Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

San Bartolomé de Tirajana Entrevista | Peter Edelmann

"El sur de Gran Canaria debe abrirse más a la ópera y la cultura clásica"

"Recuerdo con cariño cuando canté con Alfredo Kraus en Berlín en el año 1997; fue maravilloso", comenta

El barítono Peter Adelmann, en su visita a Gran Canaria. JOSÉ PÉREZ CURBELO

Tiene a su espalda una carrera musical de 35 años. ¿Cuál es ese papel que cree que le ha llevado al éxito?

Como barítono, mi vida ha estado y está dedicada a la música y a trabajar para el público. Durante este tiempo he interpretado más de 80 papeles como Don Giovanni, Eisenstein, Danilo o Faninal, pero si tengo que quedarme con uno sería Papageno, uno de los personajes principales de La flauta mágica de Mozart; lo he interpretado hasta en 150 ocasiones. Ahora, como director artístico del Festival de Mörbisch, me centro más en diseñar grandes producciones para el público. La opereta es el único producto cultural 100% austríaco y al festival llegan personas de muchos países; nuestro deber es hacerlo bien.

¿Se siente más cómodo con algún período de la historia de la música en concreto?

No. Es importante interpretar piezas de todo tipo de estilos y de todas las épocas, porque unas complementan a las otras. Si cantas bien Lieder te puede ayudar a mejorar el personaje de Papageno. Además, para mi es muy aburrido interpretar solamente los personajes de las operetas de Mozart o Schubert, por eso siempre me ha gustado cantar a cuantos más personajes mejor. Por hacer papeles distintos, he llegado a interpretar a Gastón, de La bella y la bestia.

Está dirigiendo el festival de Mörbisch y antes ha trabajado en numerosos teatros del mundo. ¿Hay alguno que le haya traído suerte o por el que sienta especial apego?

Sinceramente, no. Yo apuesto por los proyectos que me llegan y hago de ellos la mejor oportunidad. Sí que me ha permitido que ahora que he llegado a Mörbisch, con una experiencia de 35 años, conozca a la perfección el funcionamiento de los teatros. Hacer este festival conlleva una gran responsabilidad, porque es muy grande; tiene 6.000 butacas. Es complicado desarrollar una buena coreografía y crear la escenografía; y sobre todo encontrar cantantes de opereta. Es fácil encontrar cantantes para piezas de Wagner o Mozart, pero para la opereta son necesarias otras cualidades como hablar alemán a la perfección, ser actor o actriz, y bailar.

Ocupó el puesto de director y director artístico de festival hace justo un año. ¿Cómo ha sido esta travesía?

Es una experiencia maravillosa. El Festival de Mörbisch ofrece actuaciones en el escenario al aire libre más grande del mundo, con el fondo del Parque Nacional Neusiedler See, y eso nos permite desarrollar espectáculos que no pueden hacerse en un teatro. El año pasado el escenario acogió un gran violín de 45 metros de largo como parte de la escenografía, algo que para el público fue un show fascinante. Y eso quiero, que fascinen, que disfruten de piezas nuevas. Sobre el escenario hay 300 personas, fuegos artificiales y fuegos de agua, y hemos implementado la traducción a través de los móviles.

Llegó por primera vez a Gran Canaria en 1996 para participar en el Concierto de Navidad de la Orquesta Filarmónica en el Teatro Pérez Galdós. ¿Hay buena cantera?

Hay mucho talento en Gran Canaria, porque también hay mucha cultura de música clásica, no es solo una isla para el turismo. Pero a Austria llegan pocos españoles; necesitamos más. Los jóvenes deben ser valientes y animarse, porque allí es donde está el trabajo en esta profesión. Allí contramos con la Otto Edelmann Society, una fundación que se dedica a la búsqueda de talentos.

Llega mucho turismo, pero los gandes festivales, sin embargo, se celebran en su mayoría en la capital. ¿Deben implementarse en el Sur?

Sí, en una isla que recibe tantos turistas, el Sur debería abrirse más a la ópera y la música clásica, porque a la gente que viene de vacaciones le encantaría poder asistir a conciertos. Se podría trasladar este tipo de eventos al Sur, pero también atraer a los turistas a la capital. Lo que siempre ha faltado es coordinación con los hoteles. Es necesario trabajar para que muestren de primera mano toda la oferta cultural. Y también hay extranjeros que viven aquí a quienes les interesa esta oferta, no solo la playa. Se puede hacer mucho más.

Usted también es profesor de la Universidad de Música y Artes Escénicas de Viena. ¿Qué faceta prefiere?

Ambas, no se pueden separar, una beneficia a la otra.

En 35 años de carrera, ¿qué momento recuerda con especial cariño?

Cuando canté con el grancanario Alfredo Kraus en Berlín en 1997. Era magnífico y fue una experiencia maravillosa.

Aparte de la próxima edición del Festival de Mörbisch en verano, ¿qué otros proyectos tiene?

El festival quiere crear nuevas operetas, pero también nuevos públicos. Desde el año pasado se crean operetas reducidas para niños, y el año que viene se harán para jóvenes. Queremos impulsar la composición de nuevas operetas. Es importante hacer grandes montajes para que disfrute todo tipo de públicos.

Compartir el artículo

stats