La confirmación de un caso positivo por coronavirus en la Residencia de Mayores Tarazona, ubicada en el municipio de Santa María de Guía, obligó ayer al ayuntamiento de la localidad a activar el protocolo establecido por las autoridades sanitarias para evitar posibles nuevos contagios por la Covid-19. El hasta ahora único caso positivo en este centro se trata de una trabajadora que desarrolla las labores del servicio de limpieza de las instalaciones. Por eso, el Consistorio suspendió ayer, temporalmente, el régimen de visitas de los familiares a los usuarios del centro, a la espera de que se aclare la situación.

Según explicó ayer la consejera de Política Social del Cabildo de Gran Canaria, Isabel Mena, la mujer informó de que su padre, la persona con quien convive, había dado positivo en las pruebas PCR que se le se habían practicado y se aisló. Posteriormente se le practicó a ella otro examen para detectar la presencia del virus en su organismo cuyos resultados se conocieron ayer. Desde que tuvo conocimiento de que su familiar era positivo por coronavirus, la trabajadora del servicio de limpieza de la residencia de mayores de Santa María de Guía lo comunicó a la empresa. El último día que trabajó fue la jornada del pasado domingo.

La mujer era asintomática, se encuentra guardando el período de cuarentena en su domicilio de Las Palmas de Gran Canaria y evoluciona de forma favorable. Durante su jornada laboral, la trabajadora utilizaba las medidas de seguridad impuestas por Sanidad, como el uso de mascarillas.

Las mismas fuentes señalaron que al ser esta empleada afectada miembro del servicio de limpieza no había tenía contacto directo alguno con ninguno de los 27 usuarios que conviven en este centro sociosanitario.

No obstante, durante el transcurso de su jornada laboral, esta trabajadora sí que mantuvo contacto directo con otras dos empleadas más del centro, una de ellas se trata de otra compañera del servicio de limpieza mientras que la última es una de las enfermeras.

Ambas mujeres también se encuentran aisladas en sus respectivos domicilios a la espera de los resultados de las pruebas PCR a las que fueron sometidas durante el día de ayer para determinar si se han contagiado o no.

Cribado

En caso de que el resultado fuese un positivo por coronavirus, las autoridades sanitarias comenzarían a llevar a cabo el cribado entre todos los usuarios y trabajadores del centro, 27 y 34 personas, respectivamente. Los resultados de los test realizados a estas dos trabajadoras se conocerán en un plazo de 48 horas. El Ayuntamiento está trabajando en coordinación con la Consejería de Derechos Sociales del Gobierno de Canarias para detectar casos asintomáticos y evitar la transmisión del virus.

El alcalde de Santa María de Guía, Pedro Rodríguez, explicó ayer que el centro dispone de salas preparadas para aislar a los mayores si se conociese algún caso positivo, situación que no se ha dado por ahora.

Por otro lado, justo el pasado miércoles el consistorio guiense decidió suspender cautelarmente los servicios del centro de día de mayores respondiendo así a la recomendación del Cabildo insular dado el incremento de casos positivos por coronavirus en la isla de Gran Canaria en las últimas semanas. Inicialmente, esta suspensión estará vigente hasta el 15 de diciembre y será ampliada o no en función de la evolución de la pandemia en la isla.

El regidor guiense ha destacado "la implicación y el compromiso del personal tanto del Centro de Día como de la Residencia Tarazona para preservar la salud de nuestros mayores, especialmente en este tiempo, por la dedicación, el cariño y la ternura en el desempeño de sus labores".

La consejera del área de Política Social del Cabildo de Gran Canaria, Isabel Mena, señaló ayer que se comenzará a realizar el cribado entre todos los trabajadores y usuarios de todas las residencias de la Isla con el objetivo de detectar posibles casos positivos por Covid-19 al igual que se hiciera el pasado mes de mayo. Por entonces, en toda la Comunidad Autónoma las consejerías de Sanidad y Derechos Sociales del Gobierno regional practicaron 13.553 test en estos centros, de los que solo 34 dieron positivo por coronavirus. De ellos, 20 eran profesionales sanitarios y 14 usuarios.

Las autoridades sanitarias insisten en la importancia de la prevención de un posible contagio por coronavirus, y recuerdan la obligatoriedad del uso de mascarillas y la necesidad de respetar las medidas de distanciamiento físico así como una correcta higiene de manos continua.