Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Crisis del coronavirus Solidaridad en tiempos de pandemia

Una empresa busca metacrilato para hacer máscaras y donarlas a hospitales

Ramón Almedia, copropietario de Aluminios Tu Casa, fabrica pantallas protectoras para los sanitarios - Necesita láminas de 3 milímetros

El empresario entrega las pantallas a Mercedes, trabajadora del hospital que contactó con él para pedirle ayuda, el pasado domingo. LP / DLP

Una sola llamada de Mercedes, trabajadora del Hospital Insular de Gran Canaria, fue más que suficiente para que Ramón Almeida, copropietario de la empresa Aluminios Tu Casa, se pusiese manos a la obra para fabricar máscaras protectoras que luego dona para que los sanitarios que atienden a las personas afectadas por el coronavirus lo hagan en las mejores condiciones de seguridad posibles y no se expongan a un contagio.

"No encontraban mascarillas ni a través de otras grandes empresas porque el Gobierno las había requisado y esas compañías tampoco podían disponer de ellas", explica Ramón. Así que decidió buscarse la vida. "Si es un recurso que le hace falta a tanta gente tan solo me quedaba ponerme a hacerlas; si tengo la maquinaria y el conocimiento, ¿por qué iba a quedarme quieto pudiendo ayudar?", se pregunta este empresario de la industria metalúrgica.

Comenzó a fabricarlas el pasado viernes, continuó el sábado y también el domingo, que fue cuando hizo a Mercedes la primera entrega con una remesa de 26 unidades de las primeras 29 que fabricó, ya que las otras tres las reservó para sanitarios de la zona de Agüimes, donde está radicada la empresa desde hace ya 33 años. Sin embargo, aunque tiene algunas reservas, carece de la materia prima necesaria para elaborarlas en cantidad. Por eso Aluminios Tu Casa busca láminas de metacrilato o policarbonato transparente de máximo 3 mm de grosor y pide la colaboración de cualquier particular o empresa que, de forma altruista, ceda ese material para seguir produciendo y llegar a más sanitarios.

Reservas

Comenzó la fabricación de las máscaras con la empresa aún en funcionamiento, pero desde este lunes tuvo que cerrarla al público dado que su actividad no ha sido considerada por el Gobierno como esencial para seguir produciendo durante el tiempo en que dure el estado de alarma decretado el pasado 14 de marzo. Sin embargo, ya que dispone de la maquinaria y tiene su actividad paralizada ha optado por acercarse hasta su nave industrial en el polígono de Arinaga para fabricar estos elementos de protección.

"Hay que hacerlo porque nuestros sanitarios están desprotegidos, si no cuidamos a quienes están al frente de la lucha contra el coronavirus, a ver qué va a ser de nosotros luego", relata este empresario agüimense. Lo ha hecho él solo durante la mayor parte del tiempo, a excepción del domingo, que tuvo ayuda de un compañero. "Como no nos dejan continuar trabajando, es posible que alguien más se sume a esta bonita labor", manifiesta Ramón Almeida.

El procedimiento que emplea el empresario para fabricar estas máscaras protectoras es muy sencillo: parte de un tubo de acero inoxidable de 29 centímentos que calienta a una temperatura de 120 grados sobre el que pone una lámina de metacrilato o policarbonato cortada a 300x200 milímetros. El calor va dando forma al material, al que además añade el efecto de una especie de secador a medida que va girando sobre el tubo. Una vez que obtiene la forma curva de la lámina, le suma pletina de falleba, un material que se utiliza en la fabricación de ventanas, al que también le da forma para realizar el mecanismo de cierre de la máscara sobre la cabeza.

Se trata de un proceso laborioso, lento y muy delicado. Tan lento es que Ramón Almeida debe dedicar entre una hora y una hora y media para fabricar cada una de las estructuras. "Pero la causa está más que justificada", señala este empresario de la metalurgia. Estas pantallas protectoras fabricadas para donarlas a los sanitarios de Gran Canaria que lo requieran son muy resistentes, reutilizables y de fácil desinfección, explica Ramón Almeida. "Cuando ves las noticias por televisión o en prensa parece que lo están exagerando, pero cuando te cuentan de primera mano que en los hospitales no tienen medios te lo tomas muy en serio y te pones manos a la obra", añade.

El material que tiene lo ha comprado a un proveedor exclusivamente para la causa y además otra empresaria conocida suya también ha colaborado con él aportando más materia prima. En total, ahora dispone de reservas para elaborar poco más de 100 máscaras protectoras, pero necesita más recursos para continuar fabricando estos artilugios. Y es que su intención es seguir fabricando estas pantallas mientras siga consiguiendo material y haya sanitarios que continúen demandándolas.

"Cuando sabes que tienes los medios necesarios y puedes ayudar te sientes completamente lleno por dentro, lo digo de corazón, porque ves al personal hospitalario desprotegido jugándose la piel y es impagable lo que hacen por todos nosotros", relata, "se juegan la vida todos los días".

La labor de este empresario se suma a la de tantas otras compañías que de forma altruista ponen todos sus recursos a disposición de aquellos que necesitan de su colaboración para luchar contra la propagación del Covid-19. Por ello, y para seguir haciéndolo, Ramón Almeida confía en la colaboración de particulares y empresas que donen ese material para continuar fabricando máscaras. Y es que la protección de nuestros sanitarios es el primer paso, dice, para erradicar esta pandemia.

Compartir el artículo

stats