Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Ingenio

Vecinos de El Lirón denuncian actos de vandalismo contra sus viviendas

Un grupo de jóvenes increpa a los residentes después de que avisaran de que se reunían hasta 30 personas en la plaza con altavoces y ruido

Vecinos de El Lirón denuncian actos de vandalismo contra sus viviendas

Vecinos de El Lirón denuncian actos de vandalismo contra sus viviendas

"Vas a ver esta noche lo bien que lo vamos a pasar" o "ahí está la puta chivata de mierda". Varios vecinos del barrio ingeniense de El Lirón denuncian las amenazas y el vandalismo contra sus viviendas por parte de un grupo de seis adolescentes después de que denunciaran ante la Policía Local y la Guardia Civil las aglomeraciones de los jóvenes en la plaza del pueblo, hasta 30 personas, sumado al ruido que generan constantemente con un altavoz de gran tamaño. Los denunciantes se confiesan atemorizados por esta actitud y prefieren mantener el anonimato para garantizar su seguridad y evitar represalias, sobre todo porque varios de los afectados son personas de avanzada edad.

Los desencuentros, según relata un representante de los vecinos, comenzaron después del confinamiento. "Los jóvenes se reúnen desde hace tiempo en un fumadero y centro de drogas y han tomado la plaza y campan a sus anchas", señala, "sin que las autoridades hagan nada para impedirlo". Esta situación provocó que los vecinos intentaran denunciar ante la Policía Local y la Guardia Civil. Del primer cuerpo se quejan de "dejación de sus funciones" al exigirles una denuncia por escrito, mientras que el segundo les tomó declaración y empezó a realizar rondas por la zona, expidiendo multas a varios de los adolescentes.

Desde entonces, explica este vecino, los jóvenes han tomado represalias contra los residentes, a quienes increpan con insultos y con amenazas de partirles la cabeza. Pero si eso fuese poco, la venganza de los jóvenes ha ido más allá, con el lanzamiento primero de huevos contra las fachadas de los edificios, y luego de piedras de grandes dimensiones, rompiendo cristaleras y ventanas y puertas de los garajes. Estas piedras también alcanzan las azoteas, y en ocasiones han quedado a pocos metros de impactar con la cabeza a familiares de los denunciantes. Los daños llegan también hasta los vehículos ya que lanzan piedras contra las lunas traseras de los coches y rompen a patadas los retrovisores. Los actos de vandalismo son tales que hasta llegan a arrancar arbustos de los parterres de algunos vecinos y a orinar en las puertas de sus viviendas "Hay vecinos que no encienden las luces de la azotea para que no les caiga una lluvia de piedras, están realmente aterrorizados", señala el denunciante.

Y cuando lo hacen y los jóvenes se percatan de su presencia, comienza la secuencia de graves insultos contra los residentes de este barrio ingeniense. En total, medio centenar de vecinos están afectados por esta situación de incivismo. "Muchos de los vecinos de este barrio son personas mayores que viven ahora con miedo y en estado de ansiedad", apunta el denunciante, "mientras ellos campan a sus anchas sin que nadie les diga nada".

Todos estos actos de vandalismo, recuerda el representante vecinal, tienen lugar siempre durante las horas de la noche, a partir de las 21.00 horas. "Tiran de la valentía que les da la noche", dice. Además, recuerda que el grupo de jóvenes implicados en estas acciones están destrozando varios muros, cuya propiedad es municipal, de una arboleda que linda con la plaza, pues de ahí es de donde obtienen las piedras que utilizan para amedrentar a los vecinos de la zona.

Por estos motivos, los vecinos piden la intervención de las autoridades municipales para mantener el orden público y cerrar la plaza de forma provisional. El denunciante lamenta además que la asociación de vecinos haya hecho oídos sordos a la problemática que se vive en la plaza desde que terminó el estado de alarma. "Ni está ni se le espera", concluye.

Compartir el artículo

stats