Este pasado sábado algunos vecinos de Tauro se encontraron con un amplio dispositivo policial formado por efectivos de la Policía Local de Mogán y Guardia Civil, ante los rumores que se habían propagado de que iban a saltar la valla que rodea la playa y acceder a la misma.

Finalmente, los vecinos acudieron a la playa vallada para explicar sus razones y reinvindicar de manera pacífica la reapertura de la misma y en ningún momento infringieron las recomendaciones que les comunicaron los distintos agentes desplazados al lugar.

El asunto se encuentra judicializado por varias demandas interpuestas por los vecinos y decidieron por tanto esperar a esta próxima semana en la que se espera que se les comunique la respuesta del juez instructor sobre la permanencia del vallado o no.