Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Mogán

Arguineguín aprende a leer en braille

La Biblioteca Municipal incluye por primera vez dos libros en braille en su catálogo para satisfacer el interés del joven Quintín Siverio, de 12 años

Quintín Siverio junto a su familia en la Biblioteca Municipal de Arguineguín, en Mogán.

La ceguera no impedirá que Quintín sea periodista. Un pequeño bastón dirige sus pasos hasta la Biblioteca Municipal de Arguineguín, lugar al que acude con sus amistades para estudiar, hacer los deberes y, por fin, leer. Gracias a él y a las gestiones realizadas por el Ayuntamiento y la Red de Bibliotecas, el pueblo de Mogán ha logrado que se incluyan por primera vez dos libros en braille en el catálogo que permitirá a los usuarios invidentes acceder y disfrutar de la lectura.

Quintín Siverio aparece arropado por toda su familia, lo envuelve un desparpajo natural que lo hace ser conocido en el pueblo a sus 12 años. Se apunta a todo, desde cantar y tocar el piano a participar en fiestas y, cómo no, a ir a la biblioteca. Con sus dedos lee los primeros puntos en relieve de las novelas en braille que ha donado la Delegación Territorial de Canarias de la ONCE, Historia de una gaviota y del gato que le enseñó a volar, de Luis Sepúlveda, y El misterio de las Afortunadas, su favorito, del grancanario Juan Carlos Saavedra.

Todo empezó cuando el personal de las instalaciones supo que Quintín no tenía qué leer, cuenta Luna González, responsable del servicio. Entonces, comenzaron las gestiones y, después de varios meses, se consiguió la cesión. "Si hay más gente invidente, queremos que sepan que el material está disponible", indica. La incorporación de los dos volúmenes se suman a la treintena que están habilitados en las dependencias de la Biblioteca Pública del Estado.

Un software para leer en braille

"Me sentí muy contento cuando los trajeron, aunque aún no se los he podido leer a mis amigos", dice Quintín, lo que tienen las vacaciones navideñas. Representando la historia en su cabeza, suspira pensando, "si yo estuviera ahí...", imaginando las aventuras que recorren esas páginas.

Al mes de nacer, se les notificó a Quintín -padre- y Mari Pino Suárez que su hijo pequeño sufría un glaucoma. La presión interna del ojo produjo daños en el nervio óptico, por lo tanto, no es capaz de visualizar las imágenes que sus pupilas captan. "Al principio, cuando te dicen que el niño no ve, es lo más duro, lo asimilas, y hemos tenido la suerte de que tanto en el colegio como en el instituto se han comportado", relatan. Por su parte, Quintín bromea bajo la atenta mirada de su hermana Claudia, "mucha, mucha gente se ríe a veces, pero no se lo digo a los profes porque luego me preguntan si estoy bien y me ayudan".

Empezó a aprender a leer en braille en la etapa de Infantil. Una monitora de la ONCE venía tres veces por semana a enseñarle y, a medida que los estudios fueron avanzando, se le iban adaptando los recursos didácticos, realizados en Madrid. Asimismo, dispone de una máquina de escribir tanto en casa como en el instituto para realizar sus quehaceres diarios y echa un poco el rogado para que le instalen el programa JAWS, un software lector de pantalla para invidentes, en los ordenadores públicos. Quintín sabe tocar el piano aunque nunca haya leído una partitura, todo lo saca de oído y toca desde reguetón hasta pop, lo que se le pida y más si es la fiesta de Nochebuena.

Los recursos de la ONCE

En septiembre de 2019, se inauguró la primera tifloteca del Archipiélago en la capital grancanaria con un catálogo de 60.000 obras, dependiente de la ONCE. José Antonio López, delegado de la organización en Canarias, explica que este material es de dificultosa creación y su edición y distribución es realizado por el Servicio Bibliográfico de la ONCE, con sede en Barcelona y Madrid. "El inconveniente del braille es que ocupa mucho sitio, por ejemplo, El Quijote tiene en torno a veinte volúmenes", apostilla, "está bien que las bibliotecas públicas tengan libros en braille, pero es difícil que vayan a poder gestionar una gran cantidad". Por ello, otras adaptaciones que se han contemplado en los últimos años consisten en los audiolibros, las impresoras 3D o la adecuación de dispositivos inteligentes mediante programas informáticos que puedan reproducir las líneas del código.Bibliotecas inclusivas

"Las bibliotecas públicas reciben a todo tipo de personas y no puede haber ningún tipo de barrera para que accedan a la cultura", sentencia Ariel Brito, representante de la Asociación de Bibliotecarios y Documentalistas de Canarias. Refiriéndose a la Ley de la lectura y de las bibliotecas de Canarias, informa de algunos dispositivos que salvan estos obstáculos como los bucles magnéticos para usuarios con discapacidad auditiva; la adaptación de teclados y ratones para movilidad reducida de manos; la Telebiblioteca, un acercamiento de libros a domicilio; y el método de lectura fácil, donde se emplea un 5% de los fondos a bibliotecas financiados por el Cabildo para fomentar la integración.

Quintín ya sabe qué le pedirá a los Reyes Magos y también a dónde quiere encaminar su futuro. El periodismo de deportes era su primera opción y ahora cree que es mejor el tiempo, siempre tan soleado en Arguineguín. Tal vez, algún día, escriba aquí.

Compartir el artículo

stats