Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Moya

Una muestra para que se 'vaya el baifo'

Cien obras de nueve maestros son las estrellas del I Salón Canario del Humor Gráfico y la Caricatura

Visitantes durante la inauguración ayer de la exposición 'Se nos fue el baifo' en la Casa-Museo Poeta Tomás Morales en la Villa de Moya. LP / DLP

La Casa-Museo Tomás Morales de Moya acoge desde anoche el centenar de obras de nueve maestros isleños de la sátira ilustrada en Se nos fue el baifo, el I Salón Canario del Humor Gráfico y la Caricatura. Una iniciativa con la que se pretende recuperar el lustro de una representación artística que vivió una época dorada en el Archipiélago a mediados del siglo pasado, y que se ha escondido un poco en los últimos tiempos.

Viñetistas como Padylla o Morgan, ilustres reconocidos del humor gráfico actual en las Islas, acompañan a nombres propios de este arte como Rafael Bethencourt, Rafaely, o Eduardo Millare Sall, alias Cho Juaá. Pero quien tuvo ayer un reconocimiento especial en la inauguración de la muestra fue Harry Gordon Beuster, que ganó el IV Baifo de Oro a título póstumo. Este galardón viene de lejos, ya que los caricaturistas de los años 70 fundaron ya una asociación entre ellos en la que llegaron a otorgar tres de estos premios a Paco Martínez, Rafaely y Cho Juaá. Este cuarto es una forma de continuar con su legado.

El presidente de la Asociación Canaria de Humoristas Gráficos y Caricaturistas, Néstor Dámaso, explicó que esta exposición se plantea "con el máximo respeto" por quienes consideran sus "padres artísticos" y deseando que no se les olvide, ya que su fama no se quedó solo en Canarias, sino que voló más allá del archipiélago. El trofeo que será concedido a Gordon Beuster ha sido diseñado por el artista Pascual Mota y ha gustado mucho entre los organizadores.

En la muestra, los visitantes pueden encontrarse con una representación de las mejores viñetas y caricaturas de Cho Juaá, Rafaely, Paco Martínez y el propio Harry Gordon Beuster. Igualmente, Padylla y Morgan también muestran algunas de sus mejores obras. A estos pesos pesados, se les suman otros nombres que pasan más desapercibidos, pero que ya reflejan una gran calidad. Además, también hay vitrinas en las que se encontrarán objetos personales de los artistas, como el pasaporte de Beuster, cartas que le enviaron sus fans por todo el mundo, o alguno de los pinceles con los que hacía sus creaciones.

Uno de los grandes objetivos que tiene la exposición, y la asociación que la promueve, es "recuperar" la obra de estos artistas del humor para que no quede en el olvido. "Es una pena que no se conozca lo importante que fueron, que llegaron a competir, incluso, en torneos internacionales", ensalza Néstor Dámaso. Para él, lo que aporta el humor gráfico en prensa es "fundamental" para el día a día de una población, ya que "habla de la realidad social, política y económica" desde la ironía, de una manera única y "fantástica".

Una asociación por necesidad

Néstor Dámaso señala que la asociación que preside, que nació tras una reunión que mantuvieron el verano de 2018, surgió de la necesidad de unirse, ya que todos funcionaban por separado, algunos de forma amateur y otros de manera profesional, pero cada uno por su cuenta. "En la España peninsular hay asociaciones muy fuertes que están muy bien representadas, y por qué íbamos a ser nosotros menos", comenta.

De hecho, ya han organizado tres exposiciones desde que nacieron como asociación, contando esta en la Casa-Museo Tomás Morales. Una de esas muestras se fue hasta una pequeña ciudad de Rumanía, donde fue muy aclamada la obra de los caricaturistas canarios. Recuerda cómo "una crítica de arte reconocida del país habló de las caricaturas que estaban presentes, y salió en la prensa local con gran aclamo". Un éxito que se repitió también en el centro comercial Las Arenas, donde se presentaron alguna sobras de Morgan o Padylla hace pocos meses.

Ahora, la asociación quiere salir a otras islas del Archipiélago, ya han mostrado interés salas de La Palma, pero la idea es poder hacer llegar esta muestra a la capital tinerfeña antes de partir hacia la Isla Bonita.

Compartir el artículo

stats