Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

San Bartolomé de Tirajana

Greenalia promueve un parque eólico marino con 135 millones de euros

La compañía quiere construir una instalación de 50 megavatios de potencia en la costa de Juan Grande - Dispondrá de cuatro aerogeneradores de 260 metros de altura

Plataforma eólica marina de Plocan, similar a las que proyecta Greenalia, en la costa de Telde.

Plataforma eólica marina de Plocan, similar a las que proyecta Greenalia, en la costa de Telde. YAIZA SOCORRO

Energías limpias aprovechando las condiciones marítimas y de viento de Gran Canaria. La empresa gallega Greenalia Wind Power Gofio S. L., especializada en la producción y venta de energía eléctrica a través de tecnologías renovables, ha solicitado al Ministerio de Política Territorial y Función Pública la autorización administrativa previa, la declaración de impacto ambiental y la solicitud de declaración de Utilidad Pública para la construcción de un parque eólico marino en la costa del municipio de San Bartolomé de Tirajana. La empresa proyecta levantar el Parque Eólico Gofio con una potencia de 50 megavatios, según recoge el proyecto, publicado ayer en el Boletín Oficial del Estado (BOE). Para llevar a cabo los trabajos, la compañía tiene prevista una inversión que asciende hasta los 135.972.000 euros.

El desarrollo del proyecto se llevará a cabo a cuatro kilómetros del litoral del municipio sureño a la altura de Juan Grande, un área de gran potencial para la implantación de las energías renovables y donde cada vez más empresas pujan por instalar aerogeneradores terrestres o placas fotovoltaicas. De hecho, la construcción de la subestación eléctrica que recibirá la energía procedente de los aerogeneradores se prevé a escasos 900 metros de la central térmica que se encuentra en El Matorral.

El proyecto del Parque Eólico Gofio contará con un total de cuatro aerogeneradores de 12,5 megavatios de potencia cada uno, tres palas de 107 metros y 260 metros de altura que reposarán sobre cuatro estructuras flotantes semisumergibles con base de tres columnas, según revela el documento publicado en el BOE. Se colocarán a una distancia mínima de 1.100 metros entre sí y se conectarán en conjunto mediante cableado submarino de alta tensión, de 66 kilovatios.

La energía llegará a tierra desde un cable que partirá del aerogenerador más cercano al litoral y que conduce a la subestación de entrega de la energía. Este parque tiene su punto de conexión a la red en la subestación de Matorral, propiedad de Red Eléctrica. Con la implantación y puesta en marcha de este parque eólico marino, la empresa tiene previsto que suponga una producción anual de energía de 261.108 Mwh/año y esté en marcha 5.222 horas. La previsión de la compañía es que la instalación esté operativa a partir de 2024.

Área sin condicionantes

La empresa promotora del parque eólico marino justifica la elección del área geográfica porque Gran Canaria es la zona que "presenta un mayor y más estable recurso eólico marino" de España y Europa y porque registra una "menor severidad del mar" y menos oleaje en comparación con las aguas del norte de España o del norte del continente europeo.

También argumenta la idoneidad de su proyecto de parque marítimo "la existencia de suficiente y adecuada plataforma continental frente a la escasez de terreno para el desarrollo de proyectos terrestres", un modelo que, considera, supone además un impacto mucho mayor sobre la población del Archipiélago.

En su solicitud al Ministerio de Política Territorial y Administración Pública, y con el objetivo de obtener las autorizaciones que reclama, Greenalia recuerda que el área marítima donde la Plataforma Oceánica de Canarias (Plocan) tiene instalado un aerogenerador marino, frente a la costa de Jinámar, es una Zona de Exclusión recogida en el Estudio Estratégico Ambiental del Litoral Español para la instalación de Parque Eólicos Marinos elaborado por el Ministerio de Medio Ambiente pero recibió autorización por ser estratégico para las Islas y por el apoyo declarado de los gobiernos central y regional. Dada esta circunstancia, la compañía argumenta que la zona donde prevé construir el parque, por contra, está considerada como "apta sin condicionantes" en el mismo estudio, por lo que debería obstener la autorización para desarrollar el proyecto.

Para reforzar su tesis, Greenalia señala además que cuando se realizó el estudio en 2009 no se tuvieron en cuenta las tecnologías flotantes que existen en la actualidad "y que suponen un menor impacto para el medioambiente que las tecnologías fijas, utilizadas como base para dicho estudio", reza el documento.

El trazado y desarrollo de este proyecto provoca afecciones sobre suelo agrario de la familia condal y sobre terrenos Unión Eléctrica Canarias Generación S.A., que tendrán 30 días a partir de hoy para presentar alegaciones.

La empresa Greenalia no es la primera compañía interesada en la implantación y desarrollo de un parque eólico marino en aguas canarias. A finales de 2018 la empresa noruega Equinor -filial de la petrolera Statoil-, anunció su intención de construir un parque de 200 megavatios de potencia en la misma zona geográfica y una inversión de más de 860 millones de euros.

Por ahora, en Canarias no hay ningún proyecto tramitado, según han informado fuentes del sector, pero en el caso de Equinor es la compañía que más avanzado tiene sus tecnologías y prototipos.

Compartir el artículo

stats