Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Honores y Distinciones 2020 | Roque Nublo de Solidaridad

Ángeles García: "El aumento de demandas por violencia de género es bueno"

"Las mujeres aguantan cada vez menos las situaciones de maltrato y están cada vez más informadas", afirma la presidenta de la Asociación de Mujeres Solidaridad y Cooperación

Ángeles García, presidenta de la Asociación de Mujeres, en su despacho.

Ángeles García, presidenta de la Asociación de Mujeres, en su despacho. ANDRÉS CRUZ

La asociación que dirige lleva muchos años en activo, ¿cómo surge y qué necesidad cubre?

Nació hace 36 años en la isla de Tenerife, aunque no tardó en trasladarse también a la isla de Gran Canaria, con la idea de luchar por la igualdad de oportunidades entre mujeres y hombres. Somos un colectivo de carácter feminista, con una experiencia consolidada en la gestión de recursos y servicios sociales destinados al área de la mujer. De hecho, llevamos a cabo varios proyectos dirigidos a la difusión de información, la orientación y la prevención de violencia de género.

¿Qué tipo de actuaciones llevan a cabo?

Sobre todo asesoramos a mujeres que están sufriendo violencia de género. Intervenimos en momentos de crisis, acompañamos cuando se inician procesos de denuncias e incluso a los centros de salud si fuese necesario y también trabajamos con menores. La asociación ha ido creciendo y los servicios que ofrecemos han surgido y se han adaptado según las necesidades de las mujeres a lo largo de todos estos años. Por ejemplo, en los inicios pusimos en marcha programas de atención a madres solteras porque en ese tiempo era lo que más hacía falta. Una mujer sola en los años 80 podía ser repudiada y puesta en la calle por su propia familia.

Los problemas han cambiado con los años.

Sí, y nosotros nos hemos ido adaptando; empezamos a crear los primeros centros de atención a víctimas de violencia de género y ahora hemos desarrollado el servicio de atención inmediata, que es muy necesario porque nos hemos dado cuenta de que las mujeres que sufren estas situaciones necesitan ser atendidas en el momento en que lo solicitan, si no es así puede que las perdamos en el proceso. Por otro lado, también hemos desarrollado varios proyectos dirigidos a las mujeres migrantes en las que ofrecemos apoyo y en el que también buscamos sensibilizar a la sociedad. Esto es fundamental para erradicar la violencia.

¿Cuánta gente forma parte del equipo de esta asociación?

Tenemos muchos técnicos sensibilizados en cuestiones de género trabajando para la asociación. De hecho, siempre digo que estamos donde estamos gracias a su trabajo; sus ganas; su sensibilidad y su dedicación. Aquí no se mira el reloj. Para nosotros las mujeres no son números, son personas que sufren un problema específico en un situación concreta. Intentamos adaptar los horarios a las mujeres y a los menores, por eso el servicio de atención inmediata está en activo desde las ocho de la mañana hasta las ocho de la tarde. Todo nuestro equipo está formado en violencia y perspectiva de género; los psicólogos, las orientaciones laborales e incluso los administrativos, los auxiliares y el personal de la limpieza. Para nosotros es importante que la mujer que busca nuestro servicio se sienta protegida desde el primer instante. La primera acogida es esencial, cuidamos muchísimo la empatía con la persona y mimamos la primera impresión.

¿Cómo han evolucionado los métodos para combatir la violencia de género?

No tiene nada que ver como eran las cosas hace 30 años con como son ahora. Conforme va pasando el tiempo hay mucha más información, se crean campañas publicitarias y los medios de comunicación se hacen eco del problema de desigualdad; ofrecen información sobre las situaciones de violencia y los recursos que existen para combatirlos. La mujer ha pasado de quedarse callada a buscar la solución fuera de casa, pese al miedo que conlleva. Por eso es importante llevar a cabo un proceso de seguimiento y apoyo de sus decisiones, sean las que sean. Buscar ayuda no implica compromisos.

¿La diferencia de los comienzos a la actualidad es notable?

Sí. Sobre todo notamos que hay un aumento considerable de las demandas de víctimas de violencia, pero vemos esta dato en positivo porque la mujer está cada vez más informada y toma la iniciativa. El año pasado registramos un total de 1.121 actuaciones en el servicio de atención inmediata. Año tras año se incrementa el número de mujeres que acuden a nuestra asociación y eso es bueno. También vemos otra mejora: las víctimas cada vez aguantan menos las situaciones de maltrato. Antes podían aparecer mujeres que habían sufrido por más de una década, ahora la media puede estar en uno o dos años. Nos lleva a pensar que tienen la información, y que ya ven que esas situaciones no son normales.

También se ha incrementado los recursos por parte de las instituciones públicas.

La administración pública ya se da cuenta de que hablamos de un problema que es de ámbito social, por lo tanto es completamente público y tienen la responsabilidad de poner recursos en marcha para combatirlo. Esto se empieza a notar cuando se crean leyes y se dota de medios económicos para crear herramientas que puedan servir como recursos para erradicar la violencia de género. Sobre todo es interesante que esto se haga de manera manera trasversal, porque no es solo la ayuda directa, sino todo el trabajo que hace falta desde otras áreas. La educación sobre igualdad en los centros escolares, tomar medidas desde el área de Salud e incluso desde Urbanismo. Todos los departamentos tienen que asumir el trabajo de igualdad entre mujeres y hombres, porque es lo único que va a posibilitar una sociedad igualitaria que concluirá en menos discriminación y menos violencia.

La distinción del Cabildo Insular reconoce toda la labor que ustedes han hecho para lograr ese objetivo final.

Sí. Es un galardón que reconoce toda nuestra labor social, especialmente el de las técnicas que trabajan en nuestra asociación y que se esfuerzan día a día para luchar contra lo que consideramos que es la mayor violación contra los derechos humanos que hay en la actualidad: la violencia de género. Es muy gratificante que reconozcan nuestra trayectoria, pero no nos hace falta premios para seguir trabajando. Lo seguiremos haciendo se nos reconozca o no, aunque a todo el mundo le gusta que le den una palmadita en la espalda.

¿Han tenido alguna dificultad para desarrollar su tarea?

Hemos ido paso a paso haciéndonos hueco. Hay años que ha costado mucho tener ayuda. Puedo decirte que este año el Cabildo Insular nos ha concedido un aumento presupuestario, después de siete años solicitándolo porque es una necesidad. Desarrollamos recursos para la atención inmediata a mujeres que se encuentran bajo situaciones de violencia; ofrecemos un servicio completo de doce horas y además nuestros técnicos están continuamente trabajando y formándose para luchar contra estas situaciones. Todo recurso que se pueda garantizar y que conlleve a que una mujer deje de sufrir es algo por lo que hay que apostar siempre.

Compartir el artículo

stats