Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

San Bartolomé de Tirajana

Red Eléctrica debe mantener en Soria la sexta parte de su capacidad

Cada presa dispondrá siempre de 300.000 metros cúbicos para el campo l Más de dos años se tardará en llenar los embalses

Presa de Soria.

Presa de Soria. santi blanco

La empresa Red Eléctrica de España (REE), concesionaria del aprovechamiento de las presas de Chira y Soria, está obligada en el plazo de cinco años desde el inicio de la explotación de la futura central, a tener embalsada en la presa de Soria un volumen equivalente a 5 hectómetros cúbicos (5.000 millones de litros). Este nivel medio que se exige en esta presa supone la sexta parte de su capacidad, que es de 32 hectómetros. Se trata, asimismo, de la tercera parte del nivel máximo que ha llegado a acumular este embalse después de inviernos de lluvias generosas en los que se han alcanzado hasta 15 hectómetros cúbicos.

Este volumen deberá mantenerse durante todo el periodo de explotación, a lo que habrá que añadir la parte que se pierde por evaporación, filtraciones o por el sistema del salto de agua hacia Chira que se realizará para producir energía. Además, la empresa también está obligada a garantizar en todo momento, incluso en la fase de construcción de la central hidroeléctrica, la disponibilidad mínima de un volumen de agua de 300.000 metros cúbicos en cada embalse para que los agricultores tengan asegurado el riego de los cultivos.

El agua del mar

Pero, dado que las precipitaciones no reportan los recursos suficientes para poner en marcha esta central hidroeléctrica, en el proyecto de construcción, que se encuentra en la fase de exposición pública, se incluye la implantación de una desaladora de agua de mar (EDAM) con una capacidad de producción de 5.200 metros cúbicos diarios, lo que supone 1,8 hectómetros cúbicos anuales. Precisamente una de las funciones de esta desaladora, que se levantará en suelo de San Bartolomé de Tirajana, es aportar a la presa de Soria unos 5 hectómetros cúbicos en un plazo de cinco años desde que comience la explotación de la central. El compromiso establece que cuando entren en servicio las instalaciones el citado embalse cuente con ese nivel acumulado.

También contribuirá la desaladora a mantener en todo momento los 300.000 metros cúbisecos reservados en cada presa para atender la demanda de los agricultores, y a compensar las pérdidas por evaporación y también para reponer las extracciones para riego cuando el volumen acumulado baje de los 5 hectómetros cúbicos.

Según consta en el proyecto, las bombas de agua cuando alcancen su máxima potencia podrán mover de un embalse a otro 1,66 hectómetros cúbicos (1.660.000 litros) en un ciclo habitual de 7 horas, y 5,7 hectómetros cúbicos (5.700.000 millones) en una situación extraordinaria en la que se mantengan en marcha unas 24 horas. Cuando se ha bombeado de Soria a Chira todo el volumen de agua aprovechable, aún queda en Soria agua equivalente al 32% de su capacidad.

Tiempo de llenado

El proceso de llenado de los embalses de Chira y Soria necesario para la puesta en marcha de la central hidroeléctrica tardará un periodo medio de 29,18 meses puesto que se prevé que sea de un máximo de 44 meses a un mínimo de 15, según las simulaciones incluidas en el proyecto reformado de construcción del salto de agua.

Basándose en la capacidad de producción de la desaladora que aportará el agua industrial, establecida en 1,8 hectómetros cúbicos al año, y el volumen almacenado en las dos presas a lo largo de 1970 a 2013, el proyecto concluye que el agua desalada que se necesita variará entre un mínimo de 2,11 millones de metros cúbicos, un máximo de 6,57 y una media de 4,35 millones.

El estudio de aportaciones del proyecto de Chira-Soria que se somete ahora a información pública concluye que las necesidades de agua industrial vendrán más condicionadas por el almacenamiento de agua disponible en el embalse Soria, que por las propias aportaciones del agua de lluvia.

Compartir el artículo

stats