Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Artenara

Artenara construirá una depuradora biológica para un caserío de casas-cueva

La red de saneamiento llegará a una veintena de casas de Ventanieves y eliminará los actuales pozos negros - El agua se filtra al subsuelo tras pasar por el tratamiento natural

Vista de Artenara, con algunas casas aisladas. JOSÉ CARLOS GUERRA

Artenara construirá una red de saneamiento y una planta depuradora que usará un proceso biológico para el tratamiento de aguas negras en el pueblo de casas-cueva de Ventanieves, en las inmediaciones de la presa de La Candelaria y de Acusa Seca, permitiendo luego que se filtre de forma natural en la tierra. El proyecto eliminará los pozos negros de la veintena de viviendas del caserío, regenerará el acuífero, y tendrá una capacidad para tratar anualmente más de 4.700 metros cúbicos de aguas residuales.

El proyecto de construcción de la red de alcantarillado y la estación depuradora de aguas residuales (Edar) detalla que "el medio rural, en especial en aquellos parajes de baja densidad de población y difícil acceso para la dotación de servicios públicos básicos, tales como la recogida y tratamiento de aguas residuales urbanas, como es el caso del paraje de Ventanieves, dio lugar a lo largo del tiempo a asentamiento de viviendas que necesariamente debían adoptar la disposición de un sistema primario, pozo negro, como medio para la recogida de las aguas residuales que generaban, que claramente, no satisfacen los requisitos establecidos en la directiva del Consejo Europeo sobre tratamiento de las aguas residuales urbanas". Para dar respuesta a esa deficiencia medioambiental, el ayuntamiento de Artenara, ha decidido mejorar las infraestructuras básicas de la zona, mediante una red de saneamiento y el tratamiento de las aguas residuales urbanas.

El proyecto de construcción de la red de alcantarillado y estación depuradora de aguas residuales (Edar) de Ventanieves cuentan con un presupuesto inicial de 140.743,1 euros, y se encuentra hasta final de mes en exposición púbica para su adjudicación

La obra beneficia a las 21 casas localizadas en este núcleo residencial, aunque se ha proyectado una capacidad mayor ante la posible llegada de nuevos vecinos, creando la infraestructura para dar respuesta a unas 30 viviendas, dándole con ello una visión de futuro.

El proyecto se basa en la fermentación que se produce de manera espontánea en la naturaleza, formando así parte del ciclo biológico de nuestro hábitat natural.

El plan de obra municipal contempla la creación de una red de alcantarillado que permita en condiciones óptimas la recogida y transporte de las aguas residuales urbanas generadas en Ventanieves, así como la implantación de un sistema de depuración natural, de manera que por aportación de las aguas residuales del pueblo a través de las canalizaciones, logre su depuración y regeneración.

Las obras para el sistema de depuración natural, que recoja, transporte, depure y regenere, las aguas residuales generadas por la población del paraje de Ventanieves, se acometerán en una superficie de 20.735,31 metros cuadrados de suelo rústico residual. Y el trazado de la red de alcantarillado se extiende unos 415 metros de longitud, de los cuales 290 metros transcurren bajo la carretera de acceso al caserío. Y el resto pasa por tres terrenos no urbanizados.

Anaerobia y Aerobia

El sistema de depuración natural se desarrolla en dos fases, Anaerobia y Aerobia, y se realizarán controles analíticos en el efluente antes de su vertido, que sería la última fase.

Este efluente obtenido se introduce en el humedal para su tratamiento final, antes de poder ser utilizado para la recarga de acuíferos por percolación localizada a través del terreno, según el estudio técnico.

Para ese vertido final, y una vez cocinada en su totalidad, la biomasa integrada por las aguas residuales urbanas de la localidad de Ventanieves se almacena temporalmente en un depósito independiente. Tal y como se contempla en la memoria de la obra, previo a su uso se procederá a la realización de los preceptivos análisis, "de manera que el agua regenerada pueda ser utilizada con totales garantías en la recarga de acuíferos por percolación localizada a través del terreno".

En síntesis, las operaciones de tratamiento se fundamentan en la depuración y regeneración de las aguas residuales tratadas, de manera que finalmente se logre la reutilización de las mismas.

Así, el proceso se integra mediante la captación de las aguas residuales urbanas de la localidad, que previa separación física de restos inorgánicos, son introducidas en el tanque de tratamiento. Tras las fases de digestión anaeróbica y filtrado aeróbico, finalmente se logra un efluente líquido rico en nutrientes y apto para que llegue al subsuelo.

La instalación tendrá una capacidad máxima de las operaciones de tratamiento de 336,715 metros cúbicos, y un tiempo de retención de 26 días. Por tanto, el sistema tiene la capacidad para tratar anualmente 4.708,50 meros cúbicos de aguas residuales urbanas, en las condiciones óptimas para su reutilización.

La planta ocupara una parcela de 109,84 metros cuadrados, entre el biodigestor y el humedal.

Compartir el artículo

stats