Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cabildo

La SGAE acordó el precio del chalé antes de la convocatoria pública del Cabildo

Un certificado revela que los 2,65 millones se habían negociado desde el mes de marzo de 2018 | Los partidos de la oposición sospechan sobre el uso educativo

La directiva de la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE) acordó vender la Casa Fuentes desde el 6 de marzo de 2018 y por el precio de 2,65 millones de euros, cuatro meses antes de la convocatoria pública del Cabildo de Gran Canaria para adquirir el inmueble destinado a la sede de la London School of Economics, según releva un certificado incluido en el expediente elaborado por el Servicio de Patrimonio de la corporación insular para comprar ese edificio.

Ese documento aumenta las sospechas sobre la operación realizada por el gobierno insular de Antonio Morales, calificada por los grupos de la oposición como “un ensayo” del polémico procedimiento para adquirir por 4,06 millones las fincas de Amurga a familiares de Román Rodríguez, líder de Nueva Canarias (NC).

Aparte de las cartas que confirman que el Cabildo negoció y decidió comprar el chalé de Ciudad Jardín al menos seis meses antes de abrir una convocatoria pública para que otros propietarios ofertaran sus inmuebles, este documento de la SGAE refleja que el precio de 2,65 millones de euros también estaba fijado antes de que el gobierno insular encargara una tasación a una empresa externa, que valoró el chalé en 2,72 millones de euros.

Se trata de un certificado del secretario general de la SGAE, firmado en Madrid el 27 de diciembre 2018, que fue requerido para formalizar la compraventa ante notario. En el texto se afirma literalmente que “el Consejo de Dirección de la Sociedad General de Autores y Editores, en su sesión válidamente celebrada el 6 de marzo de 2018, aprobó por unanimidad de sus miembros presentes y representados el siguiente acuerdo: la venta del inmueble ‘Casa Fuentes’, en la calle Doctor García Castillo (sic), 11, de Las Palmas de Gran Canaria por el importe inicialmente propuesto de 2.650.000 euros, facultando a la Administración a llevar a cabo los trámites necesarios para materializar la operación”.

Patrimonio

En el informe jurídico elevado por el Servicio de Patrimonio al consejo de gobierno del Cabildo, la jefa de ese departamento señala que el 2 de octubre de 2018 se solicitó oficialmente a la SGAE el precio de venta ofrecido y el certificado registral, que fueron entregados el 16 y 17 de octubre.

Este nuevo documento de la SGAE, según los grupos del PP y de CC en el Cabildo, reafirma que la convocatoria pública para la sede de la London School, a la que se presentaron otros tres vendedores (uno fuera de plazo), fue “un paripé similar” al del concurso para la compra de los terrenos de Amurga, al que se invitó a otros propietarios de fincas rústicas para “revestir de legalidad un pelotazo” de la esposa y los cinco cuñados de Román Rodríguez.

Además, los grupos de la oposición han encontrado otras dos incongruencias en el expediente, esta vez en sendos escritos de la Sociedad de Promoción Económica de Gran Canaria (Spegc). En la denominada “Memoria justificativa para la adquisición del edificio como sede institucional del Cabildo para el desarrollo de actividades de promoción económica, educativas y culturales”, de fecha 17 de julio 2018, siete días antes de anunciarse la convocatoria pública para buscar la mejor oferta de inmuebles, el director de ese organismo del Cabildo solicita un inmueble en una zona céntrica de la ciudad y con una superficie mínima de 1.000 metros cuadrados.

Sin embargo, en un punto de su escrito, que la oposición entiende como un posible lapsus que delata la operación, el director de la Spegc afirma que “las características del edificio ofrecen muchas opciones para el desarrollo de las actividades vinculadas a la promoción económica, actividades educativas y otras de carácter institucional entre las que encajan las propuestas en el marco del Canary Islands Future Digital Lab”, el proyecto de la London School.

Respecto a las características del inmueble que solicitó la Spegc, los grupos de la oposición no han encontrado ningún documento donde se establezca a priori que el edificio debía disponer de plazas de aparcamiento, ser independiente y tener uso cultural en el planeamiento vigente, razones por las que se desecharon las otras dos ofertas (un edificio en Vegueta y una planta en el edificio Dunas Canteras).

En otro informe complementario de la Spegc, del 25 de septiembre, se matiza que “la naturaleza de las actividades a realizar en el edificio serían las propias de carácter institucional, cultural o como centro para atender a representantes de empresas, inversores o entidades económicas políticas y culturales”.

El inmueble, añade el documento, “debe tener espacios y oficinas adecuados para mantener reuniones de trabajo con los representantes de esas entidades y la realización de conferencias, ponencias y talleres en las materias culturales y socio-económicas”. No obstante, el director de la Spegc aclara que “las actividades educativas no tendrán naturaleza reglada y serán actividades formativas en materias culturales y socio-económicas”.

Este último párrafo levanta suspicacias entre la oposición, pues el gobierno insular de Morales ha explicado en numerosas ocasiones que la Casa Fuentes se compra para que sea la sede en Canarias de ese prestigioso centro educativo británico. Al respecto, sospechan que no se utilizará con fines educativos, sino como un espacio para que se instalen numerosas empresas, el denominado coworking.

Según documentos publicados por este periódico el pasado domingo, el gobierno de Morales (NC-PSOE) acordó comprar la Casa Fuentes al menos seis meses antes de realizar la convocatoria pública para adquirir el inmueble destinado a la sede de la London School of Economics en el Archipiélago.

Los documentos de la operación revelan que desde enero de 2018 se había decidido ubicar ese centro educativo en el chalé de la calle Doctor García Castrillo, pero a finales de julio se abrió una oferta pública para todos aquellos propietarios que dispusieran de inmuebles en la capital con unas determinadas características. Aparte del edificio de la SGAE, se presentaron otras tres propuestas, que fueron rechazadas por distintos motivos.

Compartir el artículo

stats