El Boletín Oficial del Estado (BOE) publicó la pasada semana la solicitud de autorización administrativa para que la empresa Violeta de Anaga, S.L. construya una subestación eléctrica para alimentar una serie de instalaciones fotovoltaicas que tiene en La Herradura, Piletillas, Salinetas y Tufia, en el término municipal de Telde. La edificación, sin embargo, se prevé levantar en Agüimes, por lo que su línea de evacuación hacia la subestación de Lomo Gordo provocaría, de prosperar el trámite administrativo, un total de 68 expropiaciones en los municipios de Agüimes, Ingenio y Telde.

Será la Dirección General de Energía del Gobierno canario la encargada de autorizar la instalación de la subestación, algo que, según indicaron fuentes de ese Departamento, podría darse en unos seis meses si ninguno de los organismos afectados presentan "informes negativos insalvables". Además de a particulares, las expropiaciones también afectan a instituciones como el Ayuntamiento de Agüimes, el de Ingenio y el de Telde, y varias parcelas son propiedad también del Cabildo de Gran Canaria. Por otro lado, algunos de los terrenos fueron cedidos en su momento a los vecinos de determinados barrios como Cruce de Arinaga o Carrizal de Ingenio.

Según las mismas fuentes, una vez se conceda la autorización administrativa para llevar a cabo la obra, daría comienzo el procedimiento de expropiación con el levantamiento de actas previas por parte del Servicio de Actuación Administrativa para lo cual se convocará a todos los afectados a través de una nueva publicación en el Boletín Oficial de Canarias (BOC).

Lo que prevé construir Violeta de Anaga, S. L. es una subestación de 502 metros cuadrados que se dividen en 193 metros para la sala del transformador de potencia de intemperie, 105 metros para la zona de interior de 66 kilovatios, 57 metros para las salas de las celdas de las líneas de tensión y otros 57 metros para la sala de control. Este edificio se emplazará en el Barranco de Balos, concretamente en la parcela 27 del polígono cuatro.

En lo que respecta a la línea de evacuación, la empresa pretende instalar una ruta subterránea de 17,2 kilómetros desde la subestación de Balos hacia el punto de conexión, que se encontrará en la subestación de Lomo Gordo. El presupuesto total ascendería a 4.987.262,77 euros, con los que la compañía prevé realizar toda la actuación.

A partir de este momento, el proyecto y la solicitud de utilidad pública serán sometidos a información pública para que, en los plazos establecidos por la ley, cualquier afectado o interesado pueda conocerlo y presentar alegaciones. Igualmente, aquellas personas que entiendan que se ven afectadas podrán presentar sus reclamaciones para que sean tenidas en cuenta por la administración.

Sobre este proyecto, fuentes del Consistorio de Agüimes admitieron que son "simples espectadores" en todo el proceso y que todavía no fueron notificados sobre las expropiaciones de los terrenos municipales, ya que primero se tiene que declarar la obra de utilidad pública y autorizar el inicio de los trámites para llevarla a cabo. Una vez se haga ese trámite, cederán los terrenos que fueran necesarios.