Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Carla Pérez-Vera, un paso por delante del futuro

La grancanaria es responsable de Marketing y Eventos de Samsung NEXT en Estados Unidos. Lidera un programa de la multinacional para captar las nuevas empresas más innovadoras del planeta

Carla Pérez-Vera, un  paso por delante del futuro

Carla Pérez-Vera, un paso por delante del futuro

Es 23 de abril de 1986 y nace Carla Pérez-Vera, 'vía' Las Palmas de Gran Canaria. Arranca los estudios en el colegio Arenas, pasa por el Juan Ramón Jiménez y culmina el bachillerato en el Santa Teresa de Jesús.

Todo según lo previsto, aunque confiesa de golpe que "yo era rebelde". Una rebeldía que, más bien, expresa un mixturado de querencias, por las noticias, la política, la historia y la tecnología. A cuenta de ésta última se pasaba el tiempo cacharreando con los vetustos ordenadores de la época. "Mi tío es ingeniero y me encantaban desde pequeña cuando iba a casa de mi abuela. Así que me regalaron un MS-2 con la pantalla verde-fósforo y un programa superrudimentario con código. Y yo a tocar y a modificarlo todo. Mi madre decía que me dejara de estar delante del ordenador, pero hoy le digo ¿has visto a dónde me han llevado?"

Bastante lejos, en un viaje que primero pasa por hincar los codos muchos veranos en la Biblioteca del Estado, "estudiando para septiembre, porque yo estudiar lo que me apasiona no tengo ningún problema, pero sí para aquellas asignaturas que no acaparaban tanto mi atención". La segunda escala de este periplo la realiza cuando termina bachillerato y decide ir a Segovia a cursar Publicidad. "No me gustó. Yo lo que quería era hacer Periodismo, y al siguiente año me matriculo en Madrid en la Universidad Juan Carlos I para hacer los cinco años de licenciatura".

Desde que empezó la carrera, "ya quería trabajar. Así que hago prácticas de verano en la Agencia Efe y en Europa Press". La experiencia fue, cuanto menos, fuerte. El 20 de agosto de 2008, en pleno verano y con Europa Press bajo mínimos, ocurre el accidente de Spanair en Barajas. "Éramos solo dos y me mandaron al aeropuerto". No detalla más. Salvo que quería ser corresponsal de guerra, -por eso motivo se especializó en Política Internacional-, para desistir en parte tras esa experiencia".

Llega a cuarto de carrera y logra unas prácticas en Unidad Editorial, tras superar unos exámenes de acceso, y contra todo pronóstico la destinan no a trabajar como redactora de algunos de sus periódicos, sino en el departamento de comunicación y eventos de la empresa, gestionando las relaciones de prensa en los distintos eventos que organizan, como los premios Telva, Yo Donna, Marca... "Ese trabajo me enamoró", explica, "fue un descubrimiento brutal y empiezo a interesarme por la comunicación y la organización de actos promocionales".

Finaliza sus estudios universitarios y también su etapa de becaria en Unidad Editorial. Gracias al inglés aprendido en el colegio Arenas se plantea ir a Gran Bretaña o Estados Unidos.

Y le salen unas prácticas en San Francisco que le ofrece la empresa StepOne, respaldada por el Gobierno de España y dedicada a apoyar a firmas nacionales que quieren implantarse en Silicon Valley. Aquél primer año se acabó convirtiendo en tres.

De esa etapa subraya el papel del programa Jóvenes con Futuro, destinado a llevar ingenieros a Estados Unidos, entre los que participaron varios canarios. De aquella remesa "de 25 chicos de España la mayoría se quedaron en muy buenas empresas, de la talla de Google, Groupon, Facebook..., y allí siguen".

Tras esa faceta ficha en Techstars, una de las mayores aceleradoras tecnológicas del mundo, que ofrece programas en los que se admiten a diez empresas por ciclo y las ayudan a crecer en cualquier lugar del mundo.

Ahí Carla asume el cargo de Responsable de Eventos Globales, para atender comunidades de todo el planeta. Así es como se pasa los tres siguientes años viajando a Brasil, Jordania, Singapur, Kuala Lumpur, Filipinas, Europa, y Estados Unidos, entre otros muchos sitios. Destaca que fueron "años muy intensos, saliendo cada mes a conocer otras culturas y personas, gente que tienen otras formas de trabajar, en una experiencia muy enriquecedora".

Hasta que el pasado año recibe una nueva oferta de trabajo inexcusable. De la multinacional Samsung, concretamente de Samsung NEXT, rama de la compañía que se dedica a la innovación y a inversiones de capital riesgo para startups.

"Ahora mi trabajo es totalmente distinto, porque lo hago desde el lado corporativo. Soy la responsable de los eventos y patrocinios con empresas externas, esto consiste en crear la estrategia de marca, eventos en los que participar o qué apoyar económicamente y qué startups o productos vamos a llevar. Es decir, cómo representar la marca Samsung NEXT en el exterior y cómo colaborar con diferentes entidades de emprendedores".

Algunos de estos proyectos, para los que lanzan concursos temáticos, son realmente innovadores. Como el último, realizado con el patrocinio a una empresa estadounidense para encontrar una startup que estuviera desarrollando un producto para luchar contra la desigualdad que existe en la sociedad americana.

Así es como descubren una plataforma creada para que los padres inmigrantes, que no hablan inglés, pudieran comunicarse con los médicos o con los profesores de sus hijos, un grave problema en EEUU ya que por la barrera idiomática en ocasiones los tutores no pueden ayudar a los niños en sus estudios.

U otra, ideada por una diplomática que a su regreso a Estados Unidos se percata que los inmigrantes se prestaban dinero entre ellos con cuentas de microcréditos, obligados a ello porque los bancos no se los formalizaban.

"Era dinero negro, sí", explica Carla, "pero que ayudaba a la gente. Así que la diplomática crea un sistema de microcréditos para apoyarlos y permitirles la creación de empresas".

Carla vive en la ribera de otro océano, la del Pacífico, pero no le quita atención a su isla natal, a la que visita con asiduidad. Según considera, el Archipiélago "tiene mucho potencial, aunque su problema radica en las barreras que tiene la industria para su crecimiento".

Apunta "que muchos emprendedores y amigos que trabajan en Estados Unidos son canarios, en puestos de mucha relevancia, y creo que si todos los isleños que están por el mundo vuelven de repente en Canarias se viviría un verdadero revulsivo", para concluir, sin poder ni querer evitarlo, que "yo soy canariona, canariona y llevo la isla en mi corazón porque como nuestra tierra, pues no hay nada".

Compartir el artículo

stats