

Después de más de dos años de obras y un gasto de 2,2 millones de euros, con retrasos y modificaciones sobre el proyecto inicial, el parque Tony Gallardo podría reabrir sus puertas antes de fin de año, según los cálculos de Rodríguez, quien precisó que el gobierno insular garantiza el mantenimiento del recinto para evitar "los errores del pasado".

El consejero recordó que el Cabildo ha rehabilitado el parque en varias ocasiones, pero siempre se ha tenido que cerrar al público a los pocos meses porque ni el Ayuntamiento de San Bartolomé de Tirajana ni ninguna entidad privada se hicieron cargo de su conservación.

La negativa del Consistorio sureño a asumir los costes de mantenimiento de este recinto ha llevado al gobierno insular de Antonio Morales corporación insular a proponer que sea la empresa pública Tragsa la que se haga cargo del cuidado del parque, al menos en el primer año tras la reapertura.

El Cabildo ha planteado que sean las empresas turísticas del Sur las que se encarguen del parque, bien con una gestión directa, a través de un modelo de responsabilidad compartida o colaborando con los gastos de mantenimiento. El procedimiento a seguir a partir de ahora, apuntó el consejero de Medio Ambiente, es recepcionar la obra realizada por Tragsa.

Aunque los técnicos de su departamento han hecho un seguimiento constante de los trabajos y están conformes con el resultado de la rehabilitación, aún es necesario el informe favorable de la Intervención del Cabildo. Una vez resuelto ese trámite, se realizará el encargo a Tragsa, pues ya existe partida presupuestaria para ello.

Rodríguez comentó que el mantenimiento por parte de los hoteleros o de alguna institución pública o privada "es una operación compleja", por lo que el primer objetivo es reabrir el parque. "Después podemos debatir la fórmula de gestión, pero el compromiso es no cometer los errores del pasado y garantizar que se mantendrá abierto de forma permanente; si los hoteleros hacen alguna donación o se hacen cargo de la conservación, se formalizará un acuerdo, pero si nadie se hace cargo del mantenimiento, el Cabildo se compromete a hacerlo a través de Tragsa, primero por un año y con prórrogas si hace falta", puntualizó.

El consejero tampoco descartó que la gestión del parque se pueda sacar a concurso público, con la posible explotación de una cafetería, o que el Ayuntamiento de San Bartolomé cambie de actitud y acceda a hacerse cargo de su conservación.

Propiedad

Al respecto, el alcalde de San Bartolomé, Marco Aurelio Pérez, advirtió ayer que el Cabildo no puede ceder la gestión del parque Tony Gallardo a Tragsa porque se trata de un espacio que es propiedad del Ayuntamiento. "Para que el Cabildo pueda encargar la explotación de este recinto a Tragsa tiene que firmar con el Ayuntamiento un convenio de cesión", recalcó.

Pérez destacó que cuando el Cabildo planteó llevar a cabo las obras de rehabilitación se suscribió un primer acuerdo, en la etapa de José Miguel Bravo de Laguna, para realizar las obras, y después, en el mandato de Antonio Morales, se dio la licencia para la obra, que en este caso firmó el anterior consejero de Medio Ambiente, Juan Manuel Brito.

En cuanto a si San Bartolomé puede asumir los costes de mantenimiento que puede generar la apertura del parque, aseguró que no se ha cuantificado y aseguró que en ese último acuerdo el Cabildo se comprometió a que una vez concluidas las obras aportaría una partida al Ayuntamiento para garantizar los gastos que conlleva el cuidado de las plantas y también la vigilancia del lugar.

Compartir el artículo

stats