Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista | José Agustín Espino

"El premio es por la ayuda en los incendios y el derrumbe de La Laja"

"Yo no digo 'no' al tren, pero tampoco digo que 'sí'. Hay que hablar para facilitar la movilidad de las personas", afima

José Agustín Espino, en una terminal de contenedores en el Puerto de la Luz.

José Agustín Espino, en una terminal de contenedores en el Puerto de la Luz. JUAN CASTRO

El premio Roque Nublo en el ámbito Económico del Cabildo de Gran Canaria ha recaído este año en su organización. ¿Qué significa para los transportistas isleños?

Es un reconocimiento a un trabajo que siempre está ahí, el del mundo del transporte. Es un incentivo para los profesionales que están ahí noche y día para lo que se les necesite. Este sector, tan sacrificado, se ve reconocido después de casi 40 años de antigüedad de esta federación. Aglutinamos a los colectivos mayoritarios en el mundo del transporte en el Archipiélago, pero la Federación nació en Gran Canaria, aquí se hizo grande y ha sumado en todas las Islas.

¿Qué motivos han visto los consejeros del Cabildo para otorgarles este galardón?

Quiero pensar que uno de los motivos ha sido la dedicación en el incendio del pasado verano. Desde el primer momento estuvimos a disposición para llevar el agua a los bomberos con nuestras cubas. También por la buena coordinación entre el Cabildo y la Federación tras el derrumbe de la autovía del Sur en La Laja. Nos implicamos a fondo en el desvío de los vehículos largos y pesados por la circunvalación para facilitar que los demás vehículos pudieran circular por La Laja.

¿Cómo y cuándo se creó esta federación de empresarios?

Nació después de unos años de asociaciones pequeñas, que en el año 1982 se agruparon para constituir una federación de transportes. Arrancó con los guagüeros y los camioneros de Las Palmas y desde entonces ha ido creciendo. Ahora aglutinamos también a sectores como ambulancias, vehículos de alquiler y todo tipo de transportes, tanto regulares como discrecionales, y tanto de viajeros como de mercancías. No solo se ha crecido como sector económico, sino que se ha dimensionado, pues nacimos como organización provincial y hoy la Federación es de Canarias, con representación en todas las Islas.

¿Y cuáles son los principales problemas del sector del transporte?

Tiene distintos problemas y significativos. Es un sector sacrificado, pues las inversiones son muy cuantiosas para ejercer una profesión arriesgada. El primero es el de los precios de los combustibles, que se están moviendo constantemente. Los clientes nos piden presupuestos para un servicio hasta con un año de antelación, por lo que esos vaivenes nos están perjudicando. Sobre todo en los últimos tiempos, en que el precio de los carburantes está disparado. Aunque se creó una ley para el combustible profesional de los transportes públicos por carreteras, es poca ayuda si se compara con otros sectores de servicios públicos, como los aéreos o los marítimos, que tienen una exención total del impuesto general de los carburantes. Aspiramos a que eso se reconduzca. Lo hemos hablado recientemente con el consejero de Hacienda del Gobierno de Canarias y lo ha entendido. Hubo años en que la recesión económica no nos permitió avanzar en ese punto, pero la crisis ya se quedó atrás y lo que queremos es que se nos haga ese reconocimiento. Es de justicia que nos traten por igual.

¿Se sienten discriminados?

La crisis llegó a todos, pero no todos la siguen sufriendo de igual forma. Por ejemplo, el transporte escolar, una de las patas del sector de viajeros. En el año 2012 la Consejería de Educación nos pidió que hiciéramos un esfuerzo y rebajáramos los precios, porque al acabar el curso había que inyectar dinero para los comedores escolares. Estamos en el año 2020, la economía va mejor y no se nos ha regulado esa situación. Lo que pedimos es que se nos arregle lo que hemos dejado por el camino en estos años. Otro asunto que nos preocupa es el del tacógrafo. Ha tenido su misión, pero a nosotros nos ha empeorado y mucho el servicio, porque en Canarias no hay áreas de descanso. Hay cosas que no se saben, pero hay que decirlas. Cuando un vehículo grande tiene que descansar porque se le cumple el tiempo de conducción, tiene que parar en cualquier sitio, porque no hay áreas para ello, y eso está atacando a nuestro funcionamiento. Creo que las administraciones han hecho lo que han podido, pero no es suficiente.

