Las calles de la Vega de San Mateo permanecerán hasta mañana, Día de la Mujer, llenas de carteles con fotos de mujeres del municipio para celebrar este 8 de marzo. La iniciativa de la concejal de Igualdad, Álida Monzón, ha sido muy bien acogida entre las mujeres del pueblo, que se han prestado a poner su rostro en esta campaña viral que ha llamado la atención de televisiones nacionales, como Antena 3 o Telecinco.

El consistorio ha logrado que 297 mujeres vegueras hayan colaborado en esta campaña que apenas ha costado nada pero que ha tenido una repercusión inimaginable. El alcalde, Antonio Ortega, y los siete concejales colocaron los carteles durante la madrugada del pasado lunes para que el pueblo amaneciera plagado de fotos de sus vecinas.

"Solo tuvimos que sacar las fotos y plastificarlas porque nosotros nos encargamos de colocarlas por todas las calles del pueblo, no solo en el casco sino también en todos los barrios", dice Ortega. Los espacios públicos despertaron plagados de carteles "en señal de unión en la defensa de la igualdad", señala Álida Monzón.

"La gran participación de mujeres ha permitido que todos los carteles sean diferentes, transmitiendo así una imagen de inclusión e imparcialidad, toda vez que las mujeres participantes son de diferentes edades, profesiones e ideologías", afirma la edil.

Álida Monzón manifiesta que "esta iniciativa demuestra la unión de todas las mujeres vegueras, independientemente de su profesión, edad o ideología, porque en la defensa de la igualdad estamos todas a una. El domingo por la noche recogeremos los carteles y las vecinas que quieran se podrán llevar sus fotos de recuerdo. Ha sido un éxito y la iniciativa ha sido muy bien acogida".

En el casco del pueblo y en los barrios están también colocadas las vecinas de cada uno de ellos. "Están las veinte mujeres del club de fútbol femenino y las del club de gimnasia rítmica. Tenemos incluso el caso de seis mujeres mayores que son hermanas. Y cuatro generaciones de una misma familia también han participado: la nieta, la hija, la madre y la abuela. Las mujeres del centro ocupacional también están".

Marimar Rodríguez es una de las vecinas que han participado en esta campaña. "Hay personas que no se han atrevido porque el papel de la mujer siempre ha sido discreto, en segundo plano. Es una forma de que todos, independientemente de su sexo, vean la cantidad de mujeres que están implicadas en la vida social, cultural, laboral y económica del día a día del municipio y no son conscientes de que hay proyectos y negocios abanderados y sacados adelante por mujeres".

La mujer rural en la zona de medianías y cumbres ha tenido un papel fundamental en el hogar y en la economía. "Raro era un lugar donde el matrimonio no tuviese una tierrita y que la mujer se encargaba de la casa y luego iba a coger las papitas con el marido. O iba a buscar la leche del ganado que ordeñaba el marido, y a la vez pendientes de sus hijos y de la economía familiar. En un retrato están mi madre y mi abuela, que, aunque ella ya no está, fueron las que plantaron la semillita para que nosotras podamos llegar a lo que hemos llegado. ¿Por qué no iba a estudiar ingeniería agrónoma para poder ayudar a los agricultores de mi pueblo?".

Loli Barber es otra vecina veterana. "Despierta las conciencias de todas las mujeres, también de los hombres y de los grupos de mujeres que no se valoran porque tienen tendencia a lo que dicen los hombres de la casa. Ellas mismas se ponen piedras en el camino. Que se aflojen el cinturón, que salgan de la cocina y que miren más allá de la puerta de su casa".

"Esto ha sido un primer paso estupendo porque no hay nadie que pase de largo ante una foto. Todos se paran a mirar. Fue un despertar precioso. Todavía en los pueblos dura más el machismo, pero no por maldad sino por tradición de la sociedad patriarcal. Esto es un primer paso para que nos demos a conocer. Lo que nos propongamos hacer lo logramos, aunque está el freno de la timidez y la falta de valor. Ojalá todos los pueblos se copien de nosotros".

Sandra Sosa también participó en la campaña. "A mí me ha parecido una iniciativa innovadora y fantástica. Es un gran reconocimiento a las mujeres de nuestro pueblo y en general. Yo he sido una de las participantes y estoy encantada. Para mí ha significado mucho a nivel personal porque he elegido a la persona que más me ha marcado: mi hermana, que ha sido toda una referencia para mí". "Lo he asumido con mucho sentimiento. Mi hermana me enseñó todo porque perdí a mi madre de joven. Ella me representa. Ha sido una experiencia muy linda y será muy exitosa en años venideros. Es una forma muy original de valorar a la mujer", añade.

Además de los carteles, se han distribuido por el casco una treintena de lazos violetas que han sido elaborados por el Centro Ocupacional.