Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Crisis del coronavirus Atrapados en el extranjero

Odisea desde Erfurt por el bulldog 'Fesa'

Almudena, subcampeona mundial de balonmano, y su novio Alexander, recorren 4.022 km con su perra

Almudena y Alexander, con el bulldog francés Fesa, junto a la catedral de Praga.

La odisea de Almudena Rodríguez y Alexander Hernández. No sin mi bulldog francés Fesa. A 4.022 kilómetros de Gran Canaria, en Erfurt (capital del estado federado alemán de Turingia, a 288 km de Berlín), una subcampeona del mundo de balonmano -plata sellada en Japón el pasado diciembre con Las Guerreras- y su pareja y entrenador personal, quieren volver al hogar con el can. Cueste lo que cueste y en tiempos de alarma planetaria por el virus.

La imposibilidad de volar con Fesa -el animal tiene epilepsia y rasgos físicos censurados por los aerolíneas- solo permanece en el horizonte la vía del asfalto hasta Andalucía. De Erfurt al puerto de Cádiz en un vehículo de alquiler -algo más de un día de trayecto desde el corazón de Europa-, a lo que cabe añadir otras 48 horas en el buque de la compañía Trasmediterránea Ciudad de Palma.

Este martes pisan la última casilla de la aventura: Cádiz-Las Palmas de Gran Canaria. El siguiente barco navega el 7 de abril. En trámites para la odisea de los 4.022 kilómetros, Alexander, que trabajó en la firma de muebles de IKEA, desvela el rutómetro. Pasarela de sacrificios por un ser especial.

Regresar con su animal de compañía no se negocia. Es el único escenario. "Hay gente que no lo entiende, nuestra perra lo significa todo. Forma parte de la familia. Llevamos dos semanas con los preparativos, agotando todas las vías administrativas y burocráticas para dejar Alemania y regresar a casa. Estamos bajo los efectos de las medidas de enclaustramiento [la población alemana no ha sido confinada como en España] y pendientes de las noticias de Gran Canaria. Tras las reiteradas comunicaciones con la embajada, la única vía es la marítima. Y allá vamos". Previo paso por Düsseldorf para alquilar el coche. Se activa la cuenta atrás del peregrinaje.

De Las Remudas a Bistrita

Teldenses errantes gracias al talento de Almudena Rodríguez. La exjugadora del Rocasa Remudas disfruta de su segunda aventura profesional lejos de Telde tras su paso por la liga de Rumanía.

Del CS Gloria 2018 Bistrita-Nasaud al Thüringer HC alemán. La geografía de una pareja que ve salpicada la aventura por los efectos del Covid-19. El microorganismo que dinamita competiciones de presupuestos millonarios -los Juegos Olímpicos se retrasan a 2021 a pesar de facturar más de 16.000 millones de euros-.

La liga alemana de balonmano femenina queda suspendida y Almudena hace el petate. Lo completa con alivio. "Todavía no existe el confinamiento que sí hay en Canarias y España. Suspendida la competición, sí podemos salir al parque. Damos paseos y tratamos de llevarlo. Todo el día pegados al teléfono móvil y con videollamadas para saludar a familia y amigos", valora la francotiradora de Las Guerreras, que analiza la suspensión del Preolímpico.

El combinado nacional, del 20 al 22 de marzo, debía medirse a Suecia, Senegal y Argentina por una plaza en la cita de los cinco aros. Con el traslado de los Juegos a 2021, Almudena ya recibió la notificación de que el clasificatorio se disputará en junio. Si el virus lo permite. "Hay que esperar, ahora lo único importante es la salud. El deporte queda en un segundo plano. Pero será preciso completar una pequeña pretemporada para el desarrollo de estos torneos internacionales. Se han parado las ligas europeas y el futuro se dibuja con algo de incertidumbre".

La MVP de la liga española (2016-17) solo tiene ojos para Alexander y Fesa. El viaje de los sentimientos. La historia de esta odisea canina sirve a la estrella del balonmano como aprendizaje vital. "Te das cuenta de lo que tienes, y de lo que más aprecias. Llevamos juntos desde Rumanía, pasamos por Alemania y bueno, ahora tenemos que volver. Lo haremos los tres", asegura la internacional.

Alexander reitera que había diversas fórmulas de traslado para Fesa por compañías especializadas. "Por algo más de 3.000 euros, podíamos haber mandado a la perra a Gran Canaria, pero son momentos de permanecer unidos. No nos vamos a separar. Comienza nuestra aventura y veremos cómo termina", determina.

Desde la compañía Trasmediterránea confirman que no hay trabas para el peregrinaje espiritual de Fesa. "Si acreditan que son residentes, con la documentación precisa, pueden viajar sin problema alguno de Cádiz a Canarias. El animal tiene una jaula individual en la perrera. Pueden bajar a la bodega en esa travesía de un día y 16 horas de duración".

Con el balonmano alemán congelado, Almudena, heroína en Japón, pone rumbo a Gran Canaria con Fesa en brazos. Del asfalto al océano. Lluvia de kilómetros y el amor incondicional a un bulldog francés. Unidos por el virus.

Compartir el artículo

stats