Los vecinos de Tunte decidieron que el día del patrono del municipio no podía quedar sin celebrar. Las advertencias de suspensión por la ola de calor quedaron anuladas por el clamor popular, al reclamar los habitantes del casco de la Villa la celebración de los actos religiosos, frente a un bando de prohibición de la Alcaldía.

En la mañana de este sábado se celebraron la misa y procesión con apoyo popular. Estaban cuatro concejales del gobierno local, además del grupo municipal de Agrupación de Vecinos al completo, además de los consejeros del Cabildo grancanario Marco Aurelio Pérez y José Miguel Bravo de Laguna.

Al finalizar la misa, y pese al intento de la Policía Local de prohibir la salida de San Bartolomé en procesión, para dar cumplimiento al bando de Alcaldía, el párroco Armando Ladeiro y el sacerdote Vicente Santana les expresaron a los agentes que los vecinos habían solicitado a la parroquia la celebración de los actos religiosos y que ellos como ministros sacerdotales tenían que estar al lado del pueblo.

Así, con un amplio número de vecinos acompañando al santo, se celebró la procesión de San Bartolomé entre vítores de los vecinos, que impusieron su voluntad a la autoridad de la alcaldesa.