¡Qué El Charco no pare! Ni la más severa de las pandemias mundiales frena a la tradicional fiesta de La Aldea de San Nicolás. Una familia del municipio grancanario no ha querido perderse por nada del mundo el ambiente divertido que siempre ha estado ligado a este evento que había atraído a cientos de feligreses hasta la aparición del covid-19 y se ha montado su minicharco

¿Las herramientas necesarias? Un espacio abierto, un terreno amplio, unas cuantas piedras, unos cuantos litros de agua y la alegría que rebosa en estas fechas tan marcadas en La Aldea. Una familia del municipio del Oeste de la Isla ha recreado la tradicional representación de la pesca en El Charco en un terreno de su hogar.

En el vídeo se puede ver como más de diez personas corren hacia el agua después del chupinazo de salida y bailan al compás de la canción tradicional de las fiestas. Empujones, risas y diversión hasta que algún afortunado consigue hacerse con preciado botín pesquero, aunque al igual que esta vez... eran mini pescados de plático, ¡pero no pezqueñines!