¿Y qué más necesita el sector de las administraciones?

Pedimos que, como somos un sector transversal, nos ayuden a que sigamos funcionando. Por ejemplo, en este Puerto de La Luz ha habido enormes retrasos en las descargas, algo que afortunadamente ya se está arreglando, y algunas empresas se han visto abocadas al cierre porque no son productivas. Y cerrar una empresa de transportes no es como cerrar una tienda o un restaurante, que dejas de pagar el alquiler, te marchas y punto. Aquí se tiene que dejar el vehículo, la herramienta que es el corazón, el alma y la vida de una empresa de transportes. Las inversiones que se han hecho son fortísimas y debe haber una seguridad para que las empresas salgan adelante. Hay que cuidar a las empresas que tenemos porque, por razones obvias, son creadoras de empleos fijos.

Explíquese

Si una empresa enseña a alguien a conducir o a operar con guaguas o camiones, lo lógico es que no lo deje ir cuando ya está preparado para ejercer la profesión. Los empleos que se general en el transportes son fijos.

¿Está satisfecha la Federación con el arreglo que se ha dado al conflicto en el Aeropuerto de Gando entre los taxistas de Telde e Ingenio con los del resto de la Isla, especialmente con los taxistas de Las Palmas de Gran Canaria, San Bartolomé de Tirajana y Mogán.

Es una cuestión de los taxistas, que no pertenecen a la Federación. Yo llevo la comisión de transportes en la Confederación Canaria de Empresarios y es cierto que el aeropuerto nos ha dado muchos quebraderos de cabeza. No me voy a pronunciar al respecto porque las asociaciones del taxi no están en nuestra organización, pero creo que las soluciones no pasan por lo que está ocurriendo ahora, sino que habrá que tomar otras medidas. Pero no seré yo quien lo diga.

¿Qué opina la Federación de la propuesta del Gobierno de Canarias de crear un tributo verde a determinadas actividades, entre ellas el transporte?

Nosotros hemos propuesto a la administración algunos proyectos en el transporte colectivo. Podemos colaborar, y mucho, en la reducción de la huella de carbono. Pongamos todas esas ideas sobre la mesa y no estemos pensando siempre en una carga impositiva para resolver todos los problemas. Además, ese tributo acaba en una caja común y eso luego irá a un sitio o a otro. El Gobierno debe sentarse con los sectores implicados porque no está la economía para estar tirando cohetes. El combustible ya está muy caro y encima no nos devuelven el 100%, como a los otros sectores. No carguemos más las tintas. Hay que buscar soluciones, como cambiar vehículos antiguos por otros más modernos, que contaminen menos, pero no tiremos siempre para el bolsillo de los transportistas. Si se toman en consideración esas medidas no hace falta subir los impuestos.

El Cabildo de Gran Canaria y impulsa otra vez el proyecto de ferrocarril del Sur. ¿La federación es partidaria del tren o lo ve como una competencia?

Nos hemos pronunciado mucho al respecto. La administración está muy empeñada en el tren y, como transportistas, siempre dijimos y siempre diremos que hay que sentarse para buscar soluciones a la movilidad de la gente, que es lo que se quiere resolver con la construcción del ferrocarril. Es cierto que la carretera del Sur está colapsada continuamente. Y también es verdad que no se ha potenciado el transporte público existente. Yo no digo 'no' al tren, pero tampoco digo que 'sí'. Lo que digo es que hay que sentarse a hablar y buscar fórmulas para facilitar la movilidad de las personas. Si la solución es el tren, que se construya un tren, o dos, o los que hagan falta, pero en esas conversaciones deberíamos estar los operadores del transporte como nosotros. Apostemos por lo que es bueno para todos.

Compartir el artículo

stats