Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Agüimes

El Puerto de Arinaga necesita refuerzos para consolidar el tráfico industrial

Yecasa, la principal promotora, necesita infraestructuras y prácticos para disminuir costes en relación a La Luz

Vista del Puerto de Arinaga con actividad durante la jornada.

Vista del Puerto de Arinaga con actividad durante la jornada. YAIZA SOCORRO

El Puerto de Arinaga ha sido uno de los emplazamientos marítimos más controvertidos de las últimas décadas. Ubicado en el sureste de la isla de Gran Canaria, en el municipio de Agüimes, se proyectó como una baza de apoyo para el concurrido Puerto de la Luz y, a pesar de ello, años de inactividad así como una escasa presencia de empresas que operasen en él dejaron un amargo sabor de boca para la logística mercantil.

No obstante, los últimos datos arrojados por la Autoridad Portuaria de Las Palmas al término de enero evidenciaron el aumento del movimiento total de toneladas en Arinaga, las cuales se elevaron a un total de 258.774, debido al tráfico de mercancías y, en menor medida, a la captura de pesca fresca y el avituallamiento de agua y combustible para los buques. De la misma manera, el Puerto alzó el número de buques en 104 unidades frente a los 77 de 2018 que tiene como denominador común el movimiento de graneles sólidos.

La llegada del grupo empresarial canario Yecasa en marzo de 2019 conllevó la inauguración de una terminal y almacén de graneles en el puerto que supuso una inversión de 8,5 millones de euros. Además, la adjudicación de dos nuevas parcelas para ampliar las terminales supone un montante de alrededor de 15 millones de euros en total. Si bien la inversión económica ha sido un signo del compromiso del conglomerado por mantener su base en el Puerto, Enrique Delgado, presidente de la entidad, apunta que "es un esfuerzo tremendo que estamos realizando nosotros casi en solitario porque no recibimos ayudas de nadie sobre los problemas que tiene el Puerto de Arinaga".

"No hay infraestructura marítima ninguna, estamos pagando un dineral tremendo por los atraques con remolcadores, muchísimo por los prácticos, más que cualquier otra empresa que esté en el área del Puerto de la Luz", subraya Delgado. La pérdida de explotación es un inconveniente para el desarrollo del sector, que ya de por sí ha mostrado un incremento del 1.380,81% con respecto al ejercicio anterior por movimientos de graneles sólidos, registrado en la Memoria Anual de 2019. El empresario alude al "aguante" que caracteriza a su marca, pero "hoy por hoy no nos sale a cuenta y esperamos y deseamos que en breve esto se pueda normalizar".

La gestión portuaria

Luis Ibarra, presidente de la Autoridad Portuaria de Las Palmas, afirma que "nuestro compromiso es que este año se saquen todos los pliegos de prescripciones técnicas y, en relación a Arinaga, el de practicaje y el de práctico". Las fechas que maneja son entre febrero y marzo y admite que los servicios que se prestan actualmente en el muelle son "francamente mejorables". "Entendemos que Arinaga se ha convertido en un muelle adicional de La Luz con una finalidad muy específica: deportación del tráfico de chatarras e importación y exportación de graneles sólidos, aparte de las descargas de bituminosos para el sector de carreteras de la Isla". El traslado de la operativa desde el Puerto de la Luz ha supuesto una reducción de 163.864 toneladas en favor de las 153.116 que ha recibido Arinaga.

Los graneles sólidos consisten, en su mayoría, en áridos y otros elementos como la arena, dolomita y el cemento. A lo largo de la última década, Arinaga ha experimentado un crecimiento desde 0 hasta las 153.116 toneladas. El tráfico, que crecía poco a poco, tuvo un repunte en el 2016 debido a unas maniobras específicas de la temporada. En los dos años siguientes vuelven las cifras estándar y repunta con la entrada de Yecasa. Las cinco empresas concesionarias presentes en el actual ejercicio son Asfaltos de Arinaga, Satocan, Endesa, Megaturbinas Arinaga y Yecasa. "Arinaga ya tiene una actividad, no como en 2011, cuando estábamos en peligro de devolver a la Unión Europea los fondos invertidos", comenta Ibarra, "lamentablemente, no ocurre lo mismo con la Zona Franca, ya que, con la caída de Petrosigma y otras empresas, hay poco recorrido en la formación del hub".

En agosto de 2016, Otech y Satocan renunciaron a la instalación de una escuela de formación de trabajos submarinos y, en paralelo, Petrosigma canceló sus operaciones para instalar un depósito. Asimismo, en 2012 se planificó la construcción de un centro biotecnológico de algas promovido por la Sociedad de Promoción Económica de Gran Canaria (Spegc) del Cabildo que espera por su ejecución.

Por ello, la entrada y mantenimiento de Yecasa es una oportunidad debido a que otras opciones como la inclusión de tráfico de pasajeros con las navieras, se han descartado: "Es una línea que hemos abandonado porque ninguna empresa ha mostrado interés y los estudios económicos que tenemos nos dicen que no es viable", sentencia Ibarra.

El tejido marítimo y su evolución afecta al Polígono Industrial de Arinaga, cuyo presidente, Juan Acosta, determina que la valoración es muy positiva después de tantos años. Los casi 700 empresarios que operan en la zona demandan un aumento de los servicios marítimos. "Así también se alivia bastante el tráfico del Puerto de la Luz, el cual solo tiene una entrada y esto le obliga a que en un futuro próximo poner en marcha a Arinaga".

Las aspiraciones del muelle son, dentro de la posición estratégica que tiene Canarias como punto de referencia para el comercio procedente tanto de América y África, establecer un enlace. Óscar Herández, alcalde de Agüimes, informa de que hay pretensiones por parte de una producción química por instalarse en el muelle, "este puente al continente africano junto a las actuales operaciones suponen una previsión de mayor crecimiento en los próximos años".

Compartir el artículo

stats