Suscríbete desde 1,50 €/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Teror

Vertidos con vistas en Barranco del Pino

Un centenar de casas de la parte baja de Teror carecen de alcantarillado - El Ayuntamiento ultima un proyecto de 308.000 euros para instalar la red en verano

Diseminado de Barranco del Pino, Teror.

Diseminado de Barranco del Pino, Teror. LP / DLP

Decenas de casas de La Peña, El Palmar y Barranco del Pino vierten partes de sus aguas negras al cauce de este último punto sin tratamiento previo, ocasionando malos olores y la presencia de ratas e insectos.

Esa parte baja del municipio de Teror no cuenta aún con alcantarillado, y aquellos que no tienen pozos negros eliminan esas aguas o bien de forma libre por ambos lados de la loma en la que se asientan o canalizándolas por medio de una tubería que un particular luego reutiliza como agua de riego tras mezclarla con otras limpias.

Ese tubo en concreto pasa por el centro de la propiedad de Carlos del Rosario, aprovechando la misma línea de una antigua acequia que se encuentra en La Peña, la parte más alta de estos diseminados.

Tras adquirir la vivienda hace diez años asegura que lleva ocho denunciando ante las distintas administraciones con competencias en medioambiente una situación que se visualiza en una arqueta que, efectivamente, tras abrirla junto a la entrada de su casa y dentro de las lindes de su finca rebosa aguas fecales.

Desde esa tapa de registro periódicamente también se producen a su vez vertidos a un estanque que se encuentra varios metros por debajo, contaminando también a ese depósito.

Carlos, en un último escrito de noviembre del pasado año exigía explicaciones al Servicio de Carreteras y Alcantarillado del Ayuntamiento, tras un fuerte reboso provocado por las lluvias, originando "un olor insoportable", además de charcos cuyas aguas dejan los vehículos impregnados al punto "que ni se pueden meter en los garajes", y señalando a estas arquetas como el punto de origen de "ratas, cucas y mosquitos". Del Rosario finaliza el texto rogando que se solucione "este problema de salubridad".

Alexander Ahsen, que reside en el pago de Barranco del Pino, confirma los malos olores, y agradece el trabajo de su gata, "que se encarga de los ratones", y al igual que pasa más arriba, en La Peña, y con algunas viviendas del barrio de El Palmar, "aquí las hay con pozos negros pero también una quincena que vierten directamente al barranco", a través de una tubería cuya maleza no permite ver el final directamente. Ahsen afirma que el problema se agudiza con el calor, llegando a calificar los olores que salen del cauce y su entorno "de una verdadera peste".

Por todos estos motivos, la concejal a en la oposición Isabel Guerra, según informa Carlos del Rosario, "avisó al Seprona y cuestionó sobre el asunto al grupo de gobierno de Teror en un pleno, el que le contestaron que desconocían la situación a pesar de que ya cuatro meses antes, el 7 de abril, se dio entrada de mi escrito denunciando estos hechos al Ayuntamiento".

El Consistorio terorense, cuestionado ayer por la situación, confirma la ausencia de alcantarillado en los tres diseminados y lo justifica por las dificultades orográficas del lugar, "tal y como ocurre en prácticamente todos los municipios de la isla, incluso en los lugares de más difícil acceso de la capital".

Señala que de las 5.500 viviendas que tiene la localidad, el 83 por ciento cuenta con una red de alcantarillado, y que todos los años dedican "importantes partidas presupuestarias" para paliar la deficiencia.

Y en el caso concreto de estos tres puntos, asevera que ya existe una partida financiada de 308.000 euros, con el proyecto en redacción en estos momentos para pasar a la licitación y comenzar las obras de esta red de alcantarillado en los próximos meses.

Por último, señala que una parte de esos vertidos a Barranco del Pino también proceden de la estación depuradora "que se puso en el Lomo del Palmar, y que cuentan con la autorización del Consejo Insular de Aguas, tal y como está recogido en el informe del Seprona", concluye.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats