Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Crisis del coronavirus La desescalada en el Sureste

"Poco a poco" en Vecindario

El calor y la apertura de playas hacen que el comercio y la hostelería inicien la Fase 2 "al golpito" en el Sureste - El Centro Comercial Atlántico reabre tras más de dos meses

"Poco a poco" en Vecindario

"Poco a poco" en Vecindario

"La cosa ha empezado floja no, lo siguiente", señala tajante Miguel Pérez, camarero en el bar La Pintadera del Centro Comercial Atlántico Vecindario. Los grandes almacenes pudieron reabrir el pasado lunes, después de más de dos meses sin actividad por el estado de alarma. Las persianas han ido subiendo "poco a poco", pero el calor de los últimos días y las ganas de ir a la playa y estar al aire libre, ahora que se puede libremente al entrar la Isla en la fase 2 de la desescalada, han hecho que el público esté "más disperso", tal y como aseguran los comerciantes y hosteleros de Vecindario. Por el momento, la reactivación de la economía va "al golpito", a la espera de la evolución en las próximas semanas.

"Estamos recuperando la clientela habitual, pero de tener cola en la entrada hemos pasado a casi aburrirnos", señala Pérez. Lo cierto es que La Pintadera es un bar de referencia dentro del Centro Comercial, pues lleva abierto desde su inauguración. "La gente igual prefiere ir a la playa, estar al aire libre, que venir a un sitio techado después de tanto tiempo dentro de casa", apunta el camarero.

En la cercana cafetería El Jilorio todavía se encuentra la mitad de la plantilla en el ERTE, según Carlos Almeida, quien gestiona el negocio. "Es final de mes y eso influye, tampoco ayuda el calor, las ganas de ir a la playa", apunta. Para adaptarse e intentar conseguir nuevas ventas han creado una web por donde se pueden hacer pedidos de comida. "Poco a poco", añade el hostelero. Una de las cuestiones que más está costando a los comensales es, a juicio del camarero de La Pintadera, el adaptarse a la nueva forma de pedir la carta, a través de códigos QR. "Con las personas mayores hay que tener paciencia, pero otros han preferido decir que así no piden y se han largado con la misma", apunta Pérez. Y es que las medidas de sanitarias para adaptar el comercio y la hostelería a la "nueva normalidad" han invadido el centro comercial, donde algunos establecimientos todavía no han subido la persiana.

"Está siendo algo paulatino, todavía es pronto, hay que ver cómo evoluciona la semana", apunta Beatriz López, dependienta en Charanga, una tienda de ropa infantil. "Lo que sí notamos es mucha empatía, calma, buen rollo", añade Vanesa Hernández, encargada en Kuve Sneakers, un local de calzado deportivo.

"La gente está siendo consciente, la venta es más rápida, más o menos tiene claro lo que quiere comprar y no se prueba mil zapatos", apunta Hernández, en cuyo establecimiento, al igual que en otros muchos, han optado por empezar con descuentos para "incentivar" las ventas y así liquidar stock. Al fin y al cabo, muchos de los que se han acercado al Atlántico es para trámites puntuales. Y es que el miedo a contagiarse de la Covid-19 sigue presente entre muchos consumidores. "Vine a tiro hecho a comprar una cosa para la cocina, que me acabo de mudar", apunta Sara Cazarlo. "No veo necesario estar mirando ropa, que todo el mundo la está tocando y puedes contagiarte", añade.

Ya sea el miedo o el calor con el que ha empezado esta fase 2 de la desescalada, Vecindario ha notado menos público esta semana. "La gente se está repartiendo más ahora que puede salir más libremente", añade Blas Delgado, camarero en el bar Santiago, en la céntrica avenida de Canarias. Es más, ele Ayuntamiento de Santa Lucía ha permitido ampliar algunas licencias de mesas y sillas en la vía pública, para así ayudar al sector de la hostelería; caso de la pizzería de Claudio, quien abrió este lunes con cafés y algún que otro servicio más, "poco a poco", describe el italiano. Y es que la falta de trabajo en el Sur, ante el cero turístico, se palpa en los bolsillos del Sureste.

Compartir el artículo

stats