El Ayuntamiento de San Bartolomé de Tirajana exigirá a la Delegación del Gobierno en Canarias que aclare la situación en que se encuentran los inmigrantes trasladados hasta el Aula de la Naturaleza de Tunte para pasar el período de cuarentena por el coronavirus, a pesar de haber dado negativo en la prueba PCR realizada una vez tomaron tierra en su llegada al sur de la Isla, según este martes reveló la alcaldesa, Conchi Narváez, durante el pleno extraordinario celebrado en Tunte.

La Corporación instará además a aumentar la presencia policial para custodiar los centros donde los migrantes pasan la cuarentena ante el peligro que puede suponer para la salud pública el aumento de la llegada a las costas isleñas de pateras con personas contagiadas por la Covid-19.

Durante la sesión plenaria extraordinaria, solicitada por el partido en la oposición PP-AV para aclarar la salida de 80 migrantes que estaban en régimen de acogida desde septiembre y la llegada de otros 12 para pasar la cuarentena, la Corporación aprobó por unanimidad de todos los grupos políticos la creación de una comisión integrada por el Consistorio, la Delegación del Gobierno, el Gobierno de Canarias y una representación de los vecinos de Tunte que sirva como nexo de comunicación entre todas las partes.

El objetivo no es otro que evitar situaciones de tensión como las que se vivieron el pasado día 5 de agosto, cuando los vecinos, ante la falta de información, levantaron barricadas a la entrada del pueblo para impedir que la delegación trasladara hasta el Aula de la Naturaleza a un grupo de migrantes para pasar la cuarentena por el Covid-19

En esta sesión, celebrada este martes en el Centro Cultural Pancho Guerra de Tunte y a la que asistió una treintena de vecinos, la Corporación también aprobó por unanimidad exigir al diputado nacional por Nueva Canarias, Pedro Quevedo, que se retracte y pida disculpas por las palabras vertidas en un tuit, donde escribió que "la aporofobia, la xenofobia y la paranoia que hemos visto en Tunte no representan a la ciudadanía de esta tierra". Todas las formaciones políticas, incluida Nueva Canarias, han rechazado estas palabras y han apoyado a los vecinos de Tunte frente a todos aquellos que los han acusado de racistas.