La popular María del Carmen Rosario Godoy se convirtió este sábado en la nueva alcaldesa de Agaete después de cuatro años en la oposición al arrebatarle los socialistas el gobierno municipal la pasada legislatura al unirse a ALPA-NC. Durante su discurso, tendió la mano al grupo socialista, ahora en la oposición, y "dejar rencillas personales y de partido para luchar por el municipio". Una de sus primeras medidas tras llegar al cargo será hacer una auditoría sobre la gestión del socialista Juan Ramón Martín Trujillo en el gobierno municipal.

La alcaldesa, que utilizó la fórmula de jurar para tomar el bastón de mando, se emocionó al agradecer a sus padres -su madre estuvo presente en el pleno- la educación recibida y también al hacer referencia a su marido Antonio Calcines, fallecido el 18 de diciembre de 2018 y que durante 18 años ejerció también de alcalde de la villa.

Tras el acto de investidura, y al son de la Banda de Las Nieves, la alcaldesa se arrancó a bailar en las puertas del ayuntamiento entre los vecinos que la esperaban para felicitarla. Una victoria que dedicó a su marido y a su padre.

Minutos antes, en su primer discurso como regidora y tras el juramento y promesa de los nuevos concejales de la corporación y la votación para la investidura del nuevo alcalde, María del Carmen tendió la mano a la oposición, encabezada ahora solo por el PSOE después de que ALPA-NC no hubiera obtenido concejales, y a todos los que quieran trabajar por el bien de Agaete.

"Dejar las rencillas personales y de partido para luchar todos por el municipio", dijo entre los aplausos de los asistentes, que no pararon de vitorear y de piropear al nuevo equipo de gobierno del PP, que ha obtenido ocho concejales frente a los cinco del PSOE en las pasadas elecciones del 26-M.

La primera medida de la alcaldesa, que utilizó la fórmula del juramento para asumir el cargo, será, sin embargo, hacer una auditoría sobre la gestión de los socialistas, cuyo máximo responsable ha sido el ya exalcalde Juan Ramón Martín Trujillo.

El momento más emotivo fue cuando se refirió a sus padres, a los que agradeció "la educación en igualdad' que le habían dado. Y en concreto, a su madre Carmen Godoy, a quien calificó de "una mujer luchadora". Y, por supuesto, a su marido Antonio Calcines, fallecido el 18 de diciembre de 2018 y que durante 18 años ejerció también como alcalde de la villa.

"Para mí, después de 28 años, es un día en el que me encuentro sola. Siempre he estado acompañada de quien ustedes saben", señaló María del Carmen Rosario con la voz entrecortada, mientras recibía el aplauso de sus paisanos para animarla, incluido un espontáneo: '¡Arriba, Menchu!'. "Esta victoria que ustedes nos han dado se la dedico a los hombres que más me han querido en mi vida: a mi padre y a mi marido", indicó entre los aplausos.

Sus palabras emocionaron a su madre Carmen Godoy, de 87 años, que seguía el acto en la primera fila destinada al público acompañada por otros familiares y por la secretaria general del PP en Canarias y parlamentaria, María Australia Navarro, que también estuvo en la investidura.

Se trata de la séptima legislatura de las diez desde que hay democracia en que los populares han conseguido gobernar en Agaete. El PSOE solo ha estado en tres ocasiones al mando de la villa.

La nueva alcaldesa terminó diciendo que podía tener muchos defectos "como todo el mundo", pero a lo que nadie la ganaba era en "capacidad de trabajo", y volvió a reiterar que tendía la mano "a todos" los que quisieran trabajar por mejorar el municipio.

Minutos después ya tenía el bastón de mando y las llaves del ayuntamiento en sus manos y salía al balcón municipal a saludar a los vecinos, del que colgaba una pancarta: "Salvar Agaete" contra el macromuelle que pretende construir el Gobierno de Canarias. La alcaldesa ha dicho que, en este asunto, aceptará lo que diga el pueblo después de que se informe sobre el proyecto.

El acto de constitución del nuevo ayuntamiento se desarrolló sin incidentes, aunque con el inconveniente de la estrechez del espacio donde se desarrolló el pleno dado que el Consistorio está situado en una antigua casona canaria de la familia Armas por lo que muchos vecinos tuvieron que seguir el pleno en el patio y en la calle. Así como el nerviosismo y emoción de los que entraban y el pesar de los que salían.

El socialista Juan Ramón Martín Trujillo se despidió de sus vecinos afirmando que desde la oposición seguirá trabajando "por y para" Agaete y "fiscalizando y controlando al equipo de gobierno" como representantes electos de los ciudadanos. Y recordó algunos de los logros de su grupo de gobierno durante estos cuatro años: "Hemos puesto los cimientos para un Agaete del futuro. El proyecto para un Agaete accesible, respetuoso con el Medio Ambiente y de participación ciudadana contra los que quieren imponer sus caprichos para destruir nuestro patrimonio, todo aquello que nos identifica como pueblo". Trujillo recordó a los vecinos que "nada, ni nadie" debe decidir por Agaete y sobre lo que sus habitantes quieren para el municipio. "No a la destrucción de nuestra costa, no a la destrucción de nuestro paisaje, no al macromuelle", apuntó. Él también tendió la mano a María del Carmen para trabajar por sus vecinos y por la comarca del Norte.