Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Crisis del coronavirus La vuelta a casa desde América

Confinada en Medellín sin fecha de vuelta

Luz Ortiz pasa en Colombia la cuarentena - Solo podría volver si viajase 12 horas hasta Bogotá

Luz Ortiz (en el centro de la imagen con camiseta de rayas) junto a sus hermanos y sobrinos en Colombia.

Luz Ortiz (en el centro de la imagen con camiseta de rayas) junto a sus hermanos y sobrinos en Colombia. LP / DLP

El paso de los años ha permitido sofisticar los medios de transporte con el fin de que las personas que se muevan por el mundo tengan la opción de hacerlo de la manera más cómoda posible (ya sea para largas distancias -de continente a continente-, como para las que se realizan a pocos kilómetros de casa). La rápida expansión del coronavirus por todos los rincones del planeta ha provocado un retroceso en cuanto a las facilidades de desplazamiento, pues las duras medidas de restricción han cerrado herméticamente las fronteras entre muchos países.

Luz Ortiz, canaria de residencia aunque originaria de Venezuela, no solo ha quedado confinada en casa (que es como prácticamente todos los ciudadanos del mundo se encuentran en estas semanas), sino que además está atrapada en un país en el que solo se encontraba de visita: Colombia. "Tengo la doble nacionalidad venezolana y española, vivo en Gran Canaria desde hace muchos años y ahora mismo solo buscaba viajar para visitar a la familia que en su mayoría está en Colombia y arreglar algunos papeleos", relata la señora, de 69 años, que en absoluto se pensaba que podría llegar a pillarle la cuarentena que se está realizando a nivel mundial durante su viaje por Latinoamérica.

De Gran Canaria a Tenerife, de allí hasta Caracas (donde realizó la parada más administrativa) y después rumbo a Medellín, donde le esperaba una buena parte de su familia. "Tenía comprados los mismos trayectos de vuelta, pero los he perdido y por el momento no me hacen reembolso", explica apurada, señalando que todo comenzó por la prohibición de Venezuela de permitir el paso a viajeros de países cercanos (Colombia, Panamá y República Dominicana). Según las cifras que publica la Organización Mundial de la Salud (OMS), en los últimos días Colombia registra un total de 470 afectados por el virus (con cuatro muertes y ocho personas completamente recuperadas). "Nosotros estamos rezando mucho para que esta situación se acabe cuanto antes", expresa Ortiz con esperanza, recalcando que aunque agradece estar cobijada con la familia "esta situación está siendo muy dura de sobrellevar", explica, resaltando que están cumpliendo con el confinamiento interpuesto por el gobierno colombiano. "La multa que te puede caer por salir a la calle es de un millón de pesos e incluso puede penalizarse con cárcel", asegura.

La incertidumbre

Su hija y sus nietos la esperan en Gran Canaria, aunque ella no sabe cuándo podrá volver. "He estado comunicándome con el consulado de España en Colombia, que se ubica en Bogotá; sin embargo, no me ofrecen muchas soluciones, la verdad", explica, pues al encontrarse en Medellín (a doce horas en coche de la capital colombiana) no tiene forma de trasladarse hasta España. Los únicos vuelos disponibles, que aun así son muy escasos, se encuentran en Bogotá, "pero me es imposible trasladarme, además de que no hay muchas ofertas de transporte es bastante caro", asegura.

Tiene que estar atenta a otras posibles ofertas que le comuniquen desde el consulado, aunque no tiene mucha esperanza. "Ya pregunté por otros vuelos, pero me dicen que por el momento no hay ninguno programado; el único que había en estos días salió el pasado miércoles y yo no podía cogerlo por encontrarme tan lejos", explica. Por otro lado, desde las compañías aéreas con las que tenía programados sus viajes de vuelta le comunican que deberá esperar hasta mediados de junio para realizar cambios. "No tengo muchas facilidades para regresar", sostiene con contundencia, añadiendo que por el momento la opción más viable es esperar a que acabe la cuarentena, que en el país latino está marcada hasta el próximo 13 de abril y después comprobar si le sale rentable comprarse un nuevo billete. "Igualmente esto está siendo muy complicado, porque al final los recursos que me traje estaban planteados para un mes, no para dos o más", explica.

"Lo bueno es que tengo donde quedarme, estoy muy bien con mi familia", asegura contenta, expresando que en el país se percibe un fuerte resentimiento ante los ciudadanos españoles. "Los colombianos están asustados, repelen a los españoles porque sienten que son ellos los que han traído el virus; de hecho, cuando llegué a Colombia quise visitar a otros familiares que tengo por aquí, pero no quisieron recibirme por miedo", confiesa aún asombrada, aunque admite que tuvo que aprovechar la doble nacionalidad para entrar en el país.

"Pude entrar sin problemas a Caracas con el documento de identidad español, pero cuando viajé a Colombia enseñé mi carné de Venezuela; a los ciudadanos españoles, por lo que he podido oír, los estaban reteniendo e instándoles a rellenar formularios y pasar por otro tipo de medidas", relata. "Hay mucha confusión, mucho miedo que se ha extendido", apostilla, esperando que todo pase cuanto antes. "Estaré pendiente a las noticias del consulado, pero por lo pronto habrá que esperar", reitera.

Compartir el artículo

stats