Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Carreteras

"Será absolutamente necesaria una obra que se llame nuevo acceso a Telde"

"El derrumbe del Tívoli en diciembre es una incidencia de nivel extraordinario", señala el jefe de Servicio de Obras Públicas del Cabildo

Francisco Rodríguez-Batllori, durante su intervención.

Francisco Rodríguez-Batllori, durante su intervención. JUAN CASTRO

Ante el derrumbe de Tívoli en diciembre y, ahora, el colapso de la GC-1 por el accidente del lunes, se ha organizado la ponencia ¿Conservamos bien las carreteras? ¿Qué diría usted?

Sí, conservamos bien nuestras carreteras. En la consejería de Obras Públicas y Transportes del Cabildo de Gran Canaria tenemos un presupuesto alto, el más alto del Archipiélago, y creo que lo hacemos razonablemente bien en relación a lo que es conservación y explotación. El equipo que hay en esta consejería es increíblemente bueno. Las carreteras se conservan bien, pero las carreteras, como la salud, siempre podemos estar mejor, pese a los 1.600 km que tiene esta Isla, donde es inevitable que surjan incidencias, para las cuales estamos preparados para resolverlas. La que ocurrió en diciembre es una incidencia de nivel extraordinario. No se cae un muro en la primera vía de la Isla todos los días y este servicio reaccionó rápidamente. Es difícil que alguien lo pudiera hacer en menos tiempo.

¿Cómo vivió diciembre?

Esos días no se pueden imaginar, no puedo explicarlo, a lo mejor la pregunta es cómo los vivió mi mujer. Con un estrés inimaginable debido a que es la arteria principal de la ciudad, equivale a que se te obstruya la aorta. Es un episodio de la máxima gravedad en la economía de esta isla. En tres días y medio se pudieron abrir dos carriles trabajando 24 horas al d ía, sábados y domingos y con unas ciertas discusiones con los subcontratistas que hacían los pilotes.

¿C uál es el modelo alternativo?

La planificación insular no es nuetra competencia. Pero la gente tiene que saber que se está trabajando en alternativas. Una es reducir los coches vía transporte público, y saldrá el tren. En segundo lugar, será absolutamente necesaria una obra que se llame nuevo acceso a Telde, antes llamada tangencial, que permita que haya un vía alternativa. Somos la única ciudad con una vía de entrada. Hay ciudades como Cádiz que tienen dos entradas y puentes para cruzar la bahía. Que haya una única alternativa hace que la situación sea, no crítica, pero sí de alto riesgo.

¿El soterramiento es una vía?

En relación a los túneles, bien, pero son muy caros de mantener y peligrosos. Un accidente en este tipo de vías es de una gravísima emergencia y hay que proyectarlos solo cuando no hay más remedio. No descarto ninguna solución, pero no pongamos soluciones únicas para todo.

¿En relación al reasfaltado de las vías secundarias?

A mí me gustaría estar como cuando tenía veinte años, que daba un salto de tres metros y no pasaba nada, pero ahora no es así. Dentro de los 78 millones de la Consejería hay 8 millones destinados a reasfaltado al año. La red de carreteras en Gran Canaria tiene tres etapas: la primera, comunicar grandes núcleos, como la que va a Telde, Gáldar y a Santa Brígida, son aquellas hechas por don Juan León y Castillo; después de la Guerra Civil, en los años 40, empiezan a hacerse carreteras con las máquinas de aquella época, pero mi abuelo, que era médico, iba a ver a sus pacientes a Mogán o a La Aldea en barco o a lomo de mula hacia Tejeda; y a partir de los años 70, empezamos con las carreteras de alta capacidad con la carretera al aeropuerto. El problema es que las carreteras de los años 40 están alcanzando el fin de su vida útil, que se estima en unos 50 o 75 años. No hay infraestructuras que duren toda la vida. Por ello, hay que replantearse reposiciones y vías alternativas.

Con el tráfico actual.

Por ejemplo, el Gobierno de Canarias ha encargado un proyecto de reordenación de enlaces en la GC-1 por la zona de Telde y el principal problema del proyectista va a ser cómo hacer la obra sin afectar al tráfico, porque no pueden quitar ni un carril.

Y tampoco se puede ampliar.

No hay sitio, la GC-1 está tan constreñida que no queda lugar.

En regiones como Aragón se está realizando un asfalto ecológico , ¿en qué medida aplican estas políticas?

El problema del medioambiente es transversal. Todo tiene que ir enganchado. Hay que compaginar el respeto al medioambiente que tenemos que dejar a nuestros hijos y tener una calidad de vida que exige la sociedad. No puedes ir por las carreteras, sobre todo en invierno que es cuando llueve, con la preocupación de que se te caiga una piedra encima. Por eso, dentro del respeto al medioambiente lo compaginamos con la seguridad, por ejemplo, intentamos hacer el muro lo más bonito posible con piedras del lugar para que se mimeticen con el terreno, evitamos los muros de hormigón, evitamos los grandes desmontes. Además, durante este año en el que hemos reasfaltado una serie de tramos en la Avenida Marítima y en la GC-1 entra una fresadora, una especie de rodillo de uñas muy duras de acero, que fresa el material, se lleva cinco centímetros y ese material se lleva a la planta de aglomerado, se le añade, se limpia y se vuelve a hacer asfalto con una cierta mezcla porque el problema que tenemos es que los áridos que tenemos en Canarias son volcánicos. Estos no son iguales a las calizas que tienen en la Península, pero intentamos reutilizarlo porque las canteras no son tan fáciles de explotar en las Islas. No solo por el medioambiente sino también por razones económicas.

¿Viene con un cambio social?

Soy técnico, no filósofo. Lo digo porque es la pregunta del millón. Una cosa que parece muy simple, ¿por qué no hacemos el transporte de mercancías por la noche cuando las carreteras están vacías? Sí, pero las mercancías van a un hotel o a un supermercado, donde no habrá nadie para recogerlas. Tendrías que reorganizar las labores para que hubiera gente en ese horario.

Compartir el artículo

stats