Suscríbete desde 1,50 €/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las gemelas Mayor tocan cumbre

Las jóvenes hermanas de la Ganadería Naroy se alzan con el premio al mejor queso de Gran Canaria - Con 21 años cogieron el relevo de la tradición quesera de su familia

Para ver este vídeo suscríbete a La Provincia - Diario de Las Palmas o inicia sesión si ya eres suscriptor.

Apenas cuatro años después de coger el relevo de la explotación ganadera de sus padres, las gemelas Beatriz y Natalia Mayor, de 26 años de edad, se alzaron este fin de semana con el premio al mejor queso curado de Gran Canaria en el certamen oficial que organiza el Cabildo.

Es un premio al producto, pero sobre todo un espaldarazo a la apuesta de dos auténticos mirlos blancos, el de unas jóvenes que se embarcan en un trajín no apto para cobardes ni pusilánimes.

Beatriz explica que la ganadería y la elaboración del queso ya era algo que tenían claro las dos hermanas desde bien pequeñas. Nacidas en Tejeda, 'culpan' a sus padres y abuelos, "tanto maternos como paternos de ser las piezas claves en nuestra profesión, porque ellos nos enseñaron el amor por la Naturaleza, los animales, por nuestro pueblo, y a seguir hacia adelante siempre por muy difícil que parezca".

Su padre, José, "siempre tuvo cabras y nosotras estábamos encantadas desde pequeñitas de atenderlas con él y las abuelas los fines de semana, era algo que disfrutábamos como un juego y no una obligación, por lo que ya lo teníamos muy pensado".

Así es como se meten en dos ciclos superiores, una combinación perfecta. Beatriz en Gestión de Ventas y Espacios Comerciales, y Natalia en Ganadería.

Justo cuando cumplen 21 años, terminados los ciclos y con Beatriz recién llegada de su Erasmus en Italia, se hacen cargo de las 200 cabezas de ganado, entre cabras y ovejas, que durante décadas fue curtiendo y haciendo al dedo la familia Mayor, cuya explotación, Ganadería Naroy, se encuentra en el Cortijo Casa de La Data, a tiro de piedra de la presa de Chira.

El pueblo por bandera

"Nos metimos de lleno", afirma. "Ya sabíamos que no era nada nuevo pero es un trabajo muy duro que requiere constancia, esfuerzo y sacrificio, pero también es verdad que cuando hay algo que te apasiona es como si no trabajaras. Además el sitio es espectacular, increíble. Tenemos la quesería cerca de la presa pero vivimos en Tejeda donde abres la ventana y ves el Bentayga, el Nublo, el Teide. Somos de allí pero no te cansas de verlo, porque tenemos el pueblo por bandera y queremos quedarnos aquí".

El día a día de Natalia y Beatriz comienza a las seis de la mañana, que es cuando tiran hacia los animales. Su padre también les echa una mano y en momentos de mayor actividad algunos de sus tíos. "Cuando llegamos comenzamos a ordeñar", cosa que tiene su enjundia porque ya no son las 200 cabezas iniciales, sino medio millar aunque no todas estén para el ordeño. "Luego les damos de comer y sobre las once, dependiendo de cada temporada, comenzamos a hacer queso". En plena producción entre enero y marzo son 80 litros de leche y 20 quesos al día.

Terminados los quesos se van a la cumbre, donde tienen la cueva de maduración. Acuestan los nuevos y acurrucan y dan vueltas a los que se están curando.

Colapso en la red

Pero esto no acaba más que comenzar. "Luego nos toca repartir, con lo que hay días que las horas no nos dan", pero ríe, no se queja. En esta distribución están al día de las cosas. "Muchos clientes nos solicitan los quesos por teléfono, otros lo hacen por nuestra cuenta de Instagram, y nosotras vamos contestando todos los mensajes, pero a veces no das abasto".

Como este pasado domingo. El premio se anunció el viernes por la noche y ya el domingo, "que es el día que aprovechamos para estar con la familia", las redes de las hermanas Mayor ya estaban colapsadas. De hecho en la página de Ganadería Naroy en Facebook luce el mensaje de socorro: "Queremos dar las gracias a todas las personas que nos han apoyado y felicitado. Nos hemos sentido muy arropadas, iremos contestando poco a poco a cada uno de sus mensajes. ¡Gracias, gracias y gracias!".

Asevera que ya han recibido a lo largo de estos condensados cuatro años, "otros premios, pero este nos hace estar especialmente orgullosas, como también lo estamos con especial cariño del Premio de la Mujer Rural de 2017 del Gobierno de Canarias", que fue entregado por el entonces consejero de Agricultura, Ganadería, Pesca y Aguas del Gobierno de Canarias, Narvay Quintero, por ser "firmes representantes de la innovación combinada con los sistemas tradicionales, personificando el relevo generacional, la pasión por el trabajo y el futuro de la mujer en el sector primario".

Pero, ¿y el queso? "Pues que está hecho como todo el mundo dice con mucho cariño. Hacemos pastoreo y trashumancia, lo elaboramos con leche cruda, lo que le aporta sus características, esos aromas diferentes. Además es artesano, de nuestros propios animales, así que también puedes controlar qué comen".

A estas alturas del año la propia dinámica del ganado les permite un cierto respiro. "Ahora se están secando con lo cual de 20 quesos en los momentos de mayor actividad pasamos a unos seis al día. Todo el proceso con el ganado lo hacemos de forma natural. A los machos los soltamos en abril y las hembras comienzan a parir en septiembre y tampoco recurrimos a la inseminación artificial, aunque la producción baje muchísimo". Pero por mucho que baje, la demanda es tal que aunque sean especialistas en curados a veces no llegan a lograrlo. "Si no tienes curados nos los mandas semi", le ruegan los clientes incapaces de aguantar el ansia por los quesos de las campeonas Mayor.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